Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 30 de julio de 2009

Todas las cosas están encerradas en sus contrarios: la ganancia en la pérdida, la entrega en el rechazo, el honor en la humillación, la requeza en la pobreza, la fortaleza en la debilidad (...) la vida en la muerte, la victoria en la derrota, el poder en la impotencia, y así con todo. Por tanto, si un hombre desea encontrar, bueno es que se conforme con perder (...)
Mulay al-Arabí ad- Darqawi,
Rasa'il.

martes, 28 de julio de 2009

Cuatro ideas básicas del pensamiento ilustrado


-La naturaleza, cuyos secretos se van descubriendo y que el hombre admira, considerando que la sociedad ha corrompido al hombre.

-El progreso, que surge gracias al desarrollo científico, dando paso a la técnica, a lo útil para el avance de la humanidad.

-La razón, que se aplica a todos los campos, confiando en que el hombre, mediante el uso de la razón es capaz de conseguir conquistas increibles.

-La felicidad, concepto éste que nos da idea del sentido optimista de la ilustración: se considera que el hombre tiene derecho a ser feliz y se define la política como el arte de hacer felices a los pueblos.


Recordar que estas ideas, tan actuales hoy, tienen más de dos siglos de vigencia. Otra cosa es que en estos dos siglos y pico, se hayan puesto en marcha.

Los metales preciosos y el alza de precios.


Encuentro que los altos precios que tenemos actualmente se deben a unas cuatro o cinco causas. La principal y casi única (a la que nadie se ha referido hasta ahora) es la abundancia de oro y plata, que actualmente es mucho mayor en este reino que hace 400 años, para no remontarnos más lejos. Más aún, los registros de la Corte y de la cámara no alcanzan más allá de unos 100 años; lo demás ha de obtenerse de viejas historias, con poca seguridad de exactitud.

La principal razón por la que se eleva el precio de todas las coss, dondequiera que estén, es la abundancia de moneda, la cual gobierna el avalúo y precio de las mercancías.

Ahora lo que sucede es que el español, que obtiene su subsistencia solamente en Francia, estando obligado por necesidad inevitable a venir aquí por trigo, telas, drogas, tintes, papel y aún muebles y todos los productos de las artes manuales, va a los confines de la tierra, en busca de oro y plata y especias para pagarnos con ellas.

Estos son los medios que nos han traído oro y plata en abundancia en los últimos 200 años. Hay mucho más en España e Italia que en Francia, debido a que en Italia aun los nobles se ocupan del comercio, y la gente de España no tiene otra ocupación; y así todo es más caro en España que en Italia. Esto es cierto aun tratándose de los sirvientes y artesanos, lo cual atrae a nuesttos cocheros hacia España, como lo he comprobado por mi mismo, porque ganan tres veces más que en francia, porque el rico, orgulloso e indolente español vende su trabajo muy caro.

Es por lo tanto, la abundancia de oro y plata la que causa en parte los elevados precios de las cosas.

Jean Bodín. 1568.

La polis arcaica y sus problemas


1 Más tarde sobrevino discordia entre los nobles y la multitud durante mucho tiempo. Pues su constitución era en todo oligárquica, y además eran esclavos de los ricos los pobres, ellos mismos y sus hijos y mujeres. Y eran llamados clientes y "sextarios", pues por esta renta de la sexta parta cultivaban las tierras de los recos. Toda La tierra estaba repartida entre pocos. Y si no pagaban su renta, eran embargables ellos y sus hijos. Y los préstamos, todos los tomaban respondiendo con sus personas hasta el tiempo de Solón, pues éste se convirtió el primero en jefe del pueblo. Era ciertamente el más duro y más amargo para el pueblo entre los muchos males del régimen, la esclavitud; es más, como consecuencia de ésta, sufrían también por los restantes, pues, podemos decir, estaban desposeídos de todo.


2 El orden de la constitución antigua, anterior a Dracón, era el siguiente: las magistraturas se designaban entre los notables y los ricos, y estos mandos duraban al principio por vida, después en decenio. Las mayores y primeras magistraturas eran: "rey, polemarco y arconte.


Aristóteles: La Constitución de Atenas, 2, 3.

Financiación de actividades comerciales


...Pero en la mayor parte de casos son tres las personas que se reúnen para una empresa comercial; el nauklero, el emporos y el proveedor de fondos. El nauklero, o patrón de navío, sólo se ocupa, prácticamente, de la navegación, y percibe el flete. El emporos, o negociante, compra la mercancía, la vigilia durante la travesía; llegado al destino, la vende, encuentra flete de retorno y regresa para colocarlo en el punto de partida; pero como le faltan fondos para comprar un cargamento, pide dinero prestado al tercer personaje, el usurero. Si el barco se hunde y la mercancía se pierde, el crédito de este último queda anulado; si el viaje se efectúa sin novedad, el prestamista es reembolsado y percibe un alto interés, algúnas veces hasta del 30 % para las campañas que duran una estación, e incluso más si los riesgos corridos son excepcionales. Cuando todo va bien, nuestros tres personajes encuentran su beneficio, porque sucede que llegan a doblar el valor de las mercancías embarcadas al salir. Pero hace falta que todos los participantes sean honrados, y en el medio equívoco del comercio no era siempre así: un patrón de navío marsellés, Hegesistratos, trata de hundir su propio navío con sus pasajeros, a tres días de navegación de Siracusa, para no tener que devolver un préstamo; y Formión, que ha pedido 2000 drakmas en préstamo a Crisipo, se niega a pagar su deuda, pretextando que su cargamento se ha hundido con el navío de Lampis en el Ponto Euxino.
(F. Bourriot: El trabajo en el mundo helénico.)

lunes, 27 de julio de 2009

¿Despido libre?


La desinformación es, y ha sido siempre, la clave del éxito. Para los políticos, para los demagogos, para los embaucadores de toda índole, la tergiversación disfrazada de verdad, ha sido para muchos en esta España nuestra, moneda de cambio diario. La información sobre el diálogo social, es una prueba de ello. Nos dicen que los empresarios, o sus "representantes", piden el despido libre, y la bajada de cuotas en la seguridad social. Bien. El despido, en España, es libre. La contratación también. Es curioso, que los empresarios, ahora, pidan una reforma del mercado laboral, incluyendo el abaratamiento del despido. ¿Por qué no lo pidieron hace cinco años? ¿Por qué no la llevó a cabo el PP cuando tubo mayoría absoluta durante cuatro años? ¿Por qué ahora?.
Quitémonos la máscara todos. Puede que este, sea un país de camareros y albañiles, de gente poco cualificada, pero es lo que hay. Si analizamos al empresariado, la cosa no va mucho mas allá. Si los trabajadores españoles, han sido de poco valor añadido, es porque nuestras empresas también lo son. Por cierto, que esas empresas, se han puesto las botas con ese bajo valor añadido, y esa poca cualificación, hasta hace muy poco tiempo. Y ahora quieren que se les abaraten las condiciones de contratación y de despido. ¿Para llegar a los cinco o seis millones de parados?.

La deficiente empresa española, quiere para pasar el temporal, reducir costes. Yo creía, inocente de mi, que el objetivo de toda empresa, era vender mas. ¿Y como se vende más? Antes, cuando había crisis, para ser más competitivos, por ejemplo, se depreciaba la moneda. Ahora, con nuestra cantada y cacareada, pertenencia al euro, no se puede. Así que nada, a reducir costes. ¿Y cuando no se puedan reducir más costes, y la situación siga igual, fruto del crédito fácil, y del endeudamiento masivo? El problema es sencillo, no hay un euro. Hace, cinco años tampoco lo había. Pero había crédito. El derrumbe de este sistema, que se apoyaba en una riqueza ficticia, está al llegar. Los ciudadanos, corrientes y molientes, llamadas clases semimedias en este blog, lo vamos a pasar muy mal. Pero que no se confíe la clase media, y la alta. Detrás van ellos. Unos, la clase media, por haberse creído las mentiras de riqueza irreal que nos han contado. Otros, la clase dirigente y alta, por hacerse trampas al solitario. Todos vamos al hoyo. Maricón el último.

sábado, 25 de julio de 2009

"Gibraltar español, Malvinas argentinas"

Este era el canto que se podía escuchar en las calles de la patria, a principios de los años ochenta del pasado siglo. Hace unos días, el ministro Moratinos visitaba "la roca". Una leyenda urbana, dice que el día en que los monos desaparezcan de Gibraltar, esta, pasará a manos españolas. Otra, dice que después de la toma por parte de los británicos del peñon, cuando las tropas españolas intentaban recuperarla por las armas, estos animalitos empezaban a chillar, alertando a los tropas inglesas que guardaban la colonia. Otra, dice que durante la visita de Moratinos, un mono mordió a un periodista español que cubría el evento. Malditos monos. Pero dejémonos de leyendas urbanas. Gibraltar, hoy en dia, no es más que un pequeño problema sin resolver para los británicos, y para los españoles. El supuesto valor estratégico de "la roca", hoy con los medios técnicos que hay, no es más que otra leyenda urbana. Pero los británicos nunca se van de ningún sitio, sin pelear ó sin obtener algo a cambio. ¿Por qué iban a darnos, gratuítamente, la soberanía del peñon? Nunca lo hcieron, y nunca lo van a hacer. Todos los países, hoy independientes, que un día fueron colonias británicas, pertenecen por ejemplo, a la "Commonwelth". El comercio preferente de estos paises, es con el reino unido; en alguno de ellos, como Canadá y Australia, el jefe del estado sigue siendo la reina de Inglaterra. Igualito que nosotros. España descolonizó desastrósamente. Salió por la puerta de atrás en los paises en los que fue metrópoli, y lo que es peor, con el "rabo entre las piernas".
La presencia británica en Gibraltar va para largo. Y si algún día vemos la enseña española ondeando en el peñon, será colgada de la fachada de alguna sede diplomática, como país extrangero, y si es como país propietario de la "sede", será a un precio muy alto.

jueves, 23 de julio de 2009

He aquí uno que se creyó lo de la octava potencia mundial.

El negocio de la pobreza y la televisión


"Callejeros", "comando actualidad" y otros muchos programas de televisión, nos llevan cada semana, las condiciones miserables en las que vive una parte, no se si mucho ó pocos, de la sociedad españolas. Infraviviendas, pisos pateras, droga, miseria, violencia, gente buscando comida en la basura. No me molesta que nos den a ver la parte miserable de la "octava economía del mundo". Lo que me molesta es el pasotismo de algunos, los que mandan, ante esas imágenes. En uno de esos programas, pude ver la pobreza absoluta, a pocos metros de la Puerta del Sol de Madrid. A pocos metros del corazón de la capital de España. Hace poco, también, pude ver como un famoso y triunfante empresario de la peluquería, bajaba al inframundo de la marginalidad, pasándose por miembro de una ONG destinada a asistir a los "sin techo" de Madrid. En el "reality", pudimos ver al exitoso empresario, vivir con 40 euros a la semana, asistiendo cada día, durante una semana, a los excluidos. Me pareció un espectáculo bochornoso. Una estupenda publicidad para el peluquero, que acabó donando dinero, enseres, y cursos de peluquería, y posibles contratos, a unas cuantas chicas, madres solteras y en situación precaria. Barato el coste, para tanta publicidad. Con la pobreza, no se debe jugar. Y menos un empresario de éxito. Si quiere ser solidario, que empiece a serlo en su casa, en su empresa, con sus trabajadores. ¿Cuanto ganará un trabajador ó una trabajadora de esta empresa? ¿Habrá echado gente a la calle, para maquillar cifras y reducir costes por la crisis? ¿Qué condiciones laborales tendrá en sus establecimientos? Lo dicho. Con la pobreza no debe jugar nadie, y sobre todo, nadie que se enriquezca, en madio de un panorama de sueldos irrisorios y expedientes de regulación de empleo.

martes, 21 de julio de 2009

Ha muerto Frank McCourt


Frank McCourt, ha muerto. Descanse en paz. McCourt, fue un buen escritor, al que el exito, como a todos los grandes de la literatura, le vino tarde. En este blog, podéis leer un párrafo de su libro, premio Púlitzer en 1997, "Las cenizas de Angela". El el, McCourt, narra su infeliz y pobre infancia en la católica Irlanda. Una infancia llena de desgracias, y de injusticias. Un estupendo libro, que desde aquí recomiendo a todo el mundo.

Paletilandia


Esta mañana, en Radio Intereconomía, he podido escuchar, a una especie de encargado de negocios exterior, del gobierno de Aragón, explicar la presencia de empresarios aragoneses en China. El buen hombre, decía, que había mucha presencia española allí, a través de oficinas de comercio exterior de todas las autonomías, y que estas no estaban coordinadas entre si. Eso si, todas están presentes en el mercado chino. Como hacer negocios con China, dictadura comunista irrespetuosa con los derechos individuales de la persona, está de moda, pues nada, todos a abrir oficinas económicas y de cooperación en el sudeste asiático. Eso si, con dinero público. Así pues, España, tiene 17 voces en China. Me imagino la cara de sorpresa, que pondrán los encargados de negocios chinos, cuando reciban a las 17 embajadas comerciales españolas. Cuando reciban al de la barretina, al del cachirulo, al de la chapela, al de las albarcas, al del sombrero cordobés, al de la gaita, al de las anchoas; pidiendo traductores de chino al catalán, al valenciano, al bable, al gallego, al euskera, al andalú. Me imagino su cara de sorpresa al recibir 17 embajadas diferentes de un país, que seguramente no llegue a tener el número de habitantes de la provincia menos poblada de China. Y es que la paletada española, no tiene parangón en el mundo entero. ¿Os imagináis a todos los estados de USA ir uno por uno a hacer negocios a China? ¿O a todos los "landers" alemanes?. ¿O a los cantones suizos?. Pues nada, España ha muerto, viva Paletilandia.

lunes, 20 de julio de 2009

Baena e Isla Cristina.

Baena e Isla Cristina. La andalucía interior, aceitera, montañosa, norteña; y la Andalucía marítima, pescadora, abierta al mar. Dos Andalucías que hoy se abrazan en una desgracia. ¿Que nos está pasando? Unos nenes, con cámara digital en mano, o sin ella, perpetran una violación a una niña. Unos bárbaros, que con pocos años la educación paterna ha descuidado. Algunos le echan la culpa al sistema educativo, inmerso en el libertinaje y la permisividad. Puede ser. Otros, le echan la culpa a las leyes del menor, que no castiga lo suficiente estos y otros actos en los que la juventud está inmersa. Puede ser. Otros, los menos, le echan la culpa a la permisividad paterna. Yo creo que es más esto último, la causa de tanta barbarie juvenil, que los dos anteriores. El sistema educativo, existe para formar al niño. El código penal, no puede ser tampoco demasiado duro con un menor, pues estos están sujetos a la autoridad paterna. Ahí es donde está fallando el sistema. La autoridad paterna, en España, es casi nula. Los papás y las mamás españoles, ven como sus hijos, a muy corta edad, viven una vida de adultos, con un sexualidad de adultos, con unas costumbres de adultos. Y claro, pasa lo que pasa. ¿Que educación reciben en sus casas estos menores, para hacer lo que han hecho?. Seguramente blanda. El prohibido prohibir se ha extendido por el país como una plaga. España, es el país de los dos extremos, ó se da una educación represiva, o se da una educación permisiva a los hijos. Y eso no hay sistema educativo ni penal que lo remedie, por restristivos que sean. Papás y mamás españoles, hagánselo ver.

viernes, 17 de julio de 2009

El Confesionario.


Hacía un frio glacial aquel día de invierno dentro de la antigua iglesia. Sus muros de piedra, guardaban el frío en su interior como si de una nevera se tratara. El padre Martín, después de terminar sus clases en el colegio contiguo a la iglesia, caminó hasta la sacristía, y luego hasta el confesionario, como hacía cada día a esa hora, para escuchar los pecados de sus parroquianos y parroquianas. Abrió la puerta frontal del antiguo confesionario de madera y accedió a su interior. A esa hora, todavía no había nadie para confesarse, y al padre le dio tiempo a pensar, a retomar su "morriña", la añoranza de su Argentina natal. Recordaba también el tiempo que estuvo como misionero en El Salvador, como tubo que "salir por piernas" de allí, tras denunciar a las autoridades el trato que estas daban a las poblaciones indígenas, a las que el intentaba asistir espiritualmente, e intentaba también formarlos para que tuvieran una vida terrenal digna. Todo, esto estaba pensando, cuando en los bancos cercanos al confesionario, se arrodilló un hombre, juntó sus manos y apretó su frente en ellas. Al padre Martín le resultaba conocido aquel hombre, quizá algún antiguo profesor del colegio, un antiguo compañero. El hombre, se levanto con parsimonia y anduvo hasta uno de los laterales del confesionario y se arrodillo en el reclinatorio.
-Ave María Purísima-dijo.
-Sin pecado concebida-le contesto el padre Martín con su acento porteño. Se produjo un leve silencio. El padre Martín conoció aquella voz. Pertenecía al padre José, el hombre al que él había sustituido hacía ya diez años, tras jubilarse.
-Dígame padre, ¿Qué pecados quiere confesar?-dijo el padre Martín.
-¿Todavía se acuerda de mi?. Verá, padre, más que pecados que confesar, tengo una ligera angustia interior, y he pensado que usted, como sacerdote y como docente que es, me podría ayudar.
-Bien, usted dirá, padre.
-Verá, durante cuarenta años, ocupé el lugar que usted ocupa ahora. Durante cuarenta años, fui coadjutor de esta parroquia, e impartí clases de geografía e historia y religión en este colegio. Por mis aulas, pasaron alumnos de toda condición y procedencia, pues antes, este colegio, por las mañanas se dedicaba a iluminar las mentes de los hijos de las clases medias-altas y clases altas de esta provincia y provincias limítrofes; y por las noches, iluminábamos en la medida de nuestras posibilidades, gratuitamente, a los hijos de las clases trabajadoras, a los más humildes de la pirámide de clases. Gratuitamente, incluso, a los que nada tenían, pues intentábamos inculcar en estos niños, los conocimientos que sus padres no tuvieron para salir de pobres. Por aquí pasó de todo, listos, torpes, trabajadores, vagos, ricos, pobres; de todo.-Por un momento, el padre Martín, temió que su antiguo compañero le fuera a confesar un caso de pederastia o algo parecido, pero recordó que el padre José, al principio de su exposición, le dijo que no venía a confesar pecados, sino una angustia interior. Además había oído hablar a sus demás compañeros muy bien sobre el padre José. Todos le recordaban con cariño. El antiguo profesor, prosiguió.-Bien, padre. ¿Sabía que por este colegio pasaron, los actuales, presidente del gobierno y jefe de la oposición?. Si. Yo fui quien les dio clases de historia y de religión. Y es aquí donde quería llegar, padre. Habrá leído ó visto por la televisión, la gestión del presidente del gobierno de la crisis, las leyes pro aborto que está patrocinando, como están manejando la situación económica, como nos están llevando a la ruina, como son totalmente insensibles a los problemas de la gente. La corrupción de la que son partícipes, como utilizan el dinero público en su beneficio. Padre, yo no les enseñé esos valores. Me siento, no se, un poco, como corresponsable, me siento angustiado, siento que en algo he fallado. Me siento angustiado, triste...-No pudo decir más, el padre José empezó a sollozar. El padre Jesús que escuchaba atentamente hasta entonces, intentó consolar a su antecesor.-Padre. Por favor. Tranquilícese. Vamos, padre. No sea tan duro consigo mismo.
-Perdóneme padre, pero es que, en cuarenta años he intentado inculcar buenos valores en mis alumnos, a sabiendas de que alguno podría llegar lejos, no digo yo a un cargo de tan alta responsabilidad, pero si que podrían llegar alto, por tradición familiar, etc, en fin padre, en este país, ya se sabe, el hijo del príncipe, llega a rey, pero el sobrino, llega a gobernador. He intentado, inculcar humildad, laboriosidad, sentido de servicio.
-Padre, yo llevo aquí muchos años en España. Usted sabe, como llegué yo aquí desde El Salvador. Sabe de mi labor allí. Verá, padre. Antes de ir a El Salvador como misionero, ejercí la docencia en un colegio católico de Buenos Aires. Por aquel colegio, pasaron los cuatro últimos presidentes de la Republica, y sus cuatro ministros de economía, Los que provocaron el corralito financiero, y la ruina de mi país. Los corruptos, que han llevado a Argentina, a una situación casi sin retorno. Padre, yo conocí a los profesores que dieron clases a esta gente. Profesores, que como usted, eran gente íntegra, que inculcaban a sus alumnos buenos valores, humildad, servicio a los demás. Pero a pesar de ello, padre, esta gente fue la causante de la ruina del país, robaron a manos llenas, estaban absolutamente corrompidos. ¿Que culpa tenían estos profesores de que su mensaje no calara en los individuos que por desgracia luego mandarían en el país? Váyase tranquilo, padre. Usted no es responsable de nada. Digamos que, sus enseñanzas fueron como cuando cae la lluvia en el campo. Esta lluvia cae y beneficia a las buenas y malas yerbas. Pero ya sabe padre. Al final la mala yerba es la que arde. Dios escribe recto, sobre reglones torcidos.
-Gracias, padre. No sabe el peso que me quita de encima.

lunes, 13 de julio de 2009

Justicia ó caridad.

Estamos viendo, últimamente, como Cáritas, con sus comedores ó con sus roperos, están paliando en la medida de sus posibilidades, la carestía que lleva consigo, esta dichosa crisis provocada por los oligarcas y sus títeres. Colaboramos con Cáritas, que está muy bien, y sentimos que hemos hecho la buena acción del mes, de la semana ó del día. Nos sentimos bien. Vemos lo que hacen estas asociaciones, por la gente, y creemos que hay todavía en el mundo personas que merecen la pena. Ponemos en un altar a la gente caritativa, a la gente solidaria. Está muy bien la solidaridad, la caridad. Pero yo prefiero la justicia. La caridad implica el dar lo que nos sobra ó lo que no nos sobra, sin preguntarnos el porque, de tanta miseria, el porque de tanta injusticia, el porque de tantas diferencias sociales. La justicia, implica el preguntarse, el porque de tanta miseria, de tanta injusticia ó de tanta diferencia social. Solidaricémonos con la gente. Practiquemos la solidaridad. Practiquemos la caridad. Pero preguntémonos, el porque pasan todas estas desgracias y exijamos el fin de ellas. La caridad, a lo largo de la historia, ha hecho menos pesadas la carestía de la vida a los pobres. La búsqueda de la justicia, ha hecho preguntarse a la gente, el porque de las injusticias sociales, actuando contra el sistema establecido que les ha llevado a la miseria. Busquemos pues la justicia, además de practicar la caridad ó la solidaridad.

jueves, 9 de julio de 2009

China


A mediados de los ochenta y en la década de los noventa, los malos (Los grandes oligarcas que quieren monopolizar la economía mundial), pusieron sus ojos en la China comunista. El proyecto, era convertir a la República Popular China, en la fábrica mundial. Empezaron para ello a recortar la demanda en los países industrializados de occidente, recortando los sueldos, la protección social, el llamado "estado de bienestar". Se cargaron la productividad en Occidente, y la trasladaron al gigante asiático. Convirtieron a los países industrializados, en potenciales consumidores, improductivos. ¿Y como iban a convertir a Occidente, en el paraíso improductivo, consumista de todo lo que ellos fabricaran en China, si estaban recortando la capacidad adquisitiva de los ciudadanos occidentales? Mediante el crédito. Ahí, entraban en escena las entidades financieras. Todo calculado, milímetro a milímetro. Pero los malos, no contaban, por ejemplo, con que los habitantes de la fábrica global, los chinos, estaban hasta los bigotes de la férrea dictadura comunista, y querían libertad. Querían mejores condiciones de vida, mejores salarios, en definitiva, una vida libre y no atada al destino de una feroz y represiva dictadura maoista, que se había llevado por delante, miles y miles de vidas, en el país asiático, y se manifestaron en masa en la plaza de Tianangmen. La represión fue feroz, por parte de las autoridades comunistas chinas. No contaban los malos, con que los tibetanos, aplastados por la "bestia roja" en sus montañas, no querían formar parte de esa fábrica global, y lo pusieron de manifiesto el pasado año, con las violentas y violentadas manifestaciones del Tibet, meses antes de las olimpiadas celebradas en Pekín. La represión, una vez más, fue de los mas feroz, con miles de muertos y represaliados. No contaban los malos, con que la minoría, turcomana, musulmanes que viven en el noroeste de China, tampoco querrían formar parte de este inmenso imperio esclavista. Y así, en estos días, se han revelado, en un intento de cortar sus cadenas. La represión, está siendo igualmente feroz, por parte de las autoridades chinas. En los tres casos, Occidente, mira para otro lado. Los títeres (Políticos al servicio de los malos, oligarcas, monopolizadores), no se pronuncian. Los malos no quieren que nadie les chafe, su proyecto de nuevo orden mundial, en el que la dictadura china, es el ideal de los sistemas políticos para ellos. Un estado, dos sistemas. Una masa de esclavos, miserables, que trabajan para las grandes compañías transnacionales de Occidente por una mísera soldada, dirigidos por el Partido Comunista Chino, que no permite ni un ápice de libertad. La ropa de marca que vemos en los escaparates de nuestras tiendas, los coches, los electrodomésticos, los ordenadores, el calzado, casi todo lo que consumimos en Occidente, es fabricado en el paraíso de los trabajadores, en unas condiciones lamentables. El invento, se le tambalea a los malos. Nadie, absolutamente nadie, es capaz de vivir en la esclavitud, por un tiempo ilimitado. Los esclavos acaban por pensar que no tienen nada que perder si se revelan, y si mucho que ganar. Esta, y otras rebeliones que vendrán, son el principio del fin, de la gran pirámide, que los malos están construyendo, a costa del bienestar de la gente. Al tiempo.

lunes, 6 de julio de 2009

El Monopoly.

Me imagino que todos, alguna vez, habréis jugado, al monopoly. Es sencillo, entretenido, fácil de entender. Un tablero, lleno de calles, por ejemplo las de Madrid. Cuatro jugadores, que parten con una cantidad de dinero, ficticio por supuesto. El objetivo, es dominar el tablero, hacerte con el mayor número posible de calles, y poner en ellas el mayor número posible de hoteles y edificio. Gana el que consigue el monopolio del tablero, y el que consigue arruinar a la competencia, los otros tres jugadores. Me imagino, no se si en esa época ya existiría este juego, que sería el juego preferido, del niño Botín, del niño Florentino, del niño Ortega, del niño Alvarez. Imagino que mientras sus amiguetes jugaban al fútbol, a las canicas ó al burro, ellos, se pasaban las horas muertas jugando al monopoly. De mayores, siguen jugándolo. Pero aquí no hay tablero, ni dados, ni dinero "de mentira". Pero el objetivo del juego es el mismo. El monopolio. El control del cotarro. Sacar fuera a los demás y quedarse ellos dominando el tema. Un juego más peligroso, más cruel. Este nuevo monopoly, que juegan nuestro grandes hombres de empresa, puede provocar pobreza, paro, hambre, desigualdades. En este juego, nos jugamos todos mucho.

miércoles, 1 de julio de 2009

El intercambio.

Tengo un amigo, que tiene una hija de 16 años. La niña, llevaba tiempo, machacándole la cabeza a su padre con que se quería ir a los Estados Unidos, de intercambio, para aprender inglés con personas nativas, y estudiar allí durante un año. Dicho y hecho. El año pasado, en Septiembre, la niña estaba con una familia de acogida, en los Estados Unidos. Hace poco, vi a mi amigo, y le pregunte por como le iba a la niña con el intercambio. -"Mal".-Me dijo. -"Deseando venirse para acá". Parece ser, que el primer día que la niña pasó allí, a parte de recibirla con los brazos abiertos, muy "a la americana", le enseñaron su cuarto, su cama, la casa donde iba a vivir, etc. Hasta ahí todo bien. Hora de levantarse, 6'30 am, baño 7'00 am, desayuno 7'30 am, arreglar tu cuarto, 8'00 am, colegio, 8'30 am. Y así un largo etcétera de actividades y de ocupaciones, como hacer su cama, ayudar a hacer la comida, a lavar la ropa, a limpiar la casa, todo igual que lo que hacían lo hijos de la familia que acogió a la niña de mi amigo. -"¿Bueno, y que problema hay?". -le pregunto a mi amigo. -"Pues que la niña no está acostumbrada a eso. Aquí se levantaba tres cuartos de hora antes de ir al colegio, desayunaba por el camino, no arreglaba su cuarto, ni ayudaba en nada en casa, no se acostaba antes de las 11 de la noche, y allí a las 10 estaba ya en la cama, los viernes y sábado, no viene a casa hasta las 3 ó las 4 de la mañana, allí a las 12 tenía que estar en su casa. Estamos deseando que se venga ya para acá".
Pienso, y no le digo nada a mi amigo para no molestarle, que un añito en los Estados Unidos, o aunque sea en Portugal, no le vendría mal a más de un padre español, para reeducarse.

El Homo Sexual.


Homo Hábilis. Homo Erectus. Homo Sapiens Neaderthalensis. Homo Sapiens Sapiens. Homo Sexual. El homo sexual, es la última variedad en la cadena de la evolución humana. Como sus congéneres anteriores, el homo sexual, vive en grupo, pero a diferencia de ellos, en esos grupos no existen la diferencia de sexos. Viven en ghetos, principalmente ubicados en el centro de las grandes ciudades. Tienen su propia comida, sus propios bares, su propia ropa, sus propios hoteles, sus propias fiestas, su propio mundo. Se quejan continuamente de que son discriminados por los homos sapiens corrientes. Yo creo que son ellos los que se autodiscriminan. Han aprendido que si quieres prosperar en esta vida, lo mejor es vivir apartados de la sociedad, y crear ellos su propia sociedad "friky". Su "lobby". Su grupo de presión. La minoría imperante, que todo lo controla.
Feliz día del orgullo humano a todos.
(Esta festividad la he creado yo. A partir de hoy, todos los primeros de julio, celebraré el día del orgullo humano, para reivindicar a la persona, tal y como la madre naturaleza lo colocó en este valle de lágrimas, y para pedir a todos los hombres y mujeres del mundo, un poco más de humanidad entre todos, y un poco menos de "gilipolleces" y de cuentos chinos, viviendo de los demas a base de crear "lobbys" subencionados, y de crear barreras inexistentes entre todas las personas, sea cual sea su raza, religión, sexo ó condición social. He dicho)