Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 14 de diciembre de 2010

Por la Calle de Alcalá.


Si viven algunos de ustedes en Madrid y les gusta pasear les sugiero que encaminen sus pasos hacia la plaza de toros de Ventas. Una vez allí, suban por la calle de Alcalá, en dirección a la plaza de Manuel Becerra. No hay un paisaje de cuento de adas, ni unas ruinas mitológicas, pero hay algo que les va a interesar mucho. ¿Vienen?
Entre ésta plaza y el coso taurino se encuentra el, no se si llamarlo, depósito o, la sede o, el cuartel de los bomberos madrileños. Se encontrarán ustedes con una de las puertas de acceso abiertas y podrán observar en el interior una mesa con formularios destinados a acoger firmas de los ciudadanos. En la mesa y, pegados en las demás puertas de acceso del edificio, hay carteles que explican el porque de los formularios y de las firmas; la plantilla del parque de bomberos es reducidísima para atender a una población tan grande como Madrid, el material que tienen es obsoleto y, imagino, que los sufridos bomberos han visto reducido, también, el sueldo que les pagan por arriesgar sus vidas cuando hay catástrofes.
Sigamos el paseo. Largo, no se crean. ¿Llevan calzado apropiado?. Perfcto. No; no vamos de museos, ni de visita turística por la capital de España. Vamos a ver la colección de esperpentos, escondidos en el armario de la casta política. Vamos a ver el saqueo que día a día sufren unos ciudadanos, que sólo protestan cuando, como decía en días pasados uno de los zampabollos atrapados en Barajas; "les joden las putas vacaciones". Igual es que este pueblo indolente, desinformado, idiotizado y narcotizado, se merece todo ésto que le está pasando. Igual es así. De todas maneras, nosotros, quizá para dormir tranquilos, seguiremos haciéndonos eco de los desmanes cometidos por la casta política, aunque eso no valga para nada. Éste país se va a ir al carajo, denunciemos los desmanes o no lo hagamos.
Me desvío del tema. ¿Donde estábamos? ¡Ah; si! De paseo por Madrid, por la calle de Alcalá.
Si siguimos por ésta calle de Alcalá, en dirección centro, pasado el cruce de la calle Goya y el Teatro Nuevo Alcalá, llegaremos a las inmediaciones del parque del Retiro. Frente al parque, encontraremos la Casa Árabe, en las antiguas Escuelas Aguirre. Éste edificio fue donado hace años al Ayuntamiento de la capital, para uso y disfrute de los vecinos del barrio donde está enclavado y de todos los vecinos, en general, de Madrid. El Consistorio, tuvo a bien hace pocos años, pasarse por el forro ésto y, donar el edificio, precioso por cierto, para crear allí la Casa Árabe, algo que tiene mucho que ver con la Alianza de Civilizaciones, zapateríl, políticamente correcta y progre. Ahora hay una conferencia de un tipo, creo que italiano, sobre (Literalmente): "El Mito de los Reyes de Oriente". No se lo que se llevará el conferenciante en cuestión por tan "importante y vital" tema. Estando la Alianza de Civilizaciones por medio y, siendo la sede la Casa Árabe, imagino que será un alegato contra el cristianismo. Nada nuevo. Además de sacarles el dinero, de fomentar con el otras religiones, encima, les insultan y, ustedes no dicen nada. Que se le va a hacer. Como información puedo decirles que la Casa Árabe, vive de las aportaciones de la Comunidad Autónoma de Madrid, la Comunidad Autónoma de Andalucía, el Ayuntamiento de Córdoba, el de Madrid y el Ministerio de Asuntos Exteriores. Por tanto, eso si, financiado al cien por cien, por el dinero de los ciudadanos, el de ustedes, por caudales públicos, esos que decía aquella ministra de cultura, de cuyo nombre no me apetece ahora acordarme, que no eran de nadie. Eso si, para los bomberos no hay dinero. Para que aumente la plantilla, para comprarles material en condiciones. Para eso no.
Bien, sigamos. ¿Están cansados? Si están cansados paramos, pues todavía nos queda un largo recorrido por hacer. Dense cuenta que la ristra de desmanes cometidos por los políticos, a la vista de todo el que lo quiera ver, hechos en la capital de España, es muy larga. Nos podríamos tirar aquí todo el día, por eso, solamente vamos a ver las más gordas. Venga, ya hemos descansado. Podemos continuar.
Dejamos la Casa Árabe, con su "importantísima" conferencia sobre el mito de los Reyes Magos de Oriente y vamos, pasito a pasito, hasta la Puerta de Alcalá. Desde allí podremos ver la faraónica, inútil e improductiva obra de la calle Serrano. El parking sito en esa calle y anunciado a bombo y platillo por la casta, está averiado, con goteras y sin luz, nada más abrir, según se podía leer ayer en el periódico gratuito "20 Minutos". Miles y miles de millones gastados en la "Milla de Oro", para que el pijerío progre, los parásitos pijo-mediáticos y las cucarachas de la cloaca televísivo-radiofónica rosa de la capital de España vayan a lucir palmito. ¡Bravo!.
Ya queda poquito. ¿Cansados? ¿Les duelen los pies? ¿No? ¿Qué es el bolsillo lo que les empieza a doler? Toma; y a mi. Venga, venga, que ya llegamos al final de ésta excursión.
Volvemos a la calle de Alcalá. A la Plaza de Cibeles. El antiguo Palacio de las Comunicaciones, frente al Banco de España, por un lado, y frente a la Casa de América, por el otro. Millones y más millones de euros gastados en acondicionar la antigua sede central de Correos, como sede del Ayuntamiento de Madrid. Ayuntamiento que ha estado siempre en la Plaza de la Villa. Allí estaba bien. Quizá demasiado modesto para mentes calenturientas y ávidas de poder. Eso si; ávidas de poder pagando el contribuyente. Seguimos hacia sol, Banco de España, edificios ministeriales, edificios de la Comunidad de Madrid, edificios municipales, coches oficiales, secretarias, guardaespaldas, despachos enmoquetados; casta parasitaria. Miles de edificios, sedes de unos cuantos ministerios, consejerías, concejalías, que todos sirven para lo mismo. Casta, casta y casta.
Llegamos a Sol. Fin de trayecto. Han cambiado de lugar a la "Mariblanca", al oso y el madroño, han levantado la plaza y la han vuelto a tapar. Una estación nueva de cercanías, otra más. Dicen que una obra necesaria. Creo recordar que no lejos de aquí está la estación de Recoletos, en sentido contrario la de Atocha. Un poco más lejos la de Nuevos Ministerios y más arriba Chamartín. Pero había que hacer otra en Sol. Como colofón a la obra la cosa esa rara de la entrada. Una cosa metálica, acristalada. Desde lejos parece un híbrido entre la carpa de un circo y una ballena. El arte moderno tan poco entendido por las clases populares y tan apreciado por la pijo-progresía parasitaria. Frente al híbrido de acero y cristal, el edificio de la presidencia de la Comunidad de Madrid; la Casa de Correos, donde se haya el famoso reloj que da paso a un nuevo año de esperanzas incumplibles y nuevos saqueos de los bolsillos ciudadanos. También es sede, el histórico edificio, éstos días de vino, rosas y alumbrados navideños sin motivos navideños, de un belén, gigantesco. La inquilina del edificio, tan campechana, tan cuca, tan pueril, ha hecho las delicias de sus seguidores y, al mismo tiempo, ha hecho jurar en hebreo a los responsables de la colocación del belén, al ocuparse personal y mediáticamente, de que en la representación gigantesca del nacimiento de nuestro Señor, haya lavandera, como está mandado, y hasta caganer.
Bien. ¿Qué les ha parecido el paseo? ¿Largo? Pero se les ha hecho corto; ¿a qué si?. Pues nada, nada. Ahora, en las próximas elecciones van y votan ustedes a PSOE o PP, ¿eh?. Venga, venga. Si no nos vemos; felices fiestas, ¿eh?. Y mucho cuidado con los polvorones, traguen despacito. Vale, vale. Adiós.

No hay comentarios: