Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

sábado, 15 de mayo de 2010

España improductiva Vs. España productiva.

Ayer, como muchos de los "sobrevivientes", que pululamos por la ciudad de Madrid, después del trabajo, viendo que hoy es festivo, y mañana es domingo, me vi obligado a acompañar a mi consorte, compañera de fatigas, amiga y media naranja, a realizar las compras para estos dos días. Digo que como muchos de los "sobrevivientes" o habitantes de éste Madrid, porque el supermercado en cuestión al que fuimos, estaba, más que aceptablemente lleno, de gentes que debieron pensar igual que nosotros. Eso si, me fijé, que de las 30 lineas de caja, que había en el establecimiento, 15, o sea la mitad, estaban cerradas y, 15, la otra mitad, abiertas. Así que nos tocó hacer cola a la hora de pagar. "Cosas de la crisis", me dije.
No me gusta ir de compras, rehuyo de ello, le temo, intento poner todo tipo de excusas para no ir, pero al final, como seguro que les pasa a muchos de ustedes, me enganchan. Ahí estábamos mi compañera y yo, con el carrito, medio lleno, esperando. La caja que estaba justo a nuestra derecha, avanzaba un poco más lenta. En ella, pagando se encontraba una señora, de mediana edad, se ve, por la conversación que tenía con la cajera, cliente habitual del supermercado en cuestión, y con un tipo de voz aflautada y aguda, de esas que se hacen notar en el sitio más atestado de gente, de esas que muestran a las claras, lo dado que somos los españoles a hablar alto, claro y sin ambages. Así pues, no pude dejar de oir y de escuchar la conversación de la señora, con la señora o señorita que atendía la caja vecina:
-Cajera: Buenas tardes; ¿Otra vez por aquí?
-Señora con voz aflautada: Si. Ya ves, hija. Otra vez. Como mañana cerráis. Estarás contenta, un sábado y un domingo libres, ¿eh?.
-Cajera: Bueno. Si. Total, una vez al año. El resto, cuando no tengo que venir a primeros de mes por que abren, me toca venir todos los sábados, y además con jornada doble, porque como ahora no contratan a nadie, nos han ampliado la jornada de los sábados, ya ve, tengo dos niños, y menos mal que mi marido tiene los fines de semana libres, que si no...
-Señora con voz aflautada: Ya, ya. Peor es lo nuestro. Te conté que mi marido y yo, somos funcionarios. Pero no "pisapapeles", no. Somos funcionarios de carrera y, ahora éste hijo de p.... de presidente que tenemos, va y nos quita el 5%, un 10% menos que va a entrar en casa.
La cajera la mira y en su cara se refleja con media sonrisa un; "a quien se lo cuenta usted. Ya les tocaba. Que a mi, esta mierda de empresa en la que trabajo, que me paga una miseria por aguantarla a usted, y a otros, no solo me ha recortado el sueldo por la crisis, sino que me hace trabajar más los sábados y los domingos que abre...
-Señora con voz aflautada: No, no. No te rías. ¿Sabes que ésta ciudad, es una ciudad de funcionarios? Es como Estrasburgo. Si, si. Como Estrasburgo. Aquí, si a los funcionarios nos va mal, a todos os va a ir mal, porque claro, si a mi me recortan, no consumo, y si no consumo, tu, vas al paro.
Nos llega el turno de pagar a nosotros. Lo hacemos. Nos vamos. Por el camino, me da por pensar en lo que decía la señora de la voz aflautada. Comparo Madrid con Estrasburgo. Hay algo que no me cuadra. Definitivamente. Estrasburgo, es la sede del parlamento europeo, de la "burrocracia" comunitaria. Allí, según "Miss Flauta", todo son funcionarios. Según su razonamiento, allí deben de atar los perros con longaniza.
No. Definitivamente no me cuadra. Recapitulemos. La mujer que trabaja en la caja del supermercado, tiene trabajo, es productiva, su marido, también lo tiene, es productivo también, consumen, tienen dos niños, que consumen también, sin lujos, eso si, pero consumen y, por último, pagan impuestos, no se si muchos o pocos, pero los pagan, al consumir, al hacer la declaración de la renta, consumen y pagan impuestos. Bien, y llega el desgobernante de turno, local, autonómico o nacional, coge los impuestos de la cajera del supermercado, los de su marido, y crea dos puestos de funcionarios para la mujer de la voz aflautada y su marido. No se si, útiles o inútiles, no se si necesarios o no, pero los crea. ¿Quien, entonces, vive gracias a quien? ¿Quien es el elemento productivo de ésta historia, y quien el improductivo?
Comparaba a Madrid con Estrasburgo. Pobre Madrid, entonces. Bíblicamente hablando, no se hizo el Estado para servir a Madrid, sino Madrid para servir al Estado. En algún sitio tenía que tener su sede el gobierno del país. Podría haber sido Motilla del Palancar, Chinchón, Mérida, Cabra o Sigüenza, pero fue Madrid la elegida. Alguien, no contento con que Madrid fuera solamente sede del gobierno de las Españas, pensó, durante la "Santa Transición", hacerla además, sede de una de las 17 satrapías autonómicas, de las que se compone el Estado. "Más madera". Más funcionarios, más inutilidad, más mamandurria, más nepotismo, más corrupción, más...
Presumía la señora Aguirre, en épocas pasadas, de que Madrid había pasado a ser la locomotora económica de España, en detrimento de País Vasco y Cataluña. ¿Será gracias a la sufrida cajera de supermercados, maltratada, vejada, frita a impuestos, o sera gracias a la señora de la voz aflautada y su marido, funcionarios de carrera, pertenecientes a la pléyade de funcionarios que pululan por la Villa y Corte?

No hay comentarios: