Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 7 de enero de 2010

La falta de libertad sindical, acentua la crisis.


Si. Leen bien. Falta de libertad sindical, o lo que es lo mismo, el mantenimiento de los sindicatos por parte del erario público. En estas fechas de hiperconsumismo, la casta empresarial dominante y oligarca, aprieta las tuercas a sus trabajadores, con el pretexto, como no, de la crisis. Los trabajadores de grandes centros comerciales, de grandes cadenas de tiendas, de grandes cadenas de hostelería, están viendo como, sus horarios son ampliados, no se contrata a nadie, y tienen que hacer frente a la marabunta resultante de la campaña de Navidad y de la de las rebajas de enero, con el mismo personal que trabajaba antes de estas dos campañas. Ven, como tienen que ir a trabajar, en domingos y festivos, con una remuneración ridícula. Ven, en resumidas cuentas, como sus derechos se lo pasan por el "arco del triunfo", en aras de una mayor competitividad.

¿Donde están los sindicatos?, dirán ustedes. ¿Que hacen?. Los sindicatos están donde siempre, desde hace treinta años, amaestrados, callados, haciendo el vago, cobrando dietas, atendiendo a la voz de su amo, siendo juez y parte, de la casta parasitaria y cara dura que nos empobrece.

La falta de libertad sindical, o la "financiación pública" de esta, interesa a la casta política gobernante, unas veces PSOE, otras veces PP; y a la casta oligarca empresarial que vive también del presupuesto. Todos ellos son la misma cosa.

Si en España hubiera una verdadera libertad sindical, si los sindicatos no cobraran del presupuesto, el panorama de la crisis cambiaría mucho. Las empresas de servicios, que estos días ven desbordadas sus tiendas, sus restaurantes y sus cuentas de resultados, contratarían personal y pagarían a sus empleados y esfuerzo realizado en estos días. La crisis estaría ahí, pero no se aprovecharían de ella para seguir llenando sus bolsillos a costa de la miseria de sueldos que pagan, y de los precios por las nubes que cobran.

El liberalismo, el verdadero, requiere una libertad de mercado, si, pero también una absoluta libertad sindical que vaya en socorro de los derechos de los trabajadores. El falso liberalismo, abomina de la libertad sindical, de la libertad empresarial, de la libertad de mercado y, de la libertad, sin más. Eso, señoras y señores, se llama socialismo. En China, por poner un ejemplo, no hay libertad sindical tampoco, ni libertad de mercado. Todo lo rige "papa estado", omnipotente y preponderante. Si, es verdad, en China, desde hace unos años, existe el capitalismo, la propiedad privada, el lema "un país, dos estados", el lema, "enriqueceos", si, todo eso es verdad. Pero no existe la libertad sindical, ni se respetan los derechos de la clase trabajadora.

Y es que, a los "malos", a los oligarcas, se les hace el "traserillo Pepsicola", cuando oyen hablar de China, y sueñan, en estas noches largas y frías de invierno, con traer el paraíso chino a Europa. ¿Se lo vamos a permitir? Veremos.

No hay comentarios: