Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 21 de marzo de 2010

P.I.G.S.

Portugal, Irlanda/Italia, Grecia y España. PIGS, en sus siglas en inglés. Así es como los foros económicos del mundo anglosajón nos califican a los últimos de la clase, a los integrantes del furgón de cola de la Unión Europea. Pigs, en inglés es "cerdos". Los "cerdos", somos los paises que a finales de la década pasada pasamos por el aro comulgando con ruedas de molino y aceptamos una moneda que no era ni más ni menos que el marco alemán disfrazado. Una moneda potente echa a la medida de Alemania y Francia (Más de Alemania que de Francia), sin posibilidad de devaluarla, sin posibilidad de tomar decisiones soberanas con respecto a ella.
Luego, claro está, vino nuestra propia estupidez. La de endeudarnos por encima de nuestras posibilidades, la de gastar con pólvora del rey. Pero ese ya, no es un problema de la parte civilizada y productiva de Europa. Es un tema nuestro. De nuestra avaricia compulsiva, de nuestra falta de rigor, de nuestro amor a la frase: "A gastar, ya vendrá otro que lo arregle".
Nadie nos obligó a endeudarnos de la manera que lo hicimos, pero era tan fácil. Nunca en España se conocieron unos tipos de interés tan bajos. Aquí la cuestión era gastar, consumir, y no ahorrar y producir. La tentación vivía arriba y era rubia; 60, 90, 60, calzaba la moza. ¿Quien se abstenía?.
Hay quien dice, en Alemania sobre todo, que si alguien tiene que salir del euro, que salga. Yo soy de los que piensa, ya lo he dicho aquí otras veces, que estaríamos mejor fuera del euro que dentro; que con la soberanía fiscal plena, España no hubiera nunca entrado en recesión, y si hubiera entrado, ya estaríamos fuera de ella. No; no soy economista, que más quisiera, pero me guía el sentido común, tan poco común en los economistas, a veces.
Cambiamos la antigua CEE, por la nueva UE. Cambiamos la antigua Europa de los mercaderes por los Estados Unidos de Europa, con su burocracia, con su inutilidad. Yo prefiero la Europa de los mercaderes, manteniendo eso si la identidad nacional de cada uno, su idiosincracia y sus peculiaridades y adaptándose lo mejor posible a las exigencias de la gente, en primer lugar y del mercado, ¿por que no?. La civilización occidental se hizo comerciando; triunfó comerciando.
Lo que hay ahora es un enjuague, un híbrido de imperio carolingio que no nos lleva a ninguna parte. Lo que no consiguieron los cañones de Napoleón hace 200 años; y de Hitler hace 70, se intenta conseguir ahora por la vía de las finanzas y del renacimiento de un imperio invertebrado y confeccionado por las altas esferas de espaldas a la gente.
Soy europeo, si; pero antes que nada español, con todo lo que ello significa. Con toda mi historia y mis costumbres, que son parte de la historia y las costumbres de la vieja Europa; cuna de civilizaciones; cuna del mundo tal y como hoy lo conocemos. Que no se nos olvide nunca, y a lo mejor entonces, empezamos a entendernos y a prosperar todos juntos.

No hay comentarios: