Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 27 de marzo de 2011

¡Vaya Semanita!


Esta semana que ahora dejamos atrás, seguramente en el futuro no entrará en los anales. Pues debería entrar. La cosa es sencilla, simple, meridianamente. Ha sido la semana de la mentira, más que nunca. Dirán ustedes que vaya novedad; que qué pasa, qué si en las demás semanas no hay mentiras, medias verdades, medias mentiras y demás. Claro que las hay, pero no son, o van a ser, tan claves como las de esta semana que hemos pasado.
Empezamos por el principio (Toma perogrullada). Zapatero y la guerra de Libia. Los políticos mediocres, los mequetrefes, los peleles, los cobardes, siempre, para salir del paso, utilizan la huida hacia adelante, para parecer valientes, para parecer activos, para dar confianza. No se crean nada. La mentira oficial nos quiere pintar a Gadafi como lo contrario a como nos lo pintaban unos meses antes, un tirano, un dictador cruel y excéntrico. Podemos estar de acuerdo en todo ello, pero, miren que han tardado en verlo así. Todo el mundo veía al coronel Gadafi así, menos los dirigentes de todo el bloque occidental, que lo veían, repetimos como un aliado, un poco raro, eso si, pero nada peligroso. Por arte de Birli-Birloque, a Gadafi, en Bengasi, curiosamente donde está el petróleo libio, le ha salido una oposición democrática: nada más y nada menos que el ex ministro de justicia en el gobierno de Gadafi, que es quien comanda a la supuesta tropa democrática. Casi nada. Me imagino cual puede ser el currículum de éste individuo. Bien, pues ahí está "Desgoberneitor", con Sarko, con Obama, con Cámeron (No Cámeron Díaz, que está para comérsela, sino, David Cámeron, el Primer Ministro británico), y con otros similares, de menor enjundia y cuantía internacional, idos allá, como ZP, para auto echarse flores y desviar su cruda y triste realidad nacional. El por qué, oficial, el que nos llega a través de los medios habituales de propaganda es que estamos allí para combatir a los malos, que nosotros somos los buenos y que tralarí, tralará. Lo de siempre. Quién te ha visto y quien te ve, ZP.
Podemos seguir por esta semana, que debería pasar a la historia, ya decimos, porque es el principio del principio del fin. Portugal. País hermano, aunque no amigo, la patria de Camoens, de Pessoa, de Saramago, de Amalia Rodrigues...de José Morinho. ¡Ay Portugal, por qué te quiero tanto!. He aquí que Sócrates, el "Desgoberneitor" de allí, pone sobre la mesa una serie de recortes. Nada serío. Recortes sociales, de sueldos, de pensiones, de derechos sociales. En fin, poca cosa. En definitiva; recortes dirigidos a la parte más débil: parados, pensionistas, estudiantes, currantes, pequeños funcionarios. Gentecilla que como todo el mundo sabe, son los culpables de la crisis. Sócrates vio lo que hizo su primo ZP aquí en España, la bajada de pantalones que ha protagonizado ante Europa, y dijo: "Pues yo también quiero". Lo que les decía antes: la huida hacia adelante. Lo que si no es como en España, es el parlamento portugués que, le echó para atrás las medidas y Sócrates se tiene que ir, al final. Tintintintintintintin! ¡Alarma, alarma!. "¿En que nos afecta todo esto a nosotros?", se preguntan los preguntadores de siempre en nuestra querida patria. "En nada"; se contrestan a si mismos. Todos los opinadores profesionales, pseudo-economístas, titiriteros catódicos, buhoneros de tres al cuarto, mercachifles, charlatanes de mesón, progres, carcas o medio-pensionistas, estaban por una vez, y sin que sirva de precedente, de acuerdo, en la mentira, media verdad o media mentira a echar al comedero del vulgo. "Portugal, no es España ni España es Portugal", decían, unos y otros. Da igual que España sea unos de los principales, sino el principal, inversor en el país vecino, da igual que nuestras entidades bancarias sean acreedoras de una parte importante de la deuda portuguesa. "España no es Portugal", continuaban diciendo. Y se pasaron así buena parte del día. Pero tienen razón. España no es Portugal. Es peor. Portugal no está dividido en satrapías incontrolables y despilfarradoras. Portugal tiene unidad de mercado, manda todavía un gobierno central, no diecisiete autonómicos. Bueno, y Europa, que también manda allí mucho. Repito: mis felicitaciones al parlamento portugués. La oposición a Sócrates ha demostrado estar al cabo de la calle, aunque no les vaya a servir para nada. Una pena. Eso si; algunos podría aprender a llevar a cabo una oposición como Dios manda.
Para terminar: el viaje de "Desgoberneitor" más allá de los Pirineos y su promesa a los "amos" de perseguir la economía sumergida y el empleo en negro. Todo esto está muy bien, pero luego "corona" la semana, ZP, con una reunión con los principales olig...¡Uy, perdón!, empresarios, quería decir, con los principales empresarios de este país, que no contratan ni por equivocación, teniendo a su disposición toda una amplia gama de contratos basuriles y tercer-mundistas como tienen. Esto es muy sencillo. Verán: para acabar con la economía sumergida, los empresarios tienen que contratar, los que no estén arruinados, claro, basicamente. Pero además, los trabajadores que estén currando en "negro" también lo tienen que ver claro. Un ejemplo: Madrid, mediados de febrero. Un fulano, en paro desde hace tres meses, cobrando el subsidio, se lía a repartir currículums a diestro y siniestro por la geografía capitalina. Lo llaman de una empresa de hostelería y le ofrecen un trabajo de camarero. Veinte horas semanales, 499 euros de sueldo. En el paro está ganando más de 800 más lo que saca de trabajos en negro. ¡Ven como es muy fácil!. ¡Claaaaro, hombre!. Hay que ofrecer a la gente contratos dignos y hay que vigilar a las empresas, básicamente. Es que hay casos, ¿saben?. Casos de empresas adjudicatarias de obras públicas destinadas a contratar lo menos 100 personas para realizar la obra en cuestión y que luego, por arte de magia han llevado la obra a cabo 20 o 25. ¿Serían esos 25 obreros primos hermanos de Superman y han podido con el trabajo de 100?. No. Es que los otros 75 estaban sin contrato y sin dar de alta en la Seguridad Social. Si es muy fácil controlar esto, hombre, lo que hay es que querer.
En fin. Semana movidita, entretenida, rica en anécdotas, para contar a nuestros nietos, vaya.

No hay comentarios: