Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 1 de diciembre de 2009

Haidar y la política exterior española.

La política exterior española, en lo que al conflicto del Sahara Occidental se refiere, no existe desde hace la friolera de tres décadas. La situación de Haidar, la resistente saharaui que se encuentra en Canarias en unas condiciones pésimas, lo resaltan. En huelga de hambre, enferma y sin patria, Haidar es un nuevo golpe en la conciencia de España, que nos dice que abandonamos a su suerte a un pueblo, que no fue colonia, que fue provincia, con procuradores en las cortes franquistas. Es indignante, que nuestra existencia, se tope al norte con Francia y sus intereses y al sur, con lo mismo, con Francia y con sus intereses. Porque no nos engañemos, los intereses marroquíes atienden a la voz de su amo, el primo del zumosol francés que desde hace años, hace y deshace en la zona y, lo que es peor, deja que el tiránico régimen marroquí masacre a todo un pueblo, con la comunidad internacional mirando para otro lado. El otro palo que soporta al rey alahuí, Estados Unidos, tampoco dice ni "mu".
La triste historia del pueblo saharaui va a acabar como acaban tantas tristes historias en este valle de lágrimas llamado planeta Tierra: Ganarán los malos. Ganarán y sacarán su fruto del sufrimiento de tantas y tantas víctimas inocentes; miles de mujeres, niños y ancianos, abandonados en medio del desierto argelino, y miles de personas que solo aspiran a la libertad de su pueblo, que no tiene nada que ver con Marruecos, y que están siendo masacrados en el antiguo territorio del Sahara Español.
Aquí tenemos el auténtico peso político de la autodenominada "8ª potencia económica mundial": Ninguno. El peso de una potencia mundial, aunque sea la octava, se mide en estos y otros conflictos. Ni con Suárez, ni con González, ni con Aznar y por supuesto, ni con Zapatero, España ha logrado imponer la lógica en el conflicto del Sahara, ni en ningún otro conflicto. Desde mediados de los setentas nos hemos plegado a los intereses de otros en la zona, en contra de los intereses de individuos, no lo olvidemos, que fueron ciudadanos españoles hasta hace nada. No pintamos nada, pero no solo ahora, en el marco internacional. Vamos de superpotencia y no pasamos de monarquía bananera sin ningún respeto por los que somos, ciudadanos de este país, y por los que no hace mucho lo fueron. Una auténtica lástima, pero por otro lado, es lo que hemos elegido ser. ¿O no?.

No hay comentarios: