Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 19 de mayo de 2011

Movimiento 15 de mayo. Reflexiones.


Pedíamos movilización; ahí la tenemos. Pedíamos a la juventud que despertara; ahí los tenemos. Pedíamos contestación ante todo lo que está ocurriendo, ante la clase política y económica de éste país, que está empeñada una vez más en irse de rositas y cargar con el mochuelo a los de siempre; ahí está la contestación, aunque a algunos no les guste, aunque a los políticos les haya cogido esto con el paso cambiado, bailando chotis y comiendo churros en la pradera de San Isidro, dándose un baño de multitudes, luciendo hipocresía y riéndose del personal por lo "bajini".
Algunos, los sicarios de mesa y tertulia de cada mañana, de cada tarde y de cada noche, en las distintas cadenas de radio y televisión, dicen que les extraña mucho que esto se produzca ahora, en plenas elecciones, lanzando al aire el petardo de la sospecha.
Es fácil de entender porque se produce esto ahora y no después de las elecciones. Es sencillo, es simple, es claro. La gente, el personal, ha visto como una vez más la clase política les chotea, les miente, se ríe de ellos, y claro, eso es muy difícil de aguantar, una vez más, y van...Ni se sabe ya el número. Con la que está cayendo no es plan de aguantar una elección más de medias verdades y de mentiras completas. Precisamente ha sido esta campaña la que ha sacado, de una vez, a la gente a la calle.
Yo estuve allí, El día 15, en la manifestación. El 16 fui a ver al personal que se había quedado en Sol. Había de todo: izquierdas, derechas, currantes, estudiantes, parados, jubilados. De todo un poco. En la madrugada del 17 la policía los desalojó de la plaza. Es igual, volvieron, con más fuerza, con más ímpetu, con más gente. La Junta Electoral de Madrid dio orden de que se desalojara la plaza, de que se acabara con las protestas, en la tarde de ayer. Ante el riesgo de catástrofe, la policía, con buen tino, desistió.
Algunos llaman a la gente que está en Sol, anti-sistemas. No se. Pienso que alguien que aboga por la democracia real en sus peticiones no puede estar nunca cotra el sistema democrático. Al contrario, ese alguien, creo, que lo que aspira es a mejorar ese sistema democrático. ¿Se puede estar contra el sistema pretendiendo que los políticos atiendan a los intereses de quien les ha votado, la mayoría, y no a los de una minoría olígárquica? Me parece que no. Lo que quieren ellos, lo que quiero yo, lo que queremos casi todos, es que éste sea un sistema que responda a las necesidades de la mayoría y no al capricho de la minoría. ¿Es eso ser un anti-sistema?.
¿Qué va a pasar ahora? Es difícil. Pienso que los políticos tendrán que oir el clamor de la calle, de eso no hay duda. Son muchas las voces que claman por la reforma de un sistema que nació con miedo, hace treinta años. Este pueblo se ha hecho mayor y quiere, necesita, decidir por él mismo. Ya no valen despotismos, ya no valen direccionismos, ya no valen intereses escondidos y ocultos. La voz de la calle ha hablado en Madrid y en más de sesenta ciudades españolas más y ha dicho que quiere una democracia real, que no quiere corrupción, que no quiere una partitocracia, que no quiere nepotismo, que quiere transparencia, que quiere ser dueña de su destino.
Luego está la labor de los medios de comunicación, a los que la concentración ha cogido, también, encerrado entre dos fuegos, deudores de favores pasados y pendientes de los futuros, han intentado la mayoría de ellos, quitar hierro al asunto. Lo que vale para la casta política, también vale para ellos. Basta ya de anteponer los intereses de unos cuantos a los de todos. Por cierto; también hubo alusiones a la libertad de expresión en la manifestación del domingo. Que se apliquen el cuento si no se quieren quedar en fuera de juego. Luego se quejarán de que Internet esté sacando a relucir sus carencias y su desvergüenza. Ellos mismos.
En que va a quedar todo esto; no lo sabemos. Suponemos, deseamos, queremos, creemos, que este barco va a llegar a buen puerto. Debe ser así. Tiene que ser así. Hace tiempo, en éste humilde blog, alertamos sobre la posibilidad de que la gente empezara a salir a la calle sóla, una vez lo tuviera todo perdido, desorganizadamente, cada uno por su cuenta y riesgo, vista la institucionalización de los sindicatos, de los partidos políticos y demás compañeros mártires. Alertábamos también del peligro de subvencionar la parálisis sindical con el dinero de todos.
Parece que estábamos en posesión de la verdad. ¿No?

No hay comentarios: