Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 4 de agosto de 2011

Cuando una manera de hacer las cosas conduce al mundo a una crisis.



Qué no les mientan, que no les escondan la verdad, que no les engañen; al margen de los problemas domésticos que podamos tener aquí en España, que son muchos, en el mundo existe una manera errónea de proceder, de manejarse, en resumidas cuentas; la mejor manera de ir hacia el sumidero de la historia económica.
Después de la II Guerra Mundial, la economía global tomó dos caminos: Uno al este y otro al oeste del telón de acero que surgió en Europa, y en el mundo.
El camino que estaba al este, sabemos que se fue al garete, gracias a la desigualdad, a la falta de libertad, a la omnipotencia de los estados que tomaron, libre u obligadamente ese camino.
El camino que estaba al oeste, en un principio intentó, y lo consiguió combinar capitalismo y libre mercado y estado del bienestar, lo que los llevó a una superioridad sobre los del este en lo que a progreso económico y conquistas sociales se refiere.
Durante años; todos los que duró la "Guerra Fría", occidente intentó, y casi lo consigue, demostrar al mundo, y de paso, a los del bloque del este, que se podía combinar capitalismo y bienestar social. La clase trabajadora se convirtió en clase media y consiguió un alza en su estatus económico hasta entonces nunca visto. En resumen; el sistema capitalista, principalmente el europeo, premió a la demanda.
A las empresas, grandes, medianas y pequeñas, no les dolía en prenda el que se estimulara esa demanda para que esa clase media incipiente consumiera.
La clase política y la empresarial de los paises occidentales estimularon esta situación y consiguieron unas sociedades aceptablemente igualitarias, no perfectas, eso si, pero bastante aceptables desde el punto de vista de la equidad y la igualdad de oportunidades entre clases.
En resumen; a la empresa de la posguerra no le importó renunciar a una parte de sus beneficios con tal de tener paz social y sobre todo de demostrar "a los del otro lado" lo bien que se vivía al oeste del telón, con libertad y con progreso económico.
Resulta que el telón cayó y ya no hizo falta demostrar nada a nadie. El tablero de ajedrez global empieza a cambiar. En los noventa, se empieza a globalizar la economía más que nunca, empiezan a caer las fronteras, empiezan a emerger "potencias" como China, con su modelo mixto que mezclaba lo peor del comunismo y lo peor del capitalismo, en un mismo país. Se empieza a premiar a la oferta en detrimento de la demanda, se empiezan a deslocalizar empresas, se empieza a abaratar la mano de obra...
China y el sudeste asiático se convierten en la fábrica del mundo, en occidente la demanda se cuida a base de crédito,las grandes empresas, los bancos, empiezan a fusionarse unas con otras, la producción y distribución de bienes y servicios y su financiación cae en unas pocas manos. Es el último gran negocio. Por supuesto se necesita que haya menos estado, globalización económica, pérdida de derechos, destrucción del estado de bienestar.
Pero esta manera de entender la economía tiene un fallo, terrible, silencioso, como un terrible y silencioso cáncer que acabará irremediablemente con el sistema: La necesidad de crecer infinitamente llevará, más pronto que tarde a un colapso causado por el excesivo crédito y la depredación acelerada de los recursos naturales del planeta.
Estamos sufriendo los primeros síntomas de ese cáncer, que de seguir así acabará irremediablemente con la economía mundial.
Para conseguir sus propósitos, los responsables de la economía mundial pusieron a su favor a los expertos económicos, que no vieron venir la catástrofe, o que no la quisieron ver venir. También pusieron a los "mandos" de todas las economías nacionales del planeta a personas que no creían en la soberanía económica de cada país, que no creían en el estado de bienestar, en definitiva, que no creían en el estado-nación. Pusieron al tigre al cuidado del cordero. Todo ello, por supuesto, no se podría haber conseguido sin la estimable colaboración de los medios de comunicación mundiales, metidos también en esta vorágine, y encargados de convencer y de idiotizar a la opinión pública de cada país.
Ahora; nadie se atreve a dar marcha atrás, nadie se atreve a contradecir la versión oficial. Ahora, estamos ante la paulatina y lenta, pero segura, destrucción de los estados-nación. Es el último gran negocio antes de la debacle; el conseguir gestionar y privatizar el estado de bienestar. Son miles de millones de euros. Imagínense; gestionar las pensiones, la sanidad, la educación de millones de personas. Principalmente en Europa, porque en Estados Unidos ya la gestionan.
¿Es que no lo ven?...

No hay comentarios: