Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 19 de julio de 2010

Tontilandia Show: El pulpo y la roja.

Soy aficionado al fútbol. ¡Que le vamos a hacer!. Eso si; el fútbol no lo copa todo en mi vida, vamos; que para mi, ¡el deporte rey! no deja de ser nada más que un juego. Para mi no es una necesidad vital el que España, y más concretamente su selección nacional de fútbol, gane la Copa Mundial. Si la gana, mejor. Si no la gana, ¡que le vamos a hacer!, es un juego.
Pero para algunos, para la mayoría, el juego, el deporte que es el fútbol, es más que eso, mucho más que un juego y por ahí no paso. En un país sumido en la más tremenda de las crisis económicas imaginables, el "pan y circo", ha sido la tónica de este pasado Campeonato Mundial: Miles y miles de personas en la calle, bandera en ristre, bestidos de rojo, rompiendo el silencio de la noche con sus vocinas, llenándosele la boca de su españolismo "panderetil". "Yo soy español, español, español", cantaban, orgullosos, henchidos, crecidos. Miles de euros gastados por los ayuntamientos con el dinero de todos, para recibir a los "heroes", en pantallas panórámicas gigantes, para que el vulgo pudiera ver el partido en la calle, en masa. Me imagino que los hosteleros, no pondrían buena cara, para unas fechas en las que pueden redondear sus cajas y hacer frente a la sangría que se les viene encima, pero cualquiera dice nada. Miles de euros, también de todos, gastados en la orgía final, en el recibimiento de la ciudad de Madrid a los "gladiadores" del siglo XXI, con Bisbal, con Manolo Escobar, con Latre, con..."Panem et Circenses" decían los romanos. En los tiempos de los Césares, para contentar a la plebe, se declaraba un més entero de juegos circenses en el Coliséo y se repartía pan y trigo de las reservas imperiales. Mientras, en palacio, las intrigas, los impuestos abusivos y la política real, seguían su curso.
Que pena; que el pueblo no sea capaz de salir a la calle para reivindicar sus derechos y que salga en masa para esto. Que pena; que mientras los arruinados ayuntamientos recortan partidas para los servicios sociales, esenciales, no se dude en despilfarrar en fastos como este, y que nadie, absolútamente nadie diga nada al respecto, es más, si un ayuntamiento se niega a poner la pantallita de marras, se le monte el "pollo" al alcalde. Es lo que ocurrió con el de Barcelona, que hasta ultimísima hora se negó a poner pantalla alguna. Aunque, bien mirado, el señor Alcalde de la Ciudad Condal, quizá se lo tenga merecido, porque su negativa a poner la "megapantalla" en la Plaza de España, se debía más a lo políticamente correcto, que a negarse a despilfarrar el dinero de los ciudadanos, a su "catalanismo anti-español", que a su sentido común y, claro, luego pasa lo que pasa.
Por si fuera poca la pantomima, para terminar, lo regamos todo con la tontería final; "el pulpo adivino". Todo un país, todo un continente, todo un planeta, siguiendo las dotes adivinatorias de un cefalópodo en su pecera de Alemania. Fíjense hasta donde puede llegar la tontería que el Zoo de la capital de España, ya ha intentado traerse al animalito para acá. ¿Se imaginan el espectáculo?.
No me extraña que pasen las cosas que pasan en esta España nuestra. Por cierto; que conste que no estoy en contra de que la gente se "normalice", sacando la enseña de su país. Lo que si me da grima, es que la saque al compás del pan y circo. Muy mal deben de andar las cosas en España, para que nuestro patriotismo se circunscriba a los éxitos o fracasos de un equipo de fútbol.

No hay comentarios: