Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 13 de mayo de 2010

La Soberanía.

Es Importante, ante todo, que nos demos cuenta de lo que hay, de lo que nos está pasando, de a lo que hemos renunciado, de lo que nos están quitando, robando, sisando, levantando. Si "morimos", por lo menos que no lo hagamos siendo tontos, que lo hagamos siendo conscientes.
Hemos dicho aquí, por activa y por pasiva, que renunciábamos a mucho, cuando entramos en la Unión Europea. A nuestra soberanía, nuestra independencia, nuestra dignidad. A todo eso, renunciamos, desde el primer día que pasamos a formar parte de la Unión. Bien, en ésta última semana, además, hemos renunciado a nuestra democracia, o mejor dicho, nuestros políticos han renunciado a ello por nosotros. Lo ha dicho José Manuel Durao Barroso en las últimas horas. La Unión valorará, desde bruselas, la viabilidad, o no, de los presupuestos y de las medidas puestas en marcha por los países. Da igual quien gobierne, da igual lo que hayamos votado, la política económica de los distintos miembros, irá en determinada dirección, la que nos impongan ellos.
En Europa, se recibió ayer con agrado, las medidas tomadas por nuestro desgobernador, Rodríguez Zapatero. No solamente las han recibido con agrado, sino que fueron ellos los patrocinadores de las medidas.
Ayer fue un día histórico, un día que lucirá, no se si con letras de oro, o de plomo, en los anales de la historia de España. Fue el día en el que sacrificamos nuestra dignidad como país, nuestra independencia, nuestra soberanía, en beneficio de unos pocos, oligarcas, banqueros, políticos, todos, los principales interesados en el doblamiento de cerviz.
"...Sal de ella, pueblo mío, para que no os contaminéis con sus pecados y para que no os alcance parte de sus plagas; porque sus pecados se amontonaron hasta llegar al cielo, y Dios se acordó de sus iniquidades. Dadle según lo que ella dio, y dadle el doble de sus obras, en la copa en que ella mezcló, mezcladle al doble; cuanto se envaneció y entregó al lujo, dadle otro tanto de tormento y duelo...Llorarán, y por ella se herirán los reyes de la tierra que con ella fornicaban y se entregaban al lujo cuando vean el humo de su incendio, y se detendrán a lo lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, de la ciudad grande, de Babilonia, la ciudad fuerte, porque en una hora ha venido su juicio! Llorarán y se lamentarán los mercaderes de la tierra por ella, porque no hay quien compre sus mercaderías; de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino, de púrpura, de seda, de grana..."
Apocalipsis: 18-12

"Vi cómo salía del mar una bestia, que tenía diez cuernos y siete cabezas, y sobre los cuernos diez diademas, y sobre las cabezas nombres de blasfemia...Diole el dragón su poder, su trono y una autoridad muy grande. Vi a la primera de las cabezas como herida de muerte, pero su llaga mortal fue curada. Toda la tierra seguía admirada a la bestia. Adoraron al dragón, porque había dado el poder a la bestia, y adoraron a la bestia diciendo: ¿Quien como la bestia? ¿Quien podrá guerrear con ella?..."
Apocalipsis; 13-4

"...Vi otra bestia que subía de a tierra y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón. Ejerció toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella e hizo que la tierra y todos los moradores de ella adorasen a la primera bestia, cuya llaga mortal había sido curada. Hizo grandes señales, hasta hacer bajar fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Extravió a los moradores de la tierra con las señales que le fue dado ejecutar delante de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra que hiciesen una imagen en honor de la bestia, que tiene una herida de espada y que ha revivido. Fuele dado infundir espíritu en la imagen de la bestia para que hablase la imagen e hiciese morir a cuantos no se postrasen ante la imagen de la bestia, e hizo que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se les imprimiese una marca en la mano derecha y en la frente, y que nadie pudiese comprar o vender sino el que tuviera la marca, el nombre de la bestia, o el número de su nombre..."
Apocalipsis; 13-17

No hay comentarios: