Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 16 de octubre de 2011

15-O. La democracia de las tabletas.



Sábado, 15 de octubre de 2011.
Se declara una jornada mundial contra el sistema establecido. Miles de indignados pretenden tomar la calle en medio mundo. Nueva York, Londres, París, Berlín, Roma, Madrid...
Millones de personas, tableta, iPhone, móvil en mano, salen a la calle a manifestarse, a comunicar al mundo su estado de desacuerdo con las pautas establecidas por la oligarquía mundial.
El 15-M, movimiento que en principio, este que os mal escribe apoyó, pretendía mejorar el sistema, pretendía más implicación de la gente en el mismo, pretendía entrar en el campo de juego.
De ahí se ha pasado, no sabemos muy bien a que. Unos reivindican el amor libre. Otros reivindican la "okupación". Otros la desaparición del sistema, de partidos, de sindicatos, de asociaciones...Repito; yo estaba con los de ¡Democracia real ya! y sus reivindicaciones pidiendo, eso; una democracia real.
La democracia real necesita partidos, necesita sindicatos, necesita asociaciones y lo primordial, necesita personas.
No; yo no quiero que se destruya el sistema, quiero que se reforme, quiero participar en el, pues hasta ahora no me han dejado.
Sábado, 15 de octubre de 2011, miles de personas, incapaces de comunicarse como no sea a través de las redes sociales salieron a la calle, sin saber muy bien por qué salían.
¡Ay, las redes sociales! ¡Cuanto le deben los responsables de Twitter y de Facebook a los indignados, que dicen combatir el capitalismo oficial, mientras se manifiestan y se comunican a través de unas de las armas que el capitalismo oficial posee!
Y sin embargo los que si deberían estar, de verdad indignados, no salieron. Unos no querían, otros no podían, otros; todavía tienen mucho que perder y muy poco que ganar. Miles y miles de trabajadores, los llamados trabajadores no cualificados por el snobismo reinante, aguantaban el sábado 15 de octubre en sus puestos de trabajo, cada vez peor mirados, cada vez peor tratados, peor pagados, peor defendidos por sus sindicatos, con sus derechos cada vez más pisoteados, en el sector servicios, en construcción, limpieza, hostelería, comercio, cuidado de niños, de ancianos; muchos de ellos inmigrantes, algunos sin papeles, realizando trabajos no queridos por los españoles, en algunos casos.
Gente que ya estaba en precario cuando esto era Jauja, a los que se les recetaba contención salariala principios de década para mirar por el crecimiento económico del país.
Esos no salieron ayer a la calle.
Esos, saldrán. Y el día que salgan empezará la verdadera rebelión, porque el día que salga toda esta gente querrá decir que las condiciones reales de trabajo en España están ya por los suelos.
Ellos tienen el poder de cambiar las cosas. Los "malos" lo saben. Ellos son los únicos que pueden paralizar un país.
Cuando ellos salgan, entonces, échese usted a temblar, pues si; entonces habrá sonado la trompeta, entonces si que se habrá desbordado el vaso.
Lo demás son pataletas de niño pijo. Pataletas contradictorias, malas copias de mayos del 68, batallitas de futuros abuelos Cebolletas. Por ahora.
Por ahora, mejor que sea así.

No hay comentarios: