Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 5 de octubre de 2011

Desinformación y manipulación, en vez de censura.



Pensaba yo que podía ser un espía o algo parecido, y no es para menos; todos los días por la mañana, tempranito, con la fresca, el buen señor compraba en el quiosco que hay bajo mi balcón el periódico y, todos los días, hacía la misma operación, cojía le quitaba las páginas de opinión al diario y las depositaba en la papelera más cercana.
No paraba de preguntarme por qué lo haría, así que una mañana lo esperé sentado en el banco que hay al lado del quiosco. Aquella mañana, como todos los días, repitió la operación. Al pasar a mi lado le abordé: "Perdone caballero. Usted dirá que soy un entrometido, pero es que todos los días le veo a usted hacer lo mismo; compra su periódico y luego, a renglón seguido, tira usted las páginas de opinión en esa papelera de ahí, y no dejaba de preguntarme por qué hace usted eso".
El buen señor esbozó una sonrisa. "Hombre, todo el mundo que me ve hacer esto me pregunta lo mismo. Verá, es que todos estos que escriben en este y en otros periódicos, los tengo más que vistos y escuchados, cada noche, cada tarde, cada mañana, en Intereconomía, en la Sexta, en la Cadena SER...Ya se lo que van a poner en sus columnas, así que ni me molesto en leerlas". Cojí las páginas de opinión que el señor había tirado en la papelera y comprobé que tenía razón; los columnistas del periódico en cuestión eran los mismos que a diario participaban en las mil y una tertulias desinformativas habidas en las radios y teles, públicas y privadas del reino.
La desinformación ha desbancado a la censura. Ya no hace falta censurar a nadie como antaño se hacía. Basta con desinformar; y para ello, nada mejor que una buena tertulia.
Las tertulias, además, son baratas. ¿Cuanto se puede llevar a la buchaca un tertuliano por desinformar a la gente, día tras día, a traves de la pequeña pantalla, o de la radio, o de ambas a la vez? Seguro que no mucho, o si, según se mire, pero seguro que sale más barato que producir un documental u otro tipo de programa.
La formula es sencilla. No hace falta ir a Salamanca a aprender a configurar una buena tertulia desinformativa. Si la cadena en cuestión es "carca", la tertulia se compondrá de cinco tertulianos de ideologia "carca" y uno de ideología "progre". El juego desinformativo será el siguiente: Cinco contra uno. Lo de llevar a un "progre" a una tertulia "carca", será vendido como un brindis al sol de la pluralidad. Mentira cochina. El cinco contra uno será la clave, en la tertulia; el solitario tertuliano "progre" será desautorizado, ridiculizado, sus opiniones puestas en cuestión y silenciado, por los mayoría "carca".
Si la tertulia es "progre", pues lo mismo pero cambiando el orden de los factures, que no alterará para nada el producto. Esto es cinco "progres" contra un "carca". El resultado será siempre el mismo; la desinformación del personal.
Pruebe usted, mi querido o mi querida, sufrido o sufrida. Esta noche sintonice en su televisor una tertulia "progre" o una "carca", y verá que no le miento. Bueno, verá que no le miento si se entera usted de algo, como todos los componentes de las tertulias tienen esa feísima costumbre, tan española por otro lado, de gritar e interrumpir al vecino constantemente en una conversación, igual no sabrá usted si está viendo una tertulia política o "Sálvame diario".
Total; la fórmula es la misma.

No hay comentarios: