Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 28 de junio de 2011

Extremadura.


Pués verán ustedes; el caso es que yo soy extremeño. No; no se me asusten. No vengo a reivindicar que el castuo tenga tratamiento de cooficialidad en la región, ni un estudio detallado sobre el ADN de la vaca retinta en la Extremadura central, ni el reconocimiento como raza autóctona de la gallineta del Guadiana, ni el RH positivo, negativo, neutro o mediopensionista de los individuos nacidos en Extremadura que tengan entre sus ancestros a alguien con los apellidos Godoy, Orellana, Pizarro, Cortés, Valdivia, Balboa, Obando o Rodríguez Ibarra, Fernández Vara o Monago, ni el tratamiento de nación, ni nada por el estilo. No. Para eso se sobran y se bastan otros. Es curioso; si estas reivindicaciones las hace un extremeño, igual le llaman paleto; si las hace un vasco; le llaman abertzale (Patriota en la lengua del imperio). Cosas de nuestra inmortal estupidez.
El caso es que hoy me he levantado en plan reivindicativo periférico. En ello ando todavía.
Estuve hace poco en la "tierrina", pasando calor y escuchando las quejas de mis paisanos. "Qué si en Madrid no nos comprenden." "Qué si siempre igual." "Qué aquí seguimos muy discriminados, si nos comparamos con el resto del imperio." "Qué claro, qué como esto se hace en Extremadura, pues que es un disparate. Otro gallo cantaba en el País Vasco o en Cataluña". Se referían los paisanos, al tan traido, al tan llevado, al tan nombrado, al tan hablado, pacto entre IU y el PP en Extremadura.
El caso es que tal pacto no existe y aún así, los profesionales de mesa y tertulia, aquí en el foro, en la "capi", en la villa y corte, donde tengo el inmenso honor de sobrevivir, insisten, una y otra vez en que si existe un pacto en Extremadura entre Izquierda Unida y el Partido Popular, para descabalgar a Fernández Vara de la poltrona de la Junta de Extremadura y subir a Monago.
Ya les dije antes que iba a hacer un poquito de demagogia periférica, regional, provinciana, de txapela, fajín, albarcas y pantalones de pana. Lo siento, no tengo más remedio. Es ineludigble que lo haga. Es justo y necesario.
Para comprender la situación en Extremadura, hay que haber vivido allí durante años.
Durante treinta años, que se dice pronto, el PSOE, con Rodríguez Ibarra al frente, ha gobernado, ninguneado, chuleado, y muchos otros "ados" más, al resto de las fuerzas políticas extremeñas. PP, Extemadura Unida, e IU, han venido sufriendo 30 años de rodillo. Claro está que con el visto bueno de la mayoría de los extremeños, que una elección si y otra también le daban el "si quiero" a Rodríguez Ibarra.
Dicen los que saben de esto que el sistema autonómico le ha sentado bien a España, que se ha acercado el estado al ciudadano, que "bla, bla, bla, bla...". En treinta años de autonomía, los extremeños, tienen, tenemos la sensación, de que hemos dejado pasar algunos trenes.
La sociedad extremeña depende en su mayor parte de el sector público, subvencionado y nepotista, y del campo. Miren; ahí hemos avanzado, en 1982 en su gran mayoría dependía del campo.
El caso es que los extremeños, en las últimas elecciones, decidieron quitarle apoyos al PSOE en beneficio de PP e IU. El PP ganó las elecciones, y se quedó a un escaño de la mayoría absoluta. El SOE extremeño se pego una buena costalada.
Izquierda Unida en Extremadura y el PSOE no se pueden ver. No se llevan. No se juntan. Quizá tenga que ver con los treinta años de política de rodillo y prepotencia del PSOE. Quizá. El caso es que las
bases de la coalición de izquierdas han decidido abstenerse y permitir la democrática medida de que gobierne la lista más votada en las últimas elecciones. Pero pacto, lo que se dice pacto, no lo hay.
Y sin embargo los medios de comunicación nacionales, de filiación pijo-progre la mayoría de ellos, dicen que si, y aluden a una supuesta pinza entre PP y PSOE.
En el País Vasco gobiernan PP y PSOE y nadie habla de pinza. ¿Por qué en Extremadura si?
No lo entiendo.
No lo comprendo.
¿Alguien me lo podría explicar?
Y encima va Cayo Lara, al que hace poco mojaron los indignados y le gritaron que no les representaba y amenaza con represalias a sus compañeros de IU en Extremadura si permiten la democrática medida de permitir que gobierne la lista que el pueblo extremeño ha votado mayoritariamente.
Y de esta actitud de don Cayo, nadie dice nada.
Nadie la critica.
La ven correcta.
Sus cerebritos han llegado a la conclusión de que IU y SOE son de izquierdas y que claro...
De izquierdas un partido que congela pensiones y baja sueldos a funcionarios. De izquierdas un partido que es tan comprensivo con la banca y con sus malas prácticas.
Y luego se extraña don Cayo que los "indignados" le tiren agua, que le griten al oído que no es de los suyos.
Esto era todo.
Espero no haber sido demasiado demagogo-periférico, pero era necesario. Lo sigue siendo.
Por cierto; en Extremadura se abre un interesante periodo de equilibrio de fuerzas en el que nadie va aplicar el rodillo a nadie.
Igual sale bien.
Esperemos.

Por qué semos asina; pardos,
del coló de la tierra,
los nietos de los machos que otros días
triunfaron en América

(Luis Chamizo. El Miajón de los Castuos)

No hay comentarios: