Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 14 de diciembre de 2009

Wifredo "El Belloso" Vs Prat de la Riba.

"Per Catalunya y l'Espanya Gran". Este, fue el título del manifiesto que a finales del siglo XIX, publicaba Prat de la Riba. Junto a Joan Maragall, Françesc Cambó, Pi i Margall y el general Joan Prim i Prats; Prat de la Riba, fue uno de los grandes regeneracionistas de la política catalana y española, del XIX. Catalanista, miembro de la poderosa y dinámica burguesía catalana, Prat, fue el impulsor de la participación catalana en los asuntos nacionales. La LLiga, por aquel entonces pensaba en la sustitución de Castilla, por parte de Cataluña, como motor y locomotora de una España, que se derrumbaba por momentos, en el final de una era colonial, que los sucesivos gobiernos centrales no habían sabido llevar a buen puerto. Hombres, algunos de ellos, católicos y tradicionalistas. Otros, republicanos y liberales. Todos ellos, cultos y con un sentido de patriotismo, catalán y español, fuera de lo común.
Si nos adelantamos en el tiempo, hasta la época actual, y a la luz de los últimos acontecimientos, comparamos los dirigentes catalanes actuales, con la pléyade de finales del XIX y principios del XX, nos daremos cuenta de lo mucho que ha cambiado la política en Cataluña y en España, en general. A los cultos, pragmáticos y regeneracionistas, Prat de la Riba, Cambó, Maragall, Pi i Margall y Prim; les han sustituido, personajes como; Carod Rovira, Ridao, Benach, Puigcercós, Montilla, etc, etc, etc. Independentistas radicales, algunos de ellos. Semi-separatistas e intolerantes, otros. Todos ellos, sin un mínimo concepto de patriotismo o de amor por su tierra. Es como si de pronto, la máquina del tiempo se hubiera vuelto loca, y nos hubiera trasladado a todos a la Edad Media, a la época de Wifredo "el Belloso", cuando Cataluña era un principado, semi-independiente, o dependiente en su totalidad del reino franco del norte de los Pirineos, cuando Cataluña, lejos de ser la locomotora ibérica, era una marca fronteriza, una tierra de nadie, forjada a sangre y fuego, en escaramuzas sangrientas contra los musulmanes cordobeses.
La unidad de España, forjada bajo el reinado de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, siempre interesó más, a la Corona de Aragón, que a la de Castilla. Castilla, era por entonces el mayor reino peninsular, moderadamente próspero, en continuo batallar con los "moros". Aragón, era un reino peninsular, también próspero, abierto al Mediterraneo y expuesto siempre a la agresión francesa. La Corona de Aragón, en general, y Cataluña, en particular, vieron con recelo, la suerte que estaba corriendo el otrora poderoso reino pirenaico de Navarra, bajo las garras francesas, y optó por una unión con su aliado peninsular natural; Castilla. Ahí nació la España moderna. Ahí nació la nación común, que con consultas como las del domingo, los modernos "Wifredos" se quieren cargar.
La elección de los catalanes, es simple. O Wifredo "el Belloso", conde medieval sometido al capricho del reino franco; o Prat de la Riba, político del XIX, que soñaba con que Cataluña condujera a buen puerto la nave de España.

No hay comentarios: