Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

viernes, 22 de enero de 2010

Komsomolskaja Pravda y el 2010.


El 31 de diciembre de 1959, el diario moscovita, Komsomolskja Pravda, publicaba un artículo: "2010, un mundo comunista". 50 años después, el diario ruso, órgano oficial del desaparecido PCUS, ha vuelto a publicarlo. En el artículo, se preguntaba como se viviría en el 2010. Se contestaba así mismo, afirmando que ya estaría instalado el comunismo en todo el mundo, y que en el mismo se viviría una atmósfera de felicidad por este hecho. No existirían gobiernos nacionales, no se trabajaría a cambio de un sueldo, no habría economía de mercado y en su lugar, se instalaría una economía popular, que funcionaría mediante el intercambio, mediante el tueque. Se habría acabado la Guerra Fría, la vida no estaría regida por problemas socio-económicos, se habría erradicado la criminalidad. El trabajo sería realizado por máquinas, la población mundial solamente se ocuparía del progreso tecnológico-científico y se conquistaría el cosmos.

Todo esto, venía publicado en un número especial, como hemos dicho en la edición del diario del 31 de diciembre de 1959. El texto, ficticio, partía de la base hipotética de que sería publicado el 1 de enero de 2010. En él, se predecía a lo sufridos ciudadanos soviéticos, un futuro lleno de facilidades y comodidades, de mercados abastecidos, de viviendas y automóviles propiedad pública, pero accesibles a todos, e incluso, de grifos de "leche corriente", como el agua.

Estamos ya en el 2010. El comunismo, como tal, cayó estrepitosamente. Pero, ¿de verdad cayó el comunismo?, o, ¿solamente cayeron sus símbolos más apreciables? ¿Cayeron sus modos y maneras, de monopolio, de ateísmo, de desprecio por la libertad personal de cada individuo, de control total de la población? Yo creo que no. El comunismo estalinista, está hoy, en el mundo, más vigente que nunca. Pero ojo, éste nuevo comunismo, es si cabe más inteligente que el soviético. Éste nuevo comunismo, no es el de estado opresor y monopolizador, no. Éste, es el de las grandes compañías transnacionales, el de los grandes organismos mundiales, que aspiran a ocupar la plaza que dejó libre el estado pro-soviético. Sus fines son los mismos: Control total de la población mundial, proletarización y esclavización de la sociedad, control de los medios de comunicación, internacionalización de la economía y de la política. Éste, como aquel, aspira a cargarse la identidad nacional de los pueblos. Éste, como el otro, aspira al monopolio económico y financiero; que no puedan comprar y vender los habitantes del mundo, más que a ellos, los oligarcas, con sus modos y con sus medios de pago. Si leéis, las biografías de los grandes gurús de la empresa y las finanzas, de finales del XIX y el XX, os daréis cuenta de que todos, sólo buscaban una cosa: El monopolio.

Todo es igual. Gran movimiento de enormes masas de gente por motivos económicos, control de la libertad de expresión, control de la educación, control demográfico, control de la economía con criterios programáticos y no atendiendo a criterios como la oferta y la demanda, control energético, etc, etc, etc. Eso si, sin símbolos como la hoz y el martillo, sin desfiles en la Plaza Roja y sin parafernalia ninguna. ¿Para qué?, con el disfraz del neo-liberalismo se engaña mejor a la población mundial.

No estaba tan equivocado en sus predicciones el artículo futurista del Komsomolskaja Pravda, sin quererlo claro. Lo veremos en el futuro más inmediato, más pronto de lo que nos creemos.

Como muestra, muchos botones: La crisis inducida que estamos sufriendo, el ataque contra la cruz y el cristianismo que día a día padecemos, el intento de control de internet por parte de la Unión Europea y los Estados Unidos, la globalización económica, el cuento del cambio climático, la destrucción de los estados-naciones y su independencia, el control de la libertad personal, la política agroalimentaria mundial, etc, etc.

Recordemos, que Lenin, el padre del comunismo, viajó a Rusia en un tren, fletado por las potencias occidentales. Alguien dijo una vez, que el experimento soviético no fue más que eso; un experimento. ¿Adivináis quienes fueron los "científicos" que lo llevaron a cabo?.

No hay comentarios: