Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 15 de mayo de 2011

Aquí no se vota a; aquí se vota en contra de, y claro...



Lo he podido constatar esta mañana, escuchando la radio. Esta mañana, el conductor de un programa de radio (De cuyo nombre no quiero acordarme) abría micrófonos y cedía la palabra al pueblo. "Llame usted, señor, señora, señorita, y díganos a quien va usted a votar en las elecciones municipales y autonómicas, aquí en Madrid (El programa era local) el próximo domingo, 22 de mayo. Me veía venir lo que pasó después. La mayoría del personal que llamó era gente que iba a votar a Esperanza Aguirre (No dieron una razón concreta, sólo dijo la mayoría de ellos que porque lo había hecho muy bien, sin especificar nada, ni motivo ni razón, algo muy español) a pies juntillas. También iban, muchos, eso decían al menos, a votar a Alberto Ruiz Gallardón para la alcaldía de Madrid. Aquí la cosa no estaba tan clara cómo con la señora Aguirre. Los que confesaban su apoyo incondicional a la "lideresa", confesaban solamente un apoyo parcial a don Alberto. "A Gallardón lo votaremos tapándonos la nariz", confesaron unos. "Yo no estoy nada de acuerdo con lo que ha hecho Gallardón en Madrid, pero con tal de que no vengan los sociatas, le voy a votar", confesaron otros.
Es la paletada, el "talibanismo", el pensamiento único, el tipismo cainita y el absurdo tradicional del pueblo español llevado a sus extremos. Cómo se puede votar en contra de, y no a favor de. Cómo, encima se puede llegar a confesar eso en público, a calzón quitado, y no caérsele la cara de vergüenza a uno.
Yo, por activa y por pasiva, he dicho, he escrito aquí, que lo que necesita España, en mi muy humilde opinión, es un "revolcón", un cambio de mentalidad colectiva, un cambio de sistema, salir de las letrinas de la historia, que es donde nos encontramos. Reconozco que así, con un pueblo tan aborregado, sin conciencia crítica, que no es capaz de detellarte mínimamente el por qué de su voto, es imposible.
Aquí se es del PP o del SOE, cómo se es del Madrid o del Barça; de Joselito o de Belmonte, liberal o carlista. De ahí nuestra crisis de valores, nuestra crisis económica perpetua, el nepotismo de nuestros políticos, el sistema corrupto en el que nos movemos y nuestra absurda manera de ver el mundo.
Ahí tienen ustedes la crisis. Ni más ni menos. Tripitimos: El próximo domingo, millones de personas, sin saber muy bien por qué, irán en masa a votar en contra de; en definitiva a votar al PP-PSOE, una vez más. Absurdamente, paletamente, tozudamente, asombrosamente. Nadie irá a votar a. Todos, o casi todos, la mayoría irán a votar en contra de.
Eso lo sabía muy bien el ínclito Alfonso Guerra; un maestro en estas lides. Allá por los años ochenta, iba por esos pueblos de Dios, animando a la gente a votarles porque venía la derecha y les iba a quitar las pensiones, y el subsidio de paro, y tal o cual cosa. Y la gente iba y votaba. Y la gente iba y votaba, no a favor del entonces PSOE de Felipe González. La gente iba y votaba en contra del PP de Manuel Fraga, o de Hernández Mancha o de Aznar. Sabía don Alfonso que este país había cambiado muy poco desde la época de Romanones. Ya el personal no era analfabeto crónico, eso pasó a la historia. Ahora era analfabeto funcional, o era analfabeto político. Eso si, con la misma dosis de cainismo y de mala leche que en la época de Romanones.
Han pasado más de 20 años desde que don Alfonso Guerra iba por esos pueblos de Dios apelando al cainismo, la mala leche y el miedo, para que la gente votara contra la derecha, para que saliera elegido el SOE. Esta mañana, escuchando a, quizá otra gente, veinte y tantos años después, unos se da cuenta de que nada ha cambiado. El personal sigue siendo igual de talibán que entonces, sigue siendo analfabeto funcional, sigue teniendo la misma mala leche y sigue votando en contra de.
No tenemos remedio.

2 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

O a peor, que incluso el nivel de los políticos alcanza niveles ínfimos: hay que ver ahora a Peces Barba y quien le vió
Saludos blogueros

Viriato, pastor lusitano. dijo...

Hay que ver a muchos, ahora, y quien los vio, hace unos años. Saludos.