Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

sábado, 7 de mayo de 2011

Acto Masoca.


No. No pienso ir a votar. Decidídamente. ¿Para qué? Estoy harto de ir a votar a tipos y tipas que no me representan para nada, que están fuera de la realidad. Estoy harto de participar en mascaradas de elecciones, de un país que está totalmente carcomido por un sistema corrupto. Estoy harto de participar en elecciones, donde los elegidos no tienen ningún deber hacia los electores. Por eso no voy a ir a votar. Es más; no pienso volver a participar en unas elecciones hasta que no haya un cambio en el sistema electoral, hasta que no haya una verdadera democracia en España, con un poder judicial sin politizar e independiente del poder político y, ambos, independientes del poder económico oligárquico. Así pues; cómo esto no va a cambiar, no se va a derogar el actual sistema electoral, no va a caer el actual sistema corrupto, nepótico, apesebrado, antidemocrático, antipatriótico, absurdo y obsoleto; me parece que no volveré a votar en mi vida. Es una magnífica ocasión para abrir una botella y ahogar las penas en ella. Nunca más volveré a votar.
Pero hay gente que si lo hará: Cómo acto de masoquismo ciudadano, cómo acto de pesebrismo intolerable, cómo acto de suicidio colectivo. Llamémoslo cómo queramos, el hecho es que va a haber mucha gente, la mayoría, que va a acudir el 22 de mayo a su colegio electoral correspondiente a dar su consentimiento al sistema, a dar su visto bueno al expolio, a dar el si quiero a la casta, a dar su beneplácito al nepote, a confirmar su apoyo a los recortes sociales que vienen, a los coches oficiales, a los lujos, a la corrupción, a la sinvergüencería, al desamparo de los más débiles...Tienen derecho a hacerlo, aunque no nos guste, aunque gracias a todos los que van a ir el 22 al colegio electoral con el bozal puesto, estemos cómo estamos en la actualidad. Están en su derecho y nosotros debemos respetar ese derecho. Esto no tiene nada que ver con la democracia. Esto solamente tiene que ver con el respeto entre personas.
Ya que es inevitable que la masa, la mayor parte de ella, vaya a retratarse al colegio electoral el día 22 de mayo, si me gustaría advertir a lo que se exponen a los convencidos, masoca-electores, que lean éste escrito, a los que dicen que es su deber ir a votar y reconocen hacerlo con la nariz tapada, a los que el 22 de mayo darán el "si quiero" al PPSOE. Es nuestro deber, de buenas personas, de buenos cristianos, de hombres de bien, impedir, o al menos intentarlo, que mueran tontos.
El día 23 de mayo, o el 22 de junio a más tardar, experimentaréis en vuestra mente algo parecido a la ira contenida. Tendréis la sensación de haber sido engañados una vez más, pero esta vez con más énfasis. Os arrepentiréis de haber ido a confirmar en su puesto a los títeres de la oligarquía. Es fácil, es sencillo, es simple. Al día siguiente de las elecciones municipales y autonómicas desmontarán el chiringuito. Habrá recortes en todo: En sanidad, en educación, en servicios sociales de diversa índole. El día 22 iréis en masa a las urnas a confirmar lo que todos sabemos: Qué serán las clases más humildes los que paguen el pato de tanto despropósito. Ahí es nada.
Yo he cumplido; les he advertido. Hoy, durante la campaña, todo serán vino y rosas. Lo malo vendrá después.
Ustedes mismos.

No hay comentarios: