Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 18 de marzo de 2009

Atenas vs. Esparta.


¿Atenas ó Esparta? O, lo que es lo mismo, súbdito ó ciudadano. No quiero dar aquí una clase de historia clase, aburrida y llena de pedantería. No. Pienso, que lo que ocurre en la actualidad, tiene una génesis en la historia antigua, y la no tan antigua. La sagrada antiguedad, madre de la actualidad; que decía un profesor mío de historia. Así pues, fijémonos en esa sagrada antiguedad griega clásica, y saquemos conclusiones de la actualidad; pues la historia, como dicen algunos, tiende a ser cíclica, se repite. En la antigua Grecia, había dos modelos de convivencia, que dirían los progres, uno, el ateniense, democrático y participativo. El ser ateniense, era sinónimo de ser ciudadano. El otro modelo es el espartano. La sociedad espartana estaba concevida por, y para la guerra. El espartano vivía por, y para el servicio al estado. El ser espartano, era sinónimo de ser súbdito. Bien, pues, habiendo dado este leve repaso a los modelos imperantes en la Grecia clásica, pasemos a sacar conclusiones de la pervivencia de estos modelos en la actualidad. ¿Qué queremos ser, atenienses ó espartanos? O lo que es lo mismo: ¿Ciudadanos ó súbditos?
En España, hace ahora treinta años, nos dotamos de un modelo ciudadano, mediante la reforma del antiguo modelo franquista; que pretendía convertir lo que era un sitema que preservava la omnipotencia del estado, en un modelo que sirviera para la participación ciudadana en la vida política, económica y social. Para ello, se creó, y se consensuó, una constitución. Se puso en marcha un modelo democrático, y se pretendió con ello que la soberanía nacional, recalase fundamentalmente en el pueblo; en la ciuadanía. ¿Se consiguió? Yo creo que solamente a medias. En este pais, actualmente, se presume de cultura democrática, de haber hecho una transición modelo de una dictadura a una democracia. Como he dicho antes, nos dotamos de una constitución, no se si buena ó mala, pero creo que dadas las circunstancias, era la mejor que podiámos tener. Y nos quedamos ahí. No hemos avanzado nada en trienta años. No se ha tocado ni un punto, ni una coma de ese sistema del que nos dotamos, y vemos, no sin preocupación, que la sociedad avanza, pero el sistema político español se ha quedado anclado en el año setenta y ocho del pasado siglo. El sistema electoral español, es un sistema, por y para los partidos políticos, no para los ciuadanos. En el setenta y ocho, puede que este sistema fuera el apropiado, aunque no el mejor; pero ahora, vemos como se ha quedado trasnochado. El español es, desde hace treinta años, súbdito, no ciudadano. ¿Es que por ir cada cuatro años a votar, nos podemos considerar ciudadanos? ¿A quienes representan las personas sentadas en el congreso de los diputados? ¿A la ciudadanía? No. Representan a los partidos poíticos; votados por la ciudadanía, si, pero no representan a esta. El sistema electoral proporcional impide que los diputados sean los representantes reales del pueblo. Y así, los políticos se han convertido en una élite, que mira mas bien por sus propios intereses y por los de sus afines, que por los de los que los han votado. Esparta. Por eso, es esencial, la reforma constitucional, y la reforma de la ley electoral para que la representación parlamentaria, atienda a la demanda ciudadana. Para que dejemos de ser súbditos, y nos convirtamos en ciudadanos. Para que esta país, deje de ser Esparta, y se convierta en Atenas. Nuestro futuro, depende de ello, pues la crisis económica que estamos viviendo, es, en muchos sentidos, causada por la crisis política que padecemos, de unos años a esta parte.
¿Y vosotros, que queréis ser? ¿Espartanos ó atenienses?

No hay comentarios: