Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 2 de agosto de 2010

"Un poco de coaching, por compasión".

Esto lo arreglamos entre todos, con buen rollito. Fuera síntomas de depresión, fuera victimismo. ¡Fuera!. ¿No lo sabían?, la culpa de todo la tienen ustedes, por no ir con una amplia sonrisa al "curro", por no soportar a tu jefe, por no ser amable y simpático con los señores clientes, por...
Es la nueva moda; el coaching, la empatía. "Póngase usted en la piel de nuestros potenciales clientes, Sr. Fulánez. ¿Le gustaría a usted, que le atendieran de la manera ten chapucera que usted ha atendido a ese señor, a esa señora, a esos jóvenes?. ¡Nooooo!. ¡Empatía, señor!, un poco de empatía. ¿Qué? ¿Qué le han congelado el sueldo?, ¿Qué tiene que trabajar usted más por lo mismo? ¿Qué ahora que nos hemos cargado al 50% de la plantilla, el 50% que queda tiene que desarrollar el 100% de la labor? ¿Qué para qué?, muy sencillo Fulánez, para que nuestra cuenta de resultado no tenga mermas. ¿Qué al final la tendrá? ¿Qué llegará un momento que no podamos recortar de ningún sitio más para obtener beneficios? Cuando llegue esa circunstancia ya veremos, Fulánez. Usted mientras trabaje, trabaje y no pregunte, y sonría, por el amor de Dios, Fulánez; que parece que está usted de funeral. Sonría, hombre, que por esto no se va a acabar el mundo"....
Decíamos que es la nueva moda, en la gran empresa española. Imagino que en la gran empresa de otros países también, porque esta no es una moda nacional, sino importada. El coaching, entrenamiento en cristiano, lavado de cerebro en román-paladino, es decir al empleado, al asalariado de turno, que estamos en una época de vacas flacas, que son muchos los llamados, pero pocos los elegidos a ser nuestros clientes, porque nuestra neo-liberal forma de hacer las cosas, nuestro ímpetu, nuestra descontrolada avaricia, han hecho que la mayoría de los mortales que pululan por nuestras calles de acá para allá, no tengan un ochavo con el que consumir en nuestras tiendas, nuestros restaurantes, nuestras cafeterías, nuestros centros comerciales. Para comprar nuestros pisos, para adquirir nuestras leoninas hipotecas, nuestros seguros, nuestros coches, nuestros electrodomésticos...Y por tanto, como gracias a nuestra forma de hacer las cosas, nos estamos cargando nuestra fuente de ingresos o, una de ellas; el consumo, debemos cuidar como se cuida a una reliquia a los pocos consumdores que quedan, que vengan a nuestros establecimientos, que nos compren a nosotros. Repartamos la miseria, lo poquito que queda, pensemos en pequeño.
El coaching es el analgésico contra la depresión que se han sacado de la manga los oligarcas. "Te estamos jodiendo, te estamos dando por donde amargan los pepinos, nos estamos cagando en tus derechos, pero no pasa nada; sonríe, trata bien al cliente, da un buen servicio. La empresa es lo primero, lo único".
El coaching es la personificación de las trampas al solitario que se están haciendo algunos, en España, en Europa, en Occidente, es el resultado de las contradicciones de los oligarcas, es la vaselina que untan en el ojete de sus asalariados.
Hay crisis para todos: Trabajadores por cuenta ajena, por cuenta propia, por cuenta del estado, pensionistas, pequeños empresarios, medianos empresarios...Menos para los oligarcas, para los "empresarios transnacionales", para los "pezzonavanti", para esos no.
De todos modos, estas técnicas no son nuevas, no se crean. En el campo de concentración de Auswitch, los nazis ya lo experimentaron con los judíos, con los gitanos, con los alemanes que no pensaban como ellos, con los polacos y, en definitiva, con todo ser viviente que no entrara en sus cánones de como debía ser el mundo. A la entrada del campo se podía leer, "Arbeit macht frei", el trabajo hace libre. Coaching puro y duro, ¿no creen?.

No hay comentarios: