Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 24 de enero de 2010

Matar a Keynes.


Desde las tertulias cocteleras-ecónomico-radiofónicas-vespertinas, de la zona noble de Madrid, se nos hace hincapié, desde hace un tiempo de una cosa: La culpa de la crisis la tiene la regulación, el estado; y más concretamente el estado del bienestar. Según su razonamiento, el estado, a pesar de tener todos los mecanismos reguladores a su alcance, no evitó para nada la actual crisis financiera y económica, y, lo más grave, permitió irregularidades. Es como si pusieramos a guardar un tesoro al "Pernales" y a un vendedor de cupones ciego. Nos "levantarán" ese tesoro, lógicamente, y luego echaremos la culpa a esos mecanismos de vigilancia, puestos por nosotros mismos, y lo que es peor, aprobados por nosotros mismos. Eso es lo que ha pasado aquí. Por muchos mecanismos reguladores que tengamos, estos, no servirán de nada, si los políticos encargados de ponerlos en marcha, los economistas encargados de opinar sobre ellos, y lo que es más grave, los propios profesionales encargados de la regulación, no ponen el celo suficiente en su oficio y no creen en el.

Pero el mensaje "neo-liberal-super-mega-pijo", es ese. Hay que matar a Keynes y enterrarlo para siempre, hay que poner en cuestión al estado, hay que ridiculizar el "New Deal", y decir que la recuperación vino, tras el Crash del 29, con la 2ª Guerra Mundial. Sin el "New Deal", Estados Unidos, y más concretamente su población trabajadora, lo hubiera pasado mil veces peor de lo que lo pasó, con las medidas puestas en escena por Roosvelt. Recordemos, que el crash del 29, se produjo por falta de regulación, y el que vamos a sufrir de aquí a muy poco tiempo, por por no hacer uso de esa regulación.

Como muestra un botón: En los años 90, en los Estados Unidos, se derogó la ley puesta en marcha en los años 30 del siglo pasado, por la que la banca especulativa y la banca de ahorros, tenían que seguir caminos distintos, no se podían mezclar. Consecuencias; las estamos viendo ahora mismo.

Es curioso, que los mismos que quieren matar ahora a Keynes, hace poco más de tres años, con Zapatero ya en el poder, alababan el dinamismo, de la que no se cortaban en declarar, era la octava potencia industrial del mundo. Esos, son los mismos que abogan ahora por la actuación de la mano invisible, por la actuación de las leyes del mercado, puro y duro. Esos, que no vieron venir la crisis, o que no la quisieron ver venir, son los que ahora se crecen y atacan al estado con pólvora del Rey. Esos, que se declaran liberales, pero que nadan a favor de corriente en barcas radio-televisivas, concedidas a dedo, por gobiernos autonómicos, que se dicen, sin ningún rubor, liberales.

Cuanta desfachatez.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...
No ... Error de apreciación ...

Los liberales atacábamos a muerte a zapatero ... y ahora también a Rajoy, por lo mismo ...
El liberalismo no ha tenido ninguna oportunidad verdadera de desarrollo a lo largo de la historia, más allá del período de la Ilustración ...
...
El liberalismo, en sus formas, si a algo se parece es al anarquismo ... ...
Una frase que puede representar muy bien su espíritu es: "No estoy de acuerdo con lo que piensas, pero lucharé para que puedas seguir defendiéndolo".
...
¿Cuál es el punto? ... El punto es que eso que se define en el post como 'pensamiento ambiguo' no es liberalismo (en todo caso ese tipo de demagogia es más característico de la democracia social, no en su idea, sino en su práctica).
...
Y tampoco se observa que se esté defendiendo una postura idealista alternativa en el post, ... a la cual poder decirle: "No estoy de acuerdo con lo que piensas, pero lucharé para que puedas seguir defendiéndolo".
...
Por eso la respuesta es: no. Eso no es liberalismo, por tanto no es por esa causa que se origina el problema.

Anónimo dijo...

...
Y sí ... como corolario liberal: "hay que 'matar' a Keynes" ... pero solo un poquito ... lo suficiente para saber que la vida es dura y ningún estado jamás nos va a proporcionar bienestar, ninguno que nosotros mismos no seamos capaces de conseguir por nuestros propios medios ...
El bienestar solo lo puede proporcionar uno mismo, es un nivel psíquico ... después viene el material ...
...
Cuando se es consciente de eso ... todo funciona, ... y Keynes 'muere un poquito', lo suficiente para que la solidaridad triunfe, ... por sí sola ...