Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 13 de abril de 2010

Tontilandia Show: "Los Cuentos Infantiles Sexistas".

Mariano José de Larra, en sus artículos de costumbres, ya nos advertía de la brutalidad, el servilismo y la poca amplitud de ideas de una población que permitía, una y otra vez, que una clase política cruel y despiadada, ninguneara sus derechos. Pasaron el siglo XIX, tan nefasto para España, y el XX tan nefasto como el anterior o más, y llegó el XXI.
Sin pretender emular a Larra y pretendiendo solo admirar su patriotismo y su clarividencia, nos encontramos en pleno 2010 que esa brutalidad del personal, ha sido sustituída por la estupidez y por la chorrada progre. Una estupidez, que lleva a decir a una dirigente del SOE que el PIB es claramente masculino, y que el día que el PIB cambie su masculinidad empezaremos a avanzar.
Hay países que se pierden por luchas étnicas o religiosas. El nuestro no. El nuestro se está llendo al garete por un pensamiento progre institucionalizado y estúpido, que lleva a decir a la ministra de igualdad que los cuentos infantiles, como "Caperucita Roja", "Los Siete Enanitos", "Cenicienta" o "La Bella Durmiente" son claramente sexistas y machistas. Casi nada.
En vez de preocuparse por esas veleidades, pienso, que la señora ministra, haría mejor en preocuparse, por ejemplo, de la programación de algunas cadenas generalistas, que en la franja horaria que supuestamente debería estar destinada a la población infantil, se dedican a emitir bodrios infumables, tertulias de cabaret, donde el mayor logro de sus protagonistas, femeninos o masculinos, es haberse pasado por la piedra al futbolista, al torero, al cantante o al presentador de moda. Eso si que es sexismo.
El modelo a imitar, según los programadores de tan "culturales" espacios son los siguientes: Chica de barrio conoce a personaje célebre, se lo tira, tiene uno o dos bástagos con el, se separa de el y se dedica a vivir del cuento el resto de su vida contando las miserias del individuo o individua en cuestión con el cual tuvo algunas semanas de "pasión". O eso, o dedicarse a hacer el vago ante las camaras en "Realitys" dentro de una casa, en una granja, en una isla o en la selva.
A estos programas tan "educativos", la señora Aído no hace referencia. Quizá sea porque son, unidos al fútbol y a otros deportes, el pan y circo de nuestros días, y claro no conviene criticar lo que mantiene entretenido al personal, aunque vaya en contra de la moral y coloque a la mujer en un puesto de mero objeto sexual, en la que la mejor manera de prosperar en la vida es la de tirarse al famoso y trepar desempolvando trapos sucios.
No me extraña que veamos episodios tan tristes y tan páteticos, como el de Seseña de las últimas semanas, o el de Sevilla de los últimos años, protagonizados por adolescentes sin un objetivo claro en la vida, embrutecidos y en estado permanente de salvajismo mental. No me extraña, a tenor de la estupidez televisiva y gubernamental que permite esto, amparándose en la libertad de expresión.
Lo llevamos claro.

No hay comentarios: