Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 21 de mayo de 2009

Oligocracia y Partitocracia.

¿Quienes somos? ¿De donde venimos? ¿A donde vamos? Estas son las tres preguntas que se ha hecho la humanidad a lo largo de toda su historia; y que en ocasiones, ha sido capaz de contestarse a si misma. Estas, son las tres preguntas que podemos hacernos cambiando el modo, de presente a futuro. En un futuro inmediato, ¿quienes seremos? ¿A donde iremos? ¿De donde vendremos? ¿Quien se atreve a contestar a estas tres cuestiones? Lo vamos a intentar nosotros:

¿Quienes seremos, en un futuro inmediato? ó ¿Qué seremos? Seremos una sociedad manipulada, y manipulable. Una masa ingenua y atontada por los medios de comunicación, que se echará en los brazos de la oligarquía corrupta y parasitaria, la cual lo copará todo. Esta oligarquía es el resultado de la concentración en unas pocas manos de los medios de producción y comercialización mundiales. Nosotros seremos solo su mano de obra barata. Mano de obra que aceptará, sumisamente sus salarios de miseria y sus condiciones socio laborales, a cambio de una mísera supervivencia. Este estado de cosas se trasladará a todos los ámbitos de la vida. En lo político, en lo económico, en lo social, en lo comunicativo. Coparán todos los campos de nuestra vida. Será una nueva Unión Soviética, pero esta vez a nivel mundial y controlada por los grandes oligarcas y no por el estado.

¿A donde iremos? Iremos a la sociedad de consumo absoluto. Pero, solo consumiremos lo que ellos quieran que consumamos, y al precio que ellos fijen. No habrá más competencia. En cada sector económico, habrá no más de dos opciones. Ya lo estamos viendo. Las fusiones de empresas y entidades bancarias, están al orden del día a nivel mundial. Por supuesto, disfrazarán esta situación; pero al final todo irá a parar a las mismas manos. La liberalizacion que hoy se nos predica como la solución a todos nuestros males será nuestra tumba. Se cargarán al pequeño emprendedor, al pequeño empresario. Y durante toda tu existencia, desde cortarte el pelo a llenar el tanque de gasolina de tu coche, desde encender una luz a comprarte un libro, desde ver un programa de televisión a escuchar una canción, serán opciones que caerán en sus bolsillos.
¿De donde vendremos? Vendremos de una grave crisis económica, provocada por los mismos que la "solucionarán". La crisis ha sido mundial, por que las decisiones tomadas estos años atrás han sido mundiales. Abaratamiento del crédito, liberalización, destrucción del estado. Todo ello ha sido llevado a cabo, de la misma forma y manera, en el Japón, en USA, en Europa, en China, en Rusia. De una sociedad democrática pasaremos a una dictadura, a la que no le harán falta los sables, pues ha encontrado ya armas más eficaces.
Este, pues, es el futuro que se vislumbra ante nuestras narices. Nos convertiremos, en resumen en una masa, cautiva, sumisa y consumidora compulsiva. Negro panorama.

sábado, 16 de mayo de 2009

Improductividad histórica

Cuentan los cronistas, que en el siglo de oro, durante el reinado de Felipe II, la improductividad de los reinos hispánicos del monarca, era manifiesta. El contador real, Luis Ortiz, que en la época sería algo así como el ministro de economía actual, se quejaba de la poca productividad de los reinos de Castilla y Aragón en su libro "Como evitar toda ociosidad en España e introducir el trabajo". Se cuenta que Castilla vendía lana, de su famosa cabaña merina, a Flandes, vía Bilbao, a un ducado el celemín, y como esta misma lana volvía a España, vía el mismo puerto, manufacturada en paños y ropas, a 20 ducados. La productividad, como hemos dicho, era nula. Las cuantiosas riquezas en oro y plata, obtenidas en América, iban a parar en una décima parte a la monarquía, que las usaba como avales para renegociar sus cuantiosos préstamos para financiar sus numerosas guerras. La otra parte de las riquezas de las Indias, iban a parar a la alta nobleza y a una incipiente burguesía, las cuales no reinvertían los beneficios en nada productivo, si no que preferían vivir de las rentas.
Bien. Ya hemos visto, la desgracia y la tragedia de nuestro pasado, según se mire, no tan lejano. Hemos visto el inicio de las causas que llevaron a un imperio, que contaba con posesiones en todos los continentes, a desaparecer en poco más de dos siglos.
Regresemos al presente. España. Hoy. Según los "economistas" de cabecera de los políticos y de los medios de comunicación, somos la octava potencia económica mundial, comparable al Reino Unido, Francia, Alemania ó Italia. Ahí es nada. Tres siglos y medio después del siglo de oro, nos encontramos que los problemas a los cuales hacia referencia Luis Ortiz, son calcados a los que padecemos hoy en día. Salvando el tiempo transcurrido, y los adelantos técnicos de los que hoy gozamos, España sigue siendo trescientos cincuenta años después, en país con una bajísima productividad. La balanza comercial española, ahora como entonces, es deficitaria. Importamos de todo. No fabricamos de nada. Ahora como entonces, los mas ricos, lo son todavía más, gracias a la actividad económica especulativa de los últimos años, pero no reinvierten sus fondos en la economía española, viviendo permanentemente de las rentas. Esto mismo que esta pasando ahora, produjo la pobreza y la miseria en España, desde el siglo XVII hasta bien entrado el siglo XX. Somos por tanto, reincidentes. Al día de hoy, contamos con un mercado desunificado, con unos usos horarios y un calendario laboral absurdo, con una total dependencia del estado por parte de las grandes empresas, con una pequeña y mediana empresa hundida en la miseria, con unas clases parasitarias (término acuñado por Enrique De Diego) que ahoga la capacidad de generar riqueza del país. En definitiva, no hemos aprendido nada.
¿Está España condenada, pues a la desaparición?. España, como tal, aunque todavía no nominalmente, está desaparecida, hace ya muchos años. ¿Resurgiremos, como el ave fénix, de nuestras cenizas? Quizá con esta crisis, si. Veremos.

jueves, 14 de mayo de 2009

El himno


Un año más la final de la copa del rey. Un año más, el "emperador" asiste a los juegos gladiatorios celebrados en su honor, rodeado de los notables del "imperio": ministros, presidentes autonómicos, personalidades diversas. Este año, los gladiadores, rojiblancos y azulgranas, venían de zonas donde la españolidad no está bien vista exibirla, y claro pasó lo que tenía que pasar; pones el himno nacional y pitada masiva. A mi, que quieren que les diga, me pareció un espectáculo bochornoso. Miles y miles de "aficionados" al fútbol pitando irrespetuosamente, mientras por la megafonía del estadio sonaban los compases del himno de todos. No. No se equivoquen. Lo mío no es un enfado "patriotero". Lo mío es el enfado del que ve a su país dividido, del que nota el fracaso de la educación, del que contempla con impotencia como millares de personas se entregan voluntariamente a la manipulación impuesta por los amantes del ruido y de las nueces. Y es que habiendo se sembrado cizaña, no podemos esperar ahora recoger trigo. Durante años, no digo ya en la escuela, si no en la calle, en la televisión, se ha enseñado a los niños de Cataluña y País Vasco, a sentirse superiores a los del resto de España, a sentirse distintos. Se les ha enseñado todo lo que nos separa, ocultándosele lo muchísimo que nos une, que es más que lo que nos separa. Se les ha enseñado a odiar los símbolos de su pais, y por supuesto a no respetarlos. Bien. Este es el resultado. Y si solo se queda en una pitada en un partido de fútbol, miel sobre hojuelas. Pero estas cosas, convenientemente manipuladas por políticos sin escrúpulos, a los que la nación catalana, española ó vasca, se la trae al pairo, van siempre a más. A mucho más.
Dios, al séptimo día descanso. El diablo jamás descansa. Viendo las cosas de manera cínica, que es como hay que ver la política española, hagamos un ejercicio de imaginación. No es dificil, verán:
Imaginense, que son el presidente del gobierno. Les toca gobernar en medio de una tempestad económica y política de tomo y lomo. Se acerca la fecha para realizar el debate sobre el estado de la nación. ¿Qué mejor fecha que la de la final de la copa del rey? Una excusa perfecta para no ir a ella, y perderse la pitada al himno. Una excusa perfecta para que la cabeza visible de la oposición tampoco vaya, y así no se haga la foto de salvador en medio del caos. Y por último, una ocasión perfecta, pues se hablará más del partido de fútbol y sus incidentes, que jugando Barça y Bilbao los habrá, que de lo acontecido en la carrera de San Jerónimo. Jugada maestra, si señor; con corte manipulador de TVE incluido. Por favor, un aplauso para nuestro egregio presidente.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Tragicomedia


Como cada año, no se si por estas fechas, antes ó después; asistimos a la tragicomedia, del debate sobre el estado de la nación. Es curioso, pero para ser tan antiamericanos como presumimos de ser la mayoría de los españoles, les copiamos, la mayoría de las veces para mal, con demasiada frecuencia. El debate sobre el estado de la unión, se celebra en los Estados Unidos una vez al año. Es una comparecencia presidencial, ante el congreso, para dar cuenta de las políticas llevadas a cabo por su administración. Ni que decir tiene que en USA, el presidente es elegido directamente por el pueblo, y los congresistas y senadores lo son tambien por un sistema mayoritario, teniendo que responder ante quien los eligió, cada cuatro años, independientemente del presidente que dirija los destinos de la nación. Aquí, el presidente del gobierno sale elegido del congreso, del cual es miembro. No lo elige directamente la ciudadanía. Y las listas del congreso español, son cerradas y bloqueadas. Aquí no tienen que rendir cuentas ante su circunscripción electoral, así pues, el debate sobre el estado de la nación, en España, me parece ridículo celebrarlo. Es, como alguien dijo una vez, hacerse trampas al solitario.
Del que se está celebrando ayer y hoy en el congreso. Poco ó nada hay que decir, si no que sus señorías, siguen como siempre, de espaldas a la sociedad a la que representan. Pero esto no es novedad, pues viene sucediendo, durante los últimos doscientos años. Es curioso como una tras otra constitución y uno tras otro sistema electoral, la democracia española ó los sucesivos bocetos de democracia que hemos tenido desde 1812 hasta ahora, vienen tropezando siempre en la misma piedra: La representatividad. Los diputados que actualmente se sientan en las poltronas de las cortes, no representan los intereses de la mayoría de la población española, como les pasó a sus antecesores, durante las distintas constituciones, republicanas ó monárquicas, de las que España ha gozado a lo largo de su historia moderna. Esperábamos todos que la constitución de 1978, con el tiempo fuera reformada, y diera a la ciudadanía ese grado de representación y coparticipación que muchos esperábamos. Parece, visto lo visto, que no va a ser así. O que será así tras un cambio traumático. Dios no lo quiera. Mientras, seguiremos asistiendo, año tras año, legislatura tras legislatura, a la representación "tragicomica" de los "padres de la patria", que si nadie lo remedia, seguirán mostrándonos su incapacidad, una vez al año, en el congreso de los diputados.

lunes, 11 de mayo de 2009

Medios de manipulación


Ahora va Zapatero y se despacha con que van a quitar la publicidad de TVE. Las privadas están dando saltos de alegría. Los directivos de Telecinco, Antena 3, Cuatro, la Sexta, etc, etc, no caben en si del gozo. Por fin se acaba la competencia desleal de la cadena pública, que se financiaba vía presupuestos con los impuestos de todos, y con la publicidad. Tienen razón las televisiones privadas en estar contentas por la resolución tomada por el ejecutivo de Zapatero con respecto a la financiación del "ente público". Eso si, a partir de ahora tendrán que apoquinar, ellos y las empresas de telecomunicaciones, pues de ahí se financiará a partir de ahora RTVE. Todos contentos y felices. Fin del cuento.
Pues, no. Tanto altruismo, tanto desinterés por el estado, por renunciar al pastel publicitario para seguir financiando la multibillonaria deuda de la televisión pública española, resulta sospechoso. ¿A cambio de qué, tanta generosidad? ¿A cambio del silencio? ¿De mirar para otro lado en temas concernientes a la crisis, el paro, la situación económica y política? No es un secreto para nadie, que las televisiones privadas españolas las están pasando "canutas". Los ingresos por publicidad han disminuido, y la viabilidad económica de muchas de ellas está en entredicho. Esta resolución del gobierno viene que ni pintada. El tiempo lo dirá.
Por cierto. ¿Seguirán las televisiones autonómicas el camino de RTVE? Veremos.

Juventud


En esta época de tormenta, todo el mundo se pregunta: ¿Donde están los sindicatos? ¿Donde están los políticos? ¿Donde están los que antes decían y ahora callan y otorgan? Y yo me pregunto: ¿Donde están los jóvenes? Algunos, me contestan en la calle, contra Bolonia. Y yo, insistente, repregunto: Si. ¿Pero donde? ¿Y qué es Bolonia? Si. Si, ya lo se, una ciudad italiana. Pero. ¿Qué es eso del plan Bolonia? Nadie, ni jóvenes, ni viejos, me sabe contestar. Me importa un bledo el plan Bolonia, que sin saber lo que es, me imagino de que va. Aborregamiento, manipulación, mansedumbre...Acierto, ¿verdad?. Pero, ¿donde, donde están los jóvenes? Aparte de en el botellón, y fumando porros en el campus, al "solecito" primaveral. Tienen negro el acceder a una vivienda, tienen negro el acceder a un trabajo digno y mínimamente bien pagado, pero no hacen nada para remediarlo. Alguien ha sacado una encuesta hace poco, en la que se reflejaba, que la mayoría de los jóvenes estudiantes españoles, aspiraban, una vez acabados sus estudios, a entrar en la administración pública como funcionarios. Me sigo haciendo preguntas: ¿Sea cual sea la carrera que han estudiado? Parece que si. Así pues, sin hacernos más preguntas, podemos sacar el perfil del joven español: Universitario. Entre 25 y 35 años. Vive con sus padres. Para financiarse sus vicios, que no son pocos, trabaja los fines de semana en un gran centro comercial. Tiene pareja, pero ni se plantea irse a vivir con ella, pues los precios de la vivienda están por las nubes (Esa es la escusa). Acabada la carrera, seguirá esquilmando a sus padres, pues todavía, hará un par de "masters" (Otra escusa), y las oposiciones. Aprobadas estas, todavía estará sin dar un palo al agua, pues como las bolsas de empleo de las distintas administraciones tienen más demanda que oferta, todavía tardará el niño ó niña en entrar a trabajar en serio. Mientras llega ó no el ansiado puesto en el ministerio o la consejería de turno, accederá a trabajar en alguna oficina bancaria, o algún bufete, o de prácticas en alguna clínica. Todo temporal y mal pagado. El comercio, la hostelería, la construcción u otro trabajo paria similar ni nombrarlo; pues no ha estudiado nuestro retoño tantos años, para acabar sirviendo mesas ó cobrando en la caja de un supermercado, de continuo.

martes, 5 de mayo de 2009

Claridad manifiesta.


Hace unos días, leía en el suplemento del diario ABC "XL El Semanal", una entrevista que Virginia Drake le hacía a Santigo Niño Becerra. Me llamó la atención, sobre todo, una de las repuestas de Don Santiago a la periodista:
Pregunta: ¿Por qué se arriesgó a hablar de crisis mucho antes que los demás?
Respuesta: Porque nadie me pagaba para que hablara de otra cosa.
Ahí es nada. Más sinceridad, imposible. Y es cierto. Nadie pagaba a Don Santiago, para que en el año 2006, digera que estabamos "jugando en la champions league". Nadie le pagó para que digera que eramos la octava potencia económica del mundo. Absolutamente nadie le pagó para que digera que el modelo de crecimiento español, basado en la construcción y el turismo, era el más correcto posible. Y como nadie le pagaba por ello, Don Santiago, decidió decir, lo que su experiencia y sus conocimientos, le pedían que dijera: Que en el año 2009, y más acentuadamente en el 2010, España entraría en un camino sin retorno, de deflación, ruina y paro.
Pero, ¿por qué los más reputados especialistas económicos de éste pais, decían lo contrario de Santiago Niño? Sin querer, el mismo nos responde: Por que a ellos si les pagaban por ello.

Aleluya, por fin, un obispo que denuncia la crisis.


El cardenal arzobispo de Sevilla, Don Carlos Amigo Vallejo, apostó ayer por "desenmascarar la raiz inmoral" de la crisis, aseverando que al buscar las causas de esta coyuntura abierta "no deja de pensarse en la ambición sin límites de unos pocos y en la inexistencia de los necesarios controles públicos". Incide en que las dos causas citadas "han provocado paro, miseria e injusticia". (Diario "La Razón", Sábado, 2 de mayo, 2009).
Suscribimos lo dicho por Monseñor. Lo que nos produce, no sé si pena, es comprobar como es el único mandatario de la iglesia católica española, que hace un alegato tan claro contra la situación de ruina, en la que está inmerso el país, y denunciar sin mencionarlos a los causantes de ella. Esta, sin duda, debe ser la respuesta del todo poderoso, a mis continuas plegarias, para que uno de sus pescadores de hombres, dijera de una vez, las verdades del barquero. Seguiré rezando para que cunda el ejemplo. Amen.

sábado, 2 de mayo de 2009

1 de Mayo, Madrid. Precaución, sindicalistas sueltos.


Primero de Mayo. Fiesta de los trabajadores. Sindicatos mayoritarios en la calle. Encabezando la marcha, sus líderes. Demagogos, domesticados, subencionados, sin los pies en el suelo. No se que han dicho en su discurso, ni me interesa. ¿A quien creen que defienden estos señores? ¿Al trabajador? ¿Para que, tanta pantomima? Es la hora de la acción sindical, de la movilización. Pero eso a ellos les suena a chino. Miles y miles de trabajadores españoles, están quedándose sin trabajo, cada día que pasa. Miles y miles, ven con impotencia como sus derechos son recortados, cada día que pasa. Vine el primero de Mayo, y salen de sus guaridas, Fernández y Méndez, los sindicalistas oficiales del régimen. Porca miseria. Vaya par. La empresa se forra haya crisis o no la haya. Al igual que la banca. Y Fernández y Méndez, de romería por las calles de Madrid. Alguien le preguntó, hace unos días a Méndez, que vista la situación económica, ¿cuando pensaba sacar el sindicato a la calle? Y el bueno de Cándido contestó:"Cuando las condiciones laborales de los trabajadores se vean mermadas, se abarate el despido, etc" Más mermadas que ahora....Se le olvidó añadir:"Y el primero de mayo".

Madrid, 2 de Mayo. Precaución, obras.


Dos de Mayo en Madrid. Día expléndido, primaveral, caluroso; de estos días que te invitan a no quedarte en casa, a tomar el sol, a pasear. Y no se me ocurrió mejor cosa que ir desde mi barrio, andando por toda la calle de Alcalá adelante, hasta Sol. Bien. Muy bien, diría yo, la primera parte de la caminata. Bien, muy bien el intermedio. Pero el final, el fnal es otra hiustoria: Me encontré con el desfile, o lo que fuera que hayan hecho en Sol. Un montón de gente emperifollada para la ocasión, haciendo cola para entrar a los actos, que a continuación, digo yo se llevarían a cabo dentro de la casa de correos. Todo ello amenizado por las excavadoras y martillos mecánicos, que ni el día de Madrid, pararon de martirizar los oidos de los transeuntes. Bonita postal, ¿verdad?. Todos los politiquillos, alcaldes, empresarios arrimadillos, titiriteros, títeres, bufones de la corte, perdiendo el traserillo por entrar al acto, y como banda municipal, amenizando la función, un montón de currantes haciendo repicar sus útiles de trabajo, todo ello en un paisaje, que más bien parecía sacado de la guerra de los Balcanes con sus socavones y sus alambradas, que de la España del 2009.