Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 27 de abril de 2010

Primera Estación.

Si. Primera estación, primera caída, primer batacazo o tropezón, según se mire, en el "Via Crucis" de España, hacia el "Gólgota" de la catástrofe económica. La bolsa cae más de un 4%, se filtra la llegada, temida, pero no por ello no esperada, de la "mágica" cifra del 20% de desempleo. Bien. Ahí estamos. Nos lo habían anunciado, diversos economistas, españoles y extranjeros, metidos a gurús, a "Nostradamus catedrático-económicos". La verdad es que no hacía falta ser un "As" para predecirlo. Cualquiera de nuestras abuelas, acostumbradas a nadar y guardar la ropa, desde tiempo inmemorial, nos lo podría haber analizado mejor. Ya lo dice el refrán; "No se puede estirar más el brazo que la manga".
Todo parece simple, según nos dicen los "Talibanes con traje de Armani", que día a día nos bombardean con sus análisis estériles, partidistas y partidarios, e inútiles a todas luces. Ya no vale el decir; "ya lo había anunciado yo". No. No vale. Y no vale, porque estamos ya en la rampa de lanzamiento. A saber; la deuda griega, diréctamente es considerada como basura. Hoy se modificado la calificación de la deuda de nuestros hermanos portugueses, y los mercados empiezan a darnos la espalda también a nosotros. Todo estaba prediseñado, todo estaba acondicionado para que esto que está pasando, simplemente, pasara.
¿Y ante todo ésto que nos dicen nuestros desgobernadores? Poco, o nada. Zapatero y Salgado, nos dicen que lo de llegar al 20% de desempleo ya estaba previsto. ¿Y que van a decir nuestros desgobernadores? ¿Y que nos dicen de esto los candidatos a desgobernadores, la oposición del PP, que aguarda bajo el manzano la madurez del fruto prohibido? Que la culpa de todo la tiene Zapatero. Así de simple, así de fácil, así de sencillo. Que curioso, todos lo sabían, todos lo tenían todo previsto, todos contaban con el batacazo. Normal. Si han sido ellos los diseñadores de la "crisis", han sido los ingenieros, los aparejadores, los armadores, los cuidadores, de ésta catástrofe.
España no es Grecia", nos dicen. Si. Es verdad. España no es Grecia. Es peor que Grecia. "¿Pero que dice usted?", me dicen. Pues eso. Que Grecia no tiene 17 gobiernos, ni 17 parlamentos, ni 17 ministerios de economía, ni 17 formas de hacer las cosas. Allí, el gobierno central, es eso, gobierno central y único, que si tiene que meter la tijera, que si tiene que recortar, lo hará. Nosotros no. Nosotros, o mejor dicho, nuestro "querido y amado desgobernador" Rodríguez Zapatero, meterá la tijera, y por otro lado, desde otra orilla, desde el otero de las autonomías, seguirán despilfarrando. Por eso, somos peor que Grecia, y lo vamos a pasar peor que ellos. Ésto, también es evidente, y cuando estemos en medio del huracán, saldrá alguna lumbrera anunciando a toro pasado, que el, ya lo había dicho, que las autonomías son insostenibles, económica y políticamente hablando.
Detrás de todo ésto, se esconde algo muy sencillo. La muerte y desaparición de los estados, el fallecimiento de las naciones, el ahogamiento de los ciudadanos que las conforman. Una vuelta a la Edad Media. ¡Ah, la Edad Media! ¡Que época aquella! Cuando el antiguo Imperio Romano, dio paso a la Europa Feudal, cuando los ciudadanos dejaron de serlo, convirtiéndose en siervos, acogidos a las "faldas" del Señor feudal, cuando Carlo Magno intentó resucitar un imperio, a todas luces irresucitable, cuando la vieja Europa estaba atrapada en la tenaza sarracena. Si, la Edad Media. La época en la que murieron las ciudades y el mundo rural paso a ser el centro del poder económico. Estamos en ello, en la Nueva Edad Media. Al igual que en la antigua, el ciudadano corre a acogerse a los "faldones" de los nuevos señores feudales, de los oligarcas, que no respetan fronteras, nacionalidades o culturas y mucho menos derechos ciudadanos. En la antigüedad, fueron 8 siglos de oscuridad, o quizá un poco más, desde la caída del Imperio Bizantino (Imperio Romano de Oriente), hasta la llegada del Renacimiento. Curioso; el Renacimiento se llamó así por eso mismo; por el renacer de las culturas clásicas (Griega y romana). Entonces empezaron a aparecer por doquier, estados-nación, fuertes, inamovibles, pétreos, en los que el hombre, el ciudadano, el burgués, volvió a tomar protagonismo, en los que los reyes se empezaron a apoyar en ellos, en los que empezaron a aparecer cortes, consejos reales, parlamentos, consultivos si, pero representativos, también, hasta la Revolución Francesa, que culminó con aquella forma de hacer y de ver las cosas, y de esta, hasta hoy en día. Las antiguas urbes romanas renacieron de sus cenizas, el comercio volvió a ser protagonista, los horizontes se ampliaron y lo humano pasó a cohabitar con lo divino.
Estamos en un año histórico; el de la caída del Estado Nación, el del derrumbe de la ciudadanía, el de la vuelta a mirar por los intereses de unos pocos, los oligarcas, los nuevos señores feudales, en vez de mirar por los intereses de todos, los ciudadanos.
Todo estaba previsto, como digo. Primero, Grecia. Luego, Portugal, Irlanda, España, quien sabe si Italia. Una muralla siempre se empieza a derruir por su parte más débil, y más débil que la Europa Mediterranea, nadie. Acabarán con los estados, con las nacionalidades, con los derechos ciudadanos. Nos impondrán su religión, su cultura, su modo de ver y de hacer las cosas. La religiosidad y los valores morales les estorban, así que serán suprimidos. Incluso suprimirán el euro. Solo ha sido un escalón, un pequeño puente hacia la moneda global, impermeable a las necesidades reales de los ciudadanos. Los estados les estorban, las naciones les molestan, la democracia (La verdadera) les atosiga, para llevar a cabo sus planes. Es el Nuevo Orden Mundial. La nueva Edad Media, la nueva época de la oscuridad. Que Dios nos coja confesados.
Continuará...

No hay comentarios: