Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 4 de marzo de 2009

Sindicatos.


¿Que tiene que pasar en España para que un sindicato diga "basta"? ¿Cuantos parados tiene que haber? ¿Cuanta precariedad laboral? ¿Cuanta pobreza? ¿Donde están los defensores de los trabajadores? Estas y otras preguntas nos las venimos haciendo muchos durante los últimos años. Los sindicatos en España simplemente están, pero es como si no estubieran. Con un nivel de afiliación bajísimo el sindicato vive, esencialmente, de las subenciones publicas; al igual que los partidos políticos. En resumen: los pagamos todos. -¡Ah! ¿Qué encima nos cuestan dinero?-dirán ustedes. Pues si. Encima nos cuestan dinero a todos. Al igual que la patronal y al igual que otos estamentos, que hacen que el diálogo social en España sea inexistente. La precariedad laboral y social de los trabajadores españoles es patente para todo el mundo desde hace años. En época de vacas gordas y ahora que pasta las flacas. Gato con botas no caza ratones, dice el refrán. Las botas de nuestro gato sindical son las subenciones vía estado. Será curioso este año ver el primero de mayo a los líderes sindicales dirigirse desde su tribuna del centro de Madrid a los trabajadores y a los parados. Que tendrán el rostro de decirles. Lo veremos y lo escucharemos.

No hay comentarios: