Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 14 de junio de 2010

La Culpa; de Keynes. ¿De quien sino?.

En diversos foros, de diversa ralea, todos tendentes a cargarse al Estado; a cargárselo, no como elemento restrictivo, impositor o dictatorial, no. Van a cargárselo, como elemento regulatorio, arbitral o salomónico y, para ello, que mejor fórmula que echarle la culpa de todo a Keynes.
En resumen; más o menos, la "doctrina" de John Maynard Keynes, es aquella que pone al Estado como elemento regulatorio, como impulsor de políticas que alienten la reactivación de la economía en épocas de crisis. Para ello, Keynes apuntaba hacia la inversión en obra pública, por ejemplo. En épocas de bonanza, el economista británico, daba al Estado el papel de regulador económico, mediante estamentos como los bancos centrales, por ejemplo.
No vamos a entrar, en si todos los mecanismos de los estados, bancos centrales y otros mecanismos keynesianos, han fallado o no. Está claro que lo han hecho. Otra cosa sería, que en vez de haber fallado, por si solos, por estar basados en una teoría "defectuosa"; el keynesianismo, tal como apuntan los neo-liberales, los hubieran hecho fallar. Por ejemplo, en los Estados Unidos de Norteamérica, existían normas desde el Crash de 1929, que obligaban a que los bancos tradicionales, las entidades de ahorro y crediticias, estuvieran separadas de las puramente financieras. Bien, ésta medida se la cargaron a lo largo de la década de los 90. Todos sabemos ya lo que sucedió con las famosísimas "Subprime".
Sea como sea; "la culpa la tiene Keynes" y, como keynesianos, nombran las más disparatadas inversiones, hechas con dinero público, por parte de nuestros desgobernadores. Según los economistas neo-liberales, keynesiano es el Plan E de nuestro "querido gobierno" y, sus rotondas inútiles, sus gimnasios con sauna e hidromasaje, sus levantamientos y cerramientos y relevantamientos y recerramientos de aceras, etc, etc, etc, etc...También le suelen apuntar a Keynes el tanto del numeroso parque automovilístico, tuneado, blindado y multimillonario de nuestros "queridos representantes", los numerosos edificios públicos, la enorme burocracia y otras "mamandurrias", que los neoliberales, casan por descontado, con el Estado, y con las políticas de corte keynesiano.
Siento decepcionarles; nada de eso es keynesiano. Todo lo más es despilfarro, puro y duro, a costa de los bolsillos ajenos, por parte de los políticos, ya se las den éstos de liberales, social-demócratas, conservadores, socialistas, comunistas, o como se hagan llamar.
-Entonces; ¿Que es keynesianismo, Señor Viriato, según usted?. Es sencillo. Keynesiana, es por ejemplo la linea de alta velocidad entre las dos capitales ibéricas, Madrid y Lisboa, que "gracias" a la crisis, se va a ver retrasada. Ésta linea, que discurrirá por dos de las regiones más deprimidas de Europa, el Alentejo portugués y la Extremadura española, y cuyo impulso es estatal y público, en el largo plazo, y con la iniciativa privada a su lado, sin duda, si se hace bien y a tiempo, traerá progreso, movilidad e iniciativa a ambos lados de la frontera hispano-lusa. Las obras públicas de gran magnitud, tales como autopistas, lineas de alta velocidad, obras hidráulicas de gran calado, etc, etc, han sido el motor del crecimiento a largo plazo de todos los países. Ocurrió en España, durante la época de Franco con el desarrollismo. Se puso en funcionamiento, por ejemplo, el Plan Badajoz, un plan ambiciosísimo, que puso en regadío cerca de medio millon de hectareas de cultivo. No podemos olvidar las actuaciones en las zonas periféricas de Barcelona o Madrid, por ejemplo, su industrialización, su desarrollo, gracias a la iniciativa pública, que supuso el final de la autarquía de la primera época del régimen y los cimientos del posterior despegue económico, de los setenta, ochenta e incluso, los noventa.
En resumen, el keynesianismo, propugna un papel del Estado, de mediador y de regularizador en épocas de bonanza, y de impulsor de la economía en épocas de crisis, para hacer éstas mas breves y pasajeras. Keynes, no dio nunca al Estado el papel intervencionista que algunos presuponen, desde su desconocimiento y/o de su mala intención o intención oculta.

2 comentarios:

****** dijo...

Creo que ha dado usted en el clavo. Los socialistas NUNCA han estudiado economia, y sin embargo si han usado cuatro invenciones atribuidas a Keynes como excusa.

Viriato, pastor lusitano. dijo...

Es que a Keynes se lo atribuye mucha gente, a favor y en contra. Algunos, creo, lo confunden con Marx. Saludos.