Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 31 de enero de 2011

Yo, con Alex.


En los albores del Renacimiento, hubo un acontecimiento que revolucionó la relación de la población mundial de la época, con la cultura, sobre todo con la literatura: La aparición de la imprenta. Hasta entonces los libros se copiaban uno a uno en los monasterios. Éstos eran los auténticos centros, junto con las universidades, del saber. Los monjes copiaban pacientemente antiguos códices, la obras de los pensadores y científicos clásicos nos llegaron a través de ellos. Eso si, el pueblo llano se mantenía en la inopia y el desconocimiento de la literatura y de las demás artes. Los monasterios, al igual que sirvieron para conservar, sirvieron para guardar la cultura de las miradas populares.
Eso cambió con la imprenta. La literatura se popularizó. Se multiplicaron por mil las obas teatrales, renació la lírica, una nueva teología se impuso, se buscó la razón. En definitiva, la cultura salió de su largo encierro medieval en los monasterios para darse a conocer a las gentes. Algo parecido ha sucedido con la aparición de Internet. Internet ha revolucionado el mundo de la cultura en general y de la literatura en particular. Al igual que hubo unos literatos aparecidos por y para la imprenta (Cervantes, Shakespeare, Dante, Quevedo, Lope, Góngora...), en los próximos años veremos aparecer literatos, dramaturgos, cineastas, hombres y mujeres de cultura en definitiva, aparecidos por y para Internet.
Ésta circunstancia es algo a lo que se oponen ciertos personajes vinculados a la cultura en general y en particular, al cine y a la música. Son los nuevos inquisidores, que, ahora, no hacen uso del Santo Oficio para perseguir a la "nueva imprenta" que es Internet, sino que hacen uso del Ministerio de Cultura y de leyes restrictivas y persecutorias de la libertad, como la tristemente famosa "ley Sinde", recordemos, apoyadas por el PP y por el PSOE.
Los malos tienen miedo a Internet. Es algo que no pueden controlar, que se les escapa de las manos. No es posible controlar la red, como controlan los diarios escritos, las emisoras de radio o de televisión. Las revoluciones llevadas a cabo en estos días en Egipto y en Túnez son por mediación de Internet. El gobierno tunecino, por ejemplo, pudo tapar la boca a la televisión, la radio y los medios escritos, pero no pudo tapar la boca a Internet. Si; los "malos" están acongojados con Internet. Por ellos nos tachan de piratas a todos los que intercambiamos archivos a través de la red. Ese es el primer paso, el siguiente será cerrar blogs y páginas críticas y vivir, sobre todo, del presupuesto los mismos de siempre.
Alex De la Iglesia, me parece un buen director. "El Día de la Bestia", su película más famosa, marcó un antes y un después en el cine español. Alex intentó y lo consiguió, dialogar con las asociaciones de internautas. A las y los "Sindes" de turno no les gustó ese diálogo. Ellos están a lo que están; persiguiendo a la libertad, otra vez la Inquisición persiguiendo herejes. Hace unos días, a través de su Facebook, Alex, con nariz de payaso en ristre, dijo que se iba, que dejaba la presidencia de la academia cinematográfica, que no estaba de acuerdo con la "ley Sinde", ley que por cierto ha apoyado el PP (Ya te vale Mariano) y sobre todo que se iba por no estar de acuerdo con la falta de dialogo, con la opinión monolítica, con el "conmigo o contra mi" del colectivo de cineastas y artistas en general que apoyan la ley de marras. En Twitter, Pérez Reverte, muy originalmente, ha aparecido también con su nariz de payaso apoyando a Alex. Se anuncian movilizaciones de internautas para el día de la entrega de los Premios Goya.
Sirva como homenaje a Alex, la foto que corona éste comentario. Yo, con Alex.

2 comentarios:

Maribeluca dijo...

Y yo...abajo los robacroquetas de la SGAE y demás chupópteros de la "cultureta".
Saludos.

Viriato, pastor lusitano. dijo...

Pues abajo. Saludos.