Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 11 de mayo de 2011

La realidad se va imponiendo.


La política "burrocrática", irreal, ficticia, de toreo de salón de la Unión Europea, nos venía a decir que había que rescatar a Grecia, imponiéndole más cargas de las que la economía helena podía soportar.
La realidad nos dice eso precisamente; que Grecia no puede aguantar el peso de la deuda a la que se le ha condenado, que se fue demasiado duro, demasiado inflexible, imponiendo políticas económicas erróneas a las débiles economías del sur de Europa. Ahora, probablemente, haya que refinanciar la deuda helena. Ahora, Grecia trata de decirnos, que igual no puede pagar. Han saltado las alarmas en París y en Berlín, no porque les importe un carajo la suerte de los pobres griegos, han saltado las alarmas porque son franceses y alemanes los principales acreedores.
La realidad empieza a imponerse. No se pueden poner puertas al mar, ni al campo, por más que se empeñen algunos, dos más dos, siguen haciendo cuatro.
El sino del usurero es encontrar a quien hacer usura. Esto, cuando el usurero es el alcalde del pueblo, el que manda, es un grave problema para el pueblo. No hay duda.
A la señora Merkel y al señor Sarkozy, no les importa hacer converger los distintos intereses de los distintos pueblos de Europa, de los Urales a la península ibérica, de Malta a Islandia. Los señores Merkel y Sarkozy no tienen una visión europeista de Europa; he ahí el problema. Esta señora y este señor, tienen una visión francófila y germanófila de Europa. He ahí el gran problema.
Estamos ante un momento histórico: Nunca antes una visión francófila convergió tan bien con una visión germanófila. Antes eran visiones antagonistas. Tanto lo eran que provocaron no pocos conflictos inter-europeos.
Por eso se cargaron la CEE para dar paso a la UE. La Unión Europea se podría llamar mejor, la unión franco-germana.
¿Qué nos dice la historia al respecto? Pues la historia nos dice que las visiones francófilas y germanófilas de europa, nacen, crecen, se desarrollan y acaban siendo vencidas por Inglaterra. Eso nos dice la historia, la cual dicen, es cíclica, tiende a repetirse cómo una fabada asturiana.
La realidad es tozuda; demasiado. Esa realidad nos dice que en su afán por convertir la Unión Europea en una sociedad gregaria de los intereses franco-germanos, están a punto de cargarse las frágiles economías del sur del viejo continente. Van a tener que replantearse su actuación en Grecia, quién sabe si en Irlanda, a lo mejor en Portugal. Todo ello sin haber tenido que intervenir, todavía, la economía española.
Hace un par de días, el comisiario económico de la UE, don Joaquín Almunia, intentaba tranquilizar a todos, con respecto a la supervivencia del euro. "Grecia no va a salir del euro", declaraba el bueno de Don Joaquín, "es más, hay cola para entrar en el euro", volvía a declarar el bueno de Don Joaquín, sacando pecho. Todo esto venía a cuento de los rumores que circulan por ahí, sobre el abandono del euro por parte de Grecia.
Normalmente los políticos no suelen darle bola a los bulos. ¿Por qué ahora?.

No hay comentarios: