Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 26 de abril de 2009

La imagen


El otro día, paseando acompañado por lo que empieza a ser el pegajoso sol primaveral, vi una imagen, que, podriamos decir, es la imagen de la España de los últimos años. Y esta, en cuestión, no era otra que la de un viejecito en silla de ruedas, empujado por un joven inmigrante sudamericano. El viejecito, malhumorado, le iba diciendo al sufrido inmigrante, con grandes aspavientos y a grandes voces, que lo llevara por aquí y por allá. Esto me hizo pensar, y llegé a la conclusión, de que lo que vemos habitualmente por la calle, es el espejo de lo que pasa en las altas esferas. La calle, es el teatro donde se representa nuestra vida, en el caso de España, donde se representa, nuestro negro futuro. El inmigrante, hace el personaje del inmigrante. De aquel individuo, que va desde su pais a otro más rico, y coge lo que le dan. Empuja el carro, trabajando por una miseria, pero al final, el carro avanza, en buena medida, gracias a el. El anciano, quejunbroso y caprichoso, es el pais de destino del inmigrante. En este caso, España. Achacoso, quejica, viejo, pero con dinero; no puede moverse sin la ayuda del pobre inmigrante, al que paga una miseria, y al que trata como una polilla. Esa es la postal de prinipios del siglo XXI. Hemos apostado por la tacañería, por los sueldos de miseria, por la precariedad laboral, y por el atontamiento de la juventud. Un dramático final, para una dramática vida. Contradiciendo a Sabina, las niñas si quieren ser princesas, y a los niños les sigue dando por perseguir, la vida tras un vaso de ginebra, y una raya de coca; y de estudiar hasta los 30 años, para cobrar un sueldo de miseria, eso si con título universitario, mientras de la hostelería, la construcción, el transporte, la agricultura, el cuidado de los ancianos, se ocupa el inmigrante. Hasta la procreación se la hemos dejado a ellos, pues a nosotros nos cuesta, subidos como estamos en la nube de la lujuria y de la tontería. Pobre y anciana España.

No hay comentarios: