Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 18 de agosto de 2010

Marruecos Vs. España.


"España limita al norte con Francia y al sur también".
Es lo que nos decía siempre nuestro profesor de historia, en los años de bachillerato, en referencia al problema que tenía España, al norte con los asesinos de ETA buscando asilo en Francia, y el entonces rey de Marruecos y padre del actual regente, Hassan II, tocando la gaita en torno a Ceuta, Melilla, el antiguo territorio del Sahara español y las Islas Canarias, con la supuesta aquiescencia de nuestro vecino francés. De todos es conocido y sabido, la relación paterno-filial, el vínculo fraternal del reino alauita, con nuestro vecino del norte de los Pirineos. Se dice, que en Marruecos, antes y después de la independencia, nunca se ha movido una mosca, sin que lo haya permitido el ocupante del Eliseo parisino.
Luego está nuestro "querido y amado" aliado yankee, que en 2005, declaraba a Marruecos aliado preferente en la zona, se supone, del Estrecho de Gibraltar y del banco canario-sahariano. Es de suponer, que este nuevo tocamiento de genitales llevado a cabo por el incordiante vecino del sur, no se hace sin el conocimiento de Washington. En realidad, en el mundo, no se mueve una brizna sin el conocimiento y la aprobación del imperio.
Por último, esta asociación nacionalista que ha está bloqueando la frontera entre España y Marruecos en Melilla, no se mueve sin el conocimiento y la aprobación de Mohamed VI, es más, en Marruecos, nada se hace sin su aprobación y consentimiento.
Pero, ¿que es lo que pretende ahora el "príncipe de los creyentes"?. Lo de siempre; poner a prueba la respuesta española, los apoyos internacionales con los que contamos, dividirnos si cabe, aún más, hacer una brecha más en nuestra antigua tupida muralla, y esperar pacientemente.
Una cualidad que tiene el árabe es la paciencia infinita, de ahí su famoso proverbio; "Si no puedes vencer a tu enemigo, sientate ante tu tienda y espera a que pase su cadáver por delante de ella". Son pacientes, siempre lo han sido, y listos, muy listos, ojo, que no inteligentes. Y nosotros, que cada día les damos más razones para serlo; por nuestra estupidez, por nuestro ideario políticamente correcto, por lo absurdo de nuestro comportamiento, por el cambio de criterio de nuestra política exterior a cada nuevo gobierno. Por todo ello, siguen un año tras otro tocando las "agmigdalas" con lo mismo.
No vendría mal un poco de cordura por parte de gobierno y oposición en temas de política internacional. No vendría mal que los dos partidos mayoritarios españoles, dejaran sus diferencias en esta materia, se pusieran de acuerdo y empezaran a hablar el mismo idioma. No se puede estar cambiando de criterio a cada nuevo gobierno. En política exterior, sobre todo en temas referentes a la soberanía nacional de Ceuta y Melilla, y al escabroso tema de Gibraltar, sería conveniente acercar posturas y no introducir estos temas en el gallinero político o, lo que es lo mismo, no hacer electoralismo barato con las relaciones exteriores. Es por ejemplo lo que hizo Rodríguez Zapatero tras el el conflicto del islote de "Perejil", que se precipitó a viajar a Rabat para entrevistarse con Mohamed VI, cuando todavía estaba caliente el tema. Es lo que han hecho el dirigente popular, González Pons y el ex-presidente Aznar, precipitándose a ir a Melilla, en este momento, cuando no se dignaron a ir cuando gobernaban.
Mucho cuidado con la demagogia en política exterior. Suele salir cara.

No hay comentarios: