Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 27 de diciembre de 2009

Cuando los Augures Fallan.


En la antiguedad, es sabido, que todos los dirigentes, emperadores, jefes tribales, reyes, sátrapas y demás, consultaban con asiduidad a los augures. En el Creciente Fértil, el antiguo Egipto, en la Grecia clásica, en el Imperio Romano. Famoso es el pasaje bíblico de José y el Faraón. Famosos eran los adivinos celtas, que veían en el futuro en las entrañas de animales sacrificados a los dioses. Famosos es la leyenda de los augures romanos que advirtieron a Julio Cesar que se cuidara de los idus de marzo. En la novela histórica de Robert Graves, "Yo Claudio", podemos leer como las sabinas predicen al joven Claudio, como se convertiría en Emperador y en salvador de una Roma corrupta.


En honor a la verdad, no me creo que estos adivinos vieran nada referente al futuro, en las entrañas de animales, en el vuelo de los pájaros o interpretando los sueños. No. Todo es más simple. Para predecir el futuro, antes, como ahora, solamente había que echar un vistazo al presente. No obstante, uno de estos adivino, no podía decirle, por ejemplo, a Julio Cesar, que se cuidara de sus enemigos, que se lo querían quitar de en medio, gracias a su ambición desmedida. Si le hubieran dicho esto, Cesar, que como todos los grandes líderes era vanidoso, los hubiera pasado a cuchillo. La cosa era más fácil. Con decirle que lo habían visto en el vuelo de una golondrina o en las tripas de un cordero, Cesar quedaría tan contento, aunque el hecho fue que no hizo mucho caso a los augures, y claro, terminó como terminó, acuchillado por todos sus enemigos en las escalinatas del Senado.


Hoy todo es más fácil para los augures. Solo tienen que abrir las páginas de información económica de cualquier periódico, para adivinar lo que va a suceder en los próximos años. Lo que ocurre, que algunos, ni aún así aciertan.


Pongamos como ejemplo, el asunto de Air Comet. La compañía que preside, todavía, el señor Díaz Ferrán, llevaba varios meses sin pagar la nómina de sus empleados. Quien se hubiera hecho eco de la noticia, en el mes de septiembre, sin ser un as de las predicciones, podría haber visto facilmente, lo que iba a pasar con esta compañía en Navidades. Ahí están los datos: 7.000 empleados en la calle y centenares de viajeros tirados en Barajas, con su billete comprado para viajar a Buenos Aires, Bogotá, Lima, Quito y otros destinos de Iberoamérica, y que el Ministerio de Fomento se ha tenido que hacer cargo de ellos, por supuesto, con dinero público, de todos. Bien; ¿donde estaban los augures del Ministerio de Fomento, cuando vieron hace meses que esta empresa tenía dificultades para pagar la nómina de sus empleados? A la vista de esta situación; ¿tan difícil era haber prevenido semejante caos? ¿Para que sirven los mecanismos de control de este ministerio, si es que los tiene? ¿Que requisitos se exigen para que una compañía siga expendiendo billetes, a pesar de su falta de solvencia financiera?


Aquí los augures, o no estaban, o miraron para otro lado. Visto lo que ha pasado con Air Comet, me pregunto si este sistema de seguimiento de los poderes públicos, en este caso del Estado, hacia las empresas privadas que dan servicios en nuestro país, será el mismo en todos los sectores. ¿Cual es el seguimiento en el sector bancario, por ejemplo? ¿También miran para otro lado, o lo tienen todo bajo control?


Ahora, al calor de los acontecimientos, es fácil hacer de augur y predecir el futuro en los próximos tres años. Es fácil adivinar que lo vamos a pasar muy mal, viendo el control que tiene el gobierno sobre acciones empresariales de mínimos escrúpulos y máximo riesgo. Ahí los augures no dicen nada, y miren que es fácil augurar algo malo en España en estos momentos, y sin verlo en las tripas de un cordero ni en el vuelo de una golondrina. Con saber leer lo sucedido con Air Comet es suficiente. Cambian las situaciones, los actores y el escenario, pero el argumento es el mismo.

No hay comentarios: