Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 31 de enero de 2012

Control, control.




En estos días de espera estamos escuchando aquello de control del déficit, techo de gasto, y otras expresiones antiexpansionistas. Como de macroeconomía no entendemos un pimiento, presumimos que quien nos las dice y que quien nos las receta si tiene algo de idea.

Todo eso del control del déficit y del techo de gasto, debe de estar muy bien, no voy a ser yo quien lo ponga en duda. El gastar con tino es una virtud. Pero ojo; nos han dicho que hasta que no volvamos a crecer a más de un 2% no volveremos a crear empleo masivamente, por lo tanto, nos preguntamos si el control excesivo del déficit será una buena idea.

Por ejemplo, se podría haber dicho control de gastos inútiles, y ahí, a lo mejor, el personal, que ya digo, no tiene, no tenemos, ni pajolera idea de macroeconomía, lo entendería mejor. Si; esa va a ser la clave. En el capítulo de gastos inútiles se podría haber metido el de las televisiones y las cadenas de radio públicas, megadeficitarias, manipuladas, vehículos propágandisticos satrápicos. En el capítulo de gastos inútiles se podrían meter también, porqué no, subvenciones dadas por parte de satrapías autonómicas con lengua vernácula a periódicos editados en esa lengua vernácula, que nadie o casi nadie lee. Son estos solamente un par de ejemplos. Se podría seguir con la venta de edificios públicos y con la abolición de los parlamentos regionales, con el cierre del Senado...En fin, así podríamos seguir todo el día.
Lo que está claro es que no es lo mismo un déficit fruto de haber dotado al Estado de infraestructuras necesarias y que en el largo plazo volverán a revertir en el mismo, que el déficit fruto de construir aeropuertos en los que no aterrizan ni despegan aviones, lineas de AVE que no usa nadie, etc, etc.

Si no distinguimos estos dos déficits, el que proviene de políticas productivas y el que proviene del nepotismo y la corrupción, estamos condenados a estrangular económicamente a España a largo plazo. A lo mejor es lo que se quiere. A lo mejor se prefiere a un buen pagador de deuda inflada y perpetua que un productor que pague la deuda que le haga falta para crecer.

Es una locura, por tanto, instaurar un techo de gasto, fijo, para todo, sin diferenciar, a donde se dirige ese gasto, poniendo en el mismo cesto gasto dirigido a educación y formación y gasto dirigido a subvencionar traductores de una lengua que no habla nadie.

Tenemos que tener en cuenta también que una economía como la alemana, que está totalmente saneada, podrá poner un techo menos a su gasto y a su déficit que una economía como la española, a la que le queda por andar un largo camino. Lo digo porque en los noventa, los requisitos que se nos ponían desde Europa a todos era no sobrepasar el 3% de déficit. Requisito que el gobierno español de José María Aznar cumplió, y los gobiernos francés y alemán se saltaron a la torera cada vez que les convino.

Estamos todos dentro del mismo club, pero no todos somos iguales. Me da en la nariz que lo que buscan es que sigamos así para siempre, y eso, no puede ser, simplemente.

lunes, 30 de enero de 2012

El modelo de revolución política: La revolución francesa: Las consecuencias de la revolución.



Es muy difícil establecer un balance de lo que significó este proceso complejo e intenso concentrado en unos pocos años. Pero conocemos algunas de sus consecuencias políticas, demográficas y sociales.

Profunda transformación política. El liberalismo
En la historia política nace el liberalismo. Durante todo el siglo XIX el pensamiento político se basa en que el pueblo es el verdadero soberano y el rey sólo un poder delegado que ha de gobernar en beneficio de aquél. Una ley fundamental, llamada Constitución, garantiza los derechos de los ciudadanos. El poder está repartido, según la doctrina de Montesquieu. El rey y sus ministros poseen el poder ejecutivo: gobierna, declara la guerra y dirige la política internacional. eL Parlamento es el depositario del poder legislativo, todas las leyes han de discutirse y aprobarse en su seno. Finalmente, los tribunales poseen el poder judicial: son los encargados de interpretar y aplicar las leyes. Al Parlamento se accede tras el triunfo en unas elecciones en las que todos o una parte de los ciudadano tienen derecho de voto. Esto exige que la política se desenvuelva en una atmósfera de publicidad, en la prensa y las diversas formas de propaganda. La política deja de ser algo secreto, relegado a las cámaras del palacio real.

Relativos efectos demográficos
Una revolución no puede evitar las víctimas, los muertos. Pero se ha exagerado hasta el punto de presentar en ocasiones a la revolución de 1789 como un baño d sangre. Los especialistas han calculado unos 40.000 muertos durante la época del terror, lo cual viene a ser la casi totalidad de las víctimas de la revolución. En principio se pensó que las víctimas de la revolución habían sido preferentemente nobles, pero esto no fue del todo así. Se conoce la procedencia social de 14.000, y en su mayoría son personas humildes. De los 400.000 nobles que existían en Francia en 1789, fueron ejecutados alrededor de un millar y abandonaron el país 16.000. El terror no destruyó la nobleza.

Tenues cambios sociales
La Iglesia perdió muchas de sus propiedades. La nobleza conservó la casi totalidad de sus tierras. Solo se expropiaron los bienes de los exiliados, que fueron subastados y la cuarta parte fue adquirida nuevamente por los aristócratas. La modificación más notable fue la supresión de los derechos feudales de los señores. En el régimen de propiedad los cambios fueron mínimos y subsistieron los latifundios.

En la historia europea, y no sólo en la historia de Francia, la revolución de 1789, señala un momento culminante de transformación. Los siglos XVIII y XIX, y aún el XX, se diferencian precisamente en los fenómenos derivados de esta gran convulsión que fue la revolución.

domingo, 29 de enero de 2012

"El Señor juzga a las naciones.
Júzgame, Señor, conforme a mi justicia y según mi inocencia"
(Salmos 7, 9)

sábado, 28 de enero de 2012

El modelo de revolución política: La revolución francesa: Las fases de la rovolución.



Pueden distinguirse, en general, seis etapas en un proceso revolucionario. Todas ellas se cumplen en la revolución política francesa de 1789: Difusión de las ideas revolucionarias, rebelión de los privilegiados, la revolución en manos de los moderados, la revolución en manos de los exaltados, la reacción contra los exaltados, plasmación de una dictadura o poder personal.

Difusión de la ideas revolucionarias.
La revolución comienza en las mentes, ya que sin ideas no hay revolución. Es imprescindible la aparición de personas que sustenten las doctrinas que socavarán los fundamentos del régimen existente.
En el siglo XVIII, en Francia, son los filósofos de la ilustración, especialmente Rousseau, con su doctrina de la sociedad política como un contrato, de la soberanía nacional y de la igualdad de todos los hombres que contribuyen a derribar el edificio político del Antiguo Régimen. Rousseau es el verdadero padre intelectual de la revolución. Sus libros fueron prohibidos en muchos reinos europeos, por el temor de que las ideas revolucionarias tuvieran éxito en sus territorios.


Rebelión de los privilegiados.
La rebelión de la aristocracia precede a la revolución y contribuye a conmover los cimientos de la monarquía. Puede parecer extraño que sean los sectores privilegiados los que inicien el enfrentamiento revolucionario, pero recordemos que la nobleza y el alto clero también tenían problemas y, en consecuencia, motivos de descontento. Los nobles se oponen a todo intento de reforma fiscal que les obligue a pagar impuestos; hacen fracasar los proyectos sucesivos de los ministros Calonne y Brienne.
La deuda del Estado en 1789 llegaba a cinco mil millones de libras (En Francia sólo circulaba dinero por valor de dos mil millones), cantidad exorbitante. Calonne considero urgente eliminar los privilegios económicos de la nobleza. La Asamblea de Notables, formada por nobles y jerarcas de la Iglesia designados por el Rey, se opuso a toda reforma que les perjudicase y solicitó la convocatoria de los Estados Generales, en los que participaba la burguesía. La posición cerrada de los privilegiados inició, de forma involuntaria el camino de la revolución.

La revolución en manos de los moderados.
Antes de la reunión de los Estados Generales, en los que intervienen representantes de la nobleza, el clero y el Tercer Estado, se invita al pueblo a que elabore los cahiers de doléances (lista de quejas). Por ellos se puede ver que la burguesía pretendía una tranformación del Estado francés que los privilegiados estaban muy lejos de desear. Se conservan unos 522 de estos "cuadernos". En ellos se ve como la nobleza y el clero se aferran a sus privilegios, la burguesía critica a la monarquía absoluta, obreros y braceros del campo aportan las críticas de la burguesía, los campesinos propietarios protestan por los impuestos. A los Estados Generales, divididos por el choque de los dos estamentos privilegiados con la burguesía, les sucede un organismo ya plenamente revolucionario, la Asamblea Nacional, cuyas funciones serán sucesivamente constituyentes (Asamblea Constituyente) y legislativas (Asamblea legislativa).
Hasta 1791 la revolución está primero en manos de los constitucionalistas, partido inclinado a una monarquía controlada por una Constitución. Después controlan el proceso los Girondinos, republicanos moderados partidarios del respeto a la ley. La Constitución girondina (1791) niega derechos políticos a los ciudadanos que no poseen un determinado nivel de riqueza o de cultura.

La revolución en manos de los exaltados.
En la fase aguda de la revolución las medidas son cada vez más radicales. Los jacobinos, con Robespierre a la cabeza, y los demagogos, cuya figura más destacada es Marat, utilizan el terror como instrumento para eliminar a todos los enemigos de la revolución (Tribunal Criminal Extraordinario, Comité de Salud Pública, Ley de Sospechosos). Robespierre consigue la condena a muerte de Luis XVI y María Antonieta, y después la de muchos de sus compañeros, más moderados (Dantón) o más revolucionarios (Hébert). El dios de los girondinos había sido el respeto por la ley; los jacobinos defienden el lema: Perezca la ley si la revolución ha de triunfar.

La reacción contra los exaltados
Se llama reacción thermidoriana (surge en el mes de thermidor del calendario revolucionario) al golpe de fuerza que en el verano de 1794 desplaza a los jacobinos y lleva a la guillotina a Robespierre. Surge un Directorio de cinco miembros, cuyo cometido es mantener la Revolución dentro de cauces de moderación.

Plasmación de un poder personal
Una figura en la que se concentran todos los poderes, defiende ciertos principios de la revolución y suprime los más extremistas. En cierto sentido el desenlace es contradictorio; Napoleón evoluciona desde la República hasta el gobierno personal y el imperio; las bases sobre las que sustenta su sistema políticos no son las del Antiguo Régimen, pero mucho menos los de la República de la revolución.

jueves, 26 de enero de 2012

El modelo de revolución política: La revolución francesa: Las circunstancias en las que surge.




Vamos a fijarnos con cierto detalle en la revolución que estalló en Francia en el año 1789. Hay un serie de hechos que debemos recordar: El comienzo de la revolución (convocatoria de los Estados Generales, Asamblea Constituyente, toma de la Bastilla), sus mitos ideológicos (Declaración de los Derechos del Hombre, Contitución de 1791), sus partidos políticos (Girondinos, jacobinos, etc), sus figuras clave, sus momentos culminantes.

Vamos a analizar la revolución de 1789 como modelo de revolución política, como nos afecta dos siglos después, teniendo en cuenta que la historia suele ser cíclica y se suele repetir. A lo largo de la historia las revoluciones se suceden unas a otras como motores de profundos cambios político-sociales. En todas se repiten una serie de elementos y fases. En el modelo prescindimos de los datos que se refieren a una sola revolución, y tratamos de resaltar aquellos elementos que , de alguna forma, encontramos en todas las revoluciones. Por ejemplo, la toma de la Bastilla o la muerte de Luis XVI sólo ocurren una vez, en la revolución que comienza en 1789; en cambio la actitud de los grupos sociales o las diferentes fases del proceso revolucionario, con diversas variantes, se repiten en otras revoluciones.

Para percibir con claridad estos elementos comunes observaremos tres aspectos del proceso revolucionario: La circunstancias en que surge la revolución, las fases en las que se desarrolla y las consecuencias que de ella se derivan.
Las circunstancias en que surge la revolución:
La revolución surge como explosión de una crisis doble: Crisis de la sociedad y crisis de las instituciones.
La sociedad francesa seguía siendo aristocrática. Dos estamentos, la nobleza y el clero, disfrutaban de todos los privilegios. Poseían riqueza y poder. El Tercer Estado, en el que se integraban burguesía y campesinos, abarcaba a la inmensa mayoría de la nación.
La nobleza era dueña de la quinta parte de las tierras del reino. Percibía de los campesinos una serie de tasas. La mayoría de los nobles vivían en Versalles, en torno al rey. Llevaban una vida acomodada gracias a los altos sueldos oficiales, las recompensas reales y las rentas de los impuestos. Pero una parte de esta nobleza estaba arruinada, sus gastos excedían a sus ingresos. En el campo, eran odiados por los agricultores, a los que extorsionaban con altísimos impuestos.
El clero, unas 120.000 personas, no constituía una clase homogénea. El alto clero procedía casi exclusivamente de la nobleza, residían en la Corte y hacía dejación de funciones. El bajo clero, de origen campesino, percibía ingresos escasos. Los diezmos que la Iglesia cobraba por cosechas, rentas de tierras y alquiler de inmuebles, beneficiaban casi exclusivamente al alto clero. Los pensadores de la época critican cada vez más los privilegios de la Iglesia Católica francesa, muy vinculada a la aristocracia y alejada del pueblo.
El Tercer Estado lo constituían las clases populares del campo y de la ciudad y la burguesía.
La burguesía constituía el sector preponderante que dirige la revolución en su propio beneficio. Dentro de ella se distinguen grupos muy diversos. Por una parte la burguesía comercial, especialmente en puertos como Burdeos, Nantes o La Rochelle y, por otra, los profesionales liberales que acceden a los cargos no reservados a la nobleza, y que tienen un papel social cada vez más importante. En una escala más baja, los artesanos, que ejercen oficios manuales y dependen de su trabajo, tienen dificultades ante la competencia de la naciente industria.
En las ciudades viven masas asalariadas: son los obreros de las manufacturas, y lo oficiales y aprendices de los pequeños talleres, que no podían dejar a su patrono sino tras una serie de difíciles requisitos. Las subidas de precios del siglo XVIII agravaron la situación de estas clases populares.
El campesinado forma el estamento más numeroso. 20 de los 25 millones de fanceses viven en el campo. Durante mucho tiempo se ha percibido su papel en la revolución como secundario. Sin embargo, la verdad es que si los campesinos hubieran permanecido pasivos, la revolución francesa hubiera fracasado. Algunos poseían pequeñas propiedades, otros eran simplemente braceros sin tierras. Unos eran libres, los menos, y la mayoría eran siervos que no podían abandonar su trabajo y sobre ellos pesaba la "mano muerta": los hijos no podían heredar los bienes de los padres salvo que pagasen al señor elevados derechos. Los derechos feudales que oprimían a los campesinos, seguían en vigor, y la administración de justicia era siempre favorable al señor. Por todas estas razones, los campesinos se unen a la revolución.
Todos los grupos sociales tienen motivos de queja, los nobles se encuentran con dificultades, el alto clero con el ataque de los pensadores y la resistencia popular a pagarles el diezmo, el bajo clero con ingresos escasos, los burgueses desean una mayor participación en el poder, las clases populares de las ciudades sufren el agobio de la subida de precios y los campesinos desean la extinción de los privilegios feudales. En definitiva, la sociedad francesa está en conmoción.
En teoría, el rey de Francia, Luis XVI era un monarca absoluto, que gobernaba sin limitación alguna. Nobles y clero no pagaban impuestos, el Estado francés tenía un déficit crónico, es decir, sus gastos eran superiores a sus ingresos y esta situación se ve agravada con la intervención en la guerra de independencia de los Estados Unidos y con los gastos crecientes de la corte, que llegaron a ascender a una cuarta parte del déficit. Era pues imprescindible crear nuevos impuestos y para ello era imprescindible convocar los Estados Generales, a lo que el rey se resistía, pues temía las presiones de la nobleza y el clero.
Por otra parte, el rey había vendido muchos de los cargos de justicia y no podía destituir a un magistrado sin devolverle su dinero. De esta manera los magistrados se hacen independientes de la Corona. No era de extrañar, pues, por l forma de acceder a la magistratura, que una sentencia dependiera del soborno; el dinero podía inclinar la balanza de la justicia Existía, por tanto una contradicción entre la teórica monarquía todopoderoso y su impotencia real. La realeza estaba sola. Nobleza y clero se desentendían de sus apuros económicos. El sistema de impuestos era inservible para la necesidades de Francia, la justicia venal, la administración un caos. Las instituciones habían envejecido.

miércoles, 25 de enero de 2012

Torre de Babel.



Cuenta la Biblia qué una vez, en toda la tierra, todos los hombres hablaban la misma lengua y usaban las mismas palabras. Estos hombres, descendientes de Noé, tras el diluvio con el que Dios castigó a la tierra por su maldad, al emigrar a oriente, encontraron una llanura en el país de Sanaar y se establecieron allí. Cuenta la Biblia como los hombres se dijeron unos a otros; "Hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego", y así lo hicieron. Luego dijeron; "Edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide toque el cielo. Hagámonos famosos y no andemos más dispersos por la tierra". El Señor descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando, y dijo: "He aquí que todos forman un solo pueblo y hablan una misma lengua, y éste es sólo el principio de sus empresas. Nada les impedirá llevar a cabo todo lo que se propongan. Pus bien, descendamos y confundamos su lenguaje para que no se entiendan los unos con los otros"; y así el Señor los dispersó de allí por toda la tierra y dejaron de construir la ciudad. Por eso se llamó Babel, porque allí confundió el Señor la lengua de todos los habitantes de la tierra y los dispersó por toda su superficie (Génesis 11, 1-9).

Tenemos aquí el porqué Dios dispersó a los hombres por toda la tierra e hizo que estos crearan las diferentes naciones, los diferentes pueblos, las diferentes razas, las diferentes lenguas. Esto lo hizo Dios, sin duda por la soberbia de los hombres. Cuenta la Biblia, que tiempo antes, Dios había castigado a la tierra con un diluvio universal, enfadado por la crueldad humana. Pero ese mismo Dios ordenó a Noé que construyera un arca y metiera en el una pareja de cada una de las especies que habitaban en la tierra y que los salvara del diluvio junto a él y a su familia. Pasado ese episodio, el hombre volvía a llenarse de soberbia, a no conformarse con lo que Dios le había dado aquí en la tierra y decide construir una torre que tocara los cielos, con el único objetivo de hacerse famosos, según nos relata el Génesis. Así pues, es gracias a la soberbia, a la cerrazón, a la falta de sentido común humanas, que Dios tuvo que confundir al hombre y hacer que se dispersara.

Tremenda lección; ¿verdad?. La soberbia, la cerrazón y la estupidez humanas, ahora, una vez más, nos están llevando al caos, y todo porque algunos, unos pocos, han decidido hacer caer las fronteras, han decidido ir a por el crecimiento infinito, una economía global que se contradice con el sentido común; en definitiva, han decidido construir una torre que toque el cielo, con el objetivo de dominar el mundo, nada más y nada menos. Otra vez la soberbia, otra vez la cerrazón, otra vez la falta de sentido común, otra vez la estupidez.

Para algunos, el sentido común es lo que estamos viendo estos días: La pérdida de soberanía de los estados, el control del déficit por parte de organismos supranacionales ajenos a los intereses de los ciudadanos de cada país, sin contar con su opinión, el crecimiento infinito, la depredación, la corrupción, el nepotismo, la mayor diferencia entre ricos y pobres, el cortoplacismo; todo para construir una quimera; una nueva torre de Babel, la Unión Europea, la globalización económica mundial, el nuevo orden mundial; en definitiva, el caos y la pobreza desencadenadas por un absurdo sueño de unos pocos.

Me pregunto que tendrá preparado el Todopoderoso esta vez.

lunes, 23 de enero de 2012

Libertad y progreso.



España es un país sin libertad colectiva, de eso no hay duda. En todas las sociedades deprimidas económicamente pasa lo mismo; las asociaciones empresariales, los sindicatos, los partidos políticos, los intelectuales y los medios de comunicación social están metidos todos hasta el cuello en el engranaje del Estado. El Estado y ellos, son una misma cosa, un mismo ente. No se engañe porque algunos de estos países, como el nuestro, vistan el disfraz de democracia. En absoluto lo son. Son simulacros de democracias, autoritarismo efectivo, sin separación de poderes, sin elección efectiva de la representación política y con la confabulación de todos para seguir depredando a la población y viviendo a costa de ella. Aquí el Estado-Nación, el conjunto de hombres y mujeres libres, la soberanía de las personas, hace tiempo que dejaron de existir.

España no tiene un problema de productividad, ni problemas de contratación o despido como están tratando que creamos. No; eso es mentira. Los trabajadores españoles, a pesar de todo, están en el puesto número doce, en lo que a productividad se refiere. España, eso si, tiene un problema de competitividad de sus empresas y de competitividad sectorial. Las empresas españolas tienen enormes dificultades para colocar sus productos en el exterior y, además, la economía española ha premiado en exceso sectores como el turismo y la construcción, sectores frágiles e incapaces de generar por si solos todo el empleo que el país necesita.

También, eso es evidente, España tiene un grave problema de falta de libertad. Todos los agentes político-sociales están en el mismo barco, como si de un régimen Stalinista se tratara. Además la única herramienta efectiva que tiene el país para abaratar sus costes de producción es la bajada de salarios, ya que no cuenta con la posibilidad de devaluar la moneda, opción con la que si cuentan muchos de nuestros competidores, como China, por ejemplo. China, que además cuenta con unos salarios bajísimos, lo que hace la tarea de competir con ellos poco menos que imposible. También podemos mirar al vecino Marruecos, país destino, cada vez con más frecuencia, de industria antes presente en nuestro país, gracias a sus bajos salarios y a su débil moneda en comparación con los salarios españoles y con el euro.

La soluciones, a corto y a largo plazo, se tornan complicadas para España. Una, sería la salida, temporal y pactada, de la moneda única y la adopción de un plan a largo plazo para poder volver a entrar en ella en un futuro. Otra medida sería sacar del presupuesto y de la tutela del Estado a partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, medios de comunicación e intelectualidad. En resumen, la solución es la libertad y la recuperación de la soberanía perdida.

Es imposible que dos modelos tan dispares como el de la Europa del norte y la del sur, convivan pacíficamente en un mismo sistema monetario y económico. Para ello tendrían que cambiar mucho las cosas y ciertas mentalidades. Alemania ejerce sobre el sur de Europa la misma presión que durante años ha estado ejerciendo Estados Unidos, sobre los países de Centro y Sudamérica.

No se puede confundir colonización económica con cooperación continental. Hay que resucitar la CEE. Hay que volver a la Europa de los mercaderes. Los Estados Unidos de Europa son una quimera, un sueño imposible que nos va a empobrecer, sino reaccionamos cuanto antes. Lo veremos.

domingo, 22 de enero de 2012

"¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen proyectos vanos?
Se levantan los reyes de la tierra,
los príncipes conspiran contra el Señor y su mesías"
(Salmos 2, 1-2)

viernes, 20 de enero de 2012

La Cena.


¿Hasta dónde es capaz de llegar un padre para encubrir a un hijo que comete un delito injustificable? ¿debe prevalecer el instinto de protección paterna, o la lealtad a unas normas sociales que garantizan la coherencia y la fortaleza del grupo?

Estas y otras preguntas de igual calibre surgen como dardos durante la lectura de La cena, una novela ácida y provocadora que apunta sin miramientos a toda una clase social acomodada de los Países Bajos y, por extensión, de toda Europa, instalada en una inercia de autosatisfacción y complacencia, e indiferente hacia e devenir de la generación que ha de sucederla.

Dos parejas se han citado a cenar en un moderno y exclusivo restaurante de Ámsterdam.Mientras saborean el aperitivo y charlan con aparente despreocupación sobre la última pel´cula de moda y sus planes para las vacaciones, son conscientes de que , tarde o temprano, deberán abordar el incierto y acuciante asunto que los ha llevado a reunirse: el futuro de sus hijos de quince años, que según algunos indicios podrían estar envueltos en un caso de violencia grave. Así pues tras los postres, la tensión entre los comensales habrá alcanzado su punto culminante y la cadena de secretos y revelaciones confluirán en un final dramático en el que nadie podrá esgrimir su inocencia.



La Cena. Herman Koch. Editorial Salamandra. 2010.

jueves, 19 de enero de 2012

A más democracia, mayor progreso económico. ¡Claro!



Igual se han fijado ustedes también. Si; los países de la vieja Europa que gozan de un mayor progreso económico son aquellos que gozan de una buena salud democrática, de unas instituciones saneadas, de una separación efectiva de poderes y de un amplio control por parte de la ciudadanía de sus representantes políticos. Así mismo, aquellos países que presentan déficits democráticos, aquellos en los que la democracia solamente se presenta en apariencia, aquellos que se hacen trampas al solitario, aquellos en los que los representantes no responden a los intereses de los representados y si responden a los intereses de una oligarquía, son los que peor lo están pasando.

Ahí tenemos el caso del Reino Unido, por ejemplo, que ha conservado su moneda y su soberanía económica y que está campeando el temporal con bastante acierto. Ahí tenemos el caso de Suecia, o el caso de Dinamarca. Todos ellos son países cuya solvencia democrática esta fuera de dudas, donde la ciudadanía participa, donde los políticos se tiene que andar con tiento a la hora de actuar en contra de esa ciudadanía.

Ahí tenemos los casos de Italia, Grecia, Portugal, y como no; España, donde la ciudadanía pasa de la política o todo lo más, se limita a ir a votar al puño y la rosa o la gaviota cada cuatro años. Donde la corrupción es el sistema que lo mueve todo, donde el nepotismo es moneda de cambio, donde la separación de poderes es una quimera.

Algunos dicen que esto tiene que ver más con que la Europa del norte, la más avanzada económicamente, es protestante y la del sur, la menos avanzada, es católica. Esto es como confundir el culo con las témporas, tanto más, cuando tanto en la Europa del norte como en la del sur, la moral y los valores cristianos, protestantes o católicos, han pasado a mejor vida hace tiempo. Estos comentarios de índole étnico-religioso, pueden deberse al interés de acoger nuevos adeptos, en uno u otro bando del cristianismo. De todos modos, nosotros no creemos que esto tenga que ver con la religión. A lo mejor, puede ser, haya un ADN, en el individuo de norte de Europa, que el del sur no tiene. A lo mejor, simple y llanamente es la tradición y la experiencia, lo que ha hecho que unos hayan llegado a unos límites que no han llegado los otros. En definitiva, el ser humano es el ser humano, independientemente de donde nazca.

martes, 17 de enero de 2012

Culpas.



Hay situaciones que requieren un culpable, un chivo expiatorio al que cargar con todo lo pasado, con todo lo que tiene que pasar. Los españoles somos un pueblo especialista en echar balones fuera, en buscar culpables, en fabricar chivos expiatorios. Lo hemos sido siempre, a lo largo de nuestra movida y dilatada historia.

En esa situación de fin de carrera, de España y del mundo que la rodea, no íbamos a salirnos de la norma, por supuesto. Y el caso es que, culpables, lo que se dice culpables, lo somos un poco todos, y al tiempo, lo somos un mucho todos.

Hay una frase: "La culpa la tiene el gobierno", que oímos generación tras generación, lustro tras lustro. Si los políticos son culpables, como no. Son culpables de no ser buenos políticos, de no ser estadistas, de nepotismo, de mantener al personal amodorrado con tal de seguir en la poltrona. Son culpables del "otro vendrá que lo arreglará" eterno de esta España nuestra, son culpables de sus miras cortoplacistas, que en un futuro próximo darán con los huesos de este país en el infierno. La irresponsabilidad de los políticos, su simpleza, su caradura, el que vendan sus voluntades al mejor postor, va a llevar sin duda a España a un callejón sin salida. Si definitivamente los políticos son culpables.

Y los empresarios; claro que si. También. Hace unos días oíamos al Vicepresidente de la CEOE, don Arturo Fernández, decir que hasta que no redujeran el precio del despido, ellos no contratarían. Como ven, los empresarios tampoco tienen en la cabeza esa visión largoplacista que sería de desear. Al igual que sus "primos" los políticos, viven en un mundo irreal, chupando de la teta del Estado. Prefieren no invertir en la gente, sin preguntarse qué va a ser de este país dentro de veinte, treinta, cuarenta años. Quien va a consumir en este país en esa época, si no está garantizado el relevo generacional, gracias a que el esfuerzo está recayendo en la parte más débil y delicada de la pirámide, gracias a la pérdida de valores y gracias a la cultura del despilfarro y del sobreendeudamiento que han patrocinado los empresarios, los grandes empresarios, los oligarcas, con la inestimable colaboración de los políticos.

También están los periodistas, los comunicadores, los intelectuales. Todos ellos, o casi todos, por aquello de no ser injustos con la generalización, han sido partícipes en la debacle. Casi todos han estado metidos en la manada depredadora, junto con políticos y empresarios. Han callado a cambio de las treinta monedas de rigor, de subvenciones vergonzosas y vergonzantes que les han cerrado la boca, de concesiones de licencias radiofónicas o televisivas, de contratos publicitarios multimillonarios. Así en los años en que esto era Jauja, nadie denunció la burbuja inmobiliaria, la corrupción generalizada que se desprendía de la misma, la ruina que sobrevino a ella. Todos, eso si, una vez que ya estábamos dentro del ojo del huracán, vieron venir el asunto, pero ninguno dijo nada con antelación. Seguramente unos porque no ven más allá de sus narices y otros porque no quieren ver.

Por último están los principales culpables: Nosotros. Todos nosotros. Los que hace 35 años consentimos que reformaran un régimen político a sus anchas sin contar con nosotros para nada, los que consentimos que entregaran a intereses extranjeros nuestra soberanía sin decir ni "mu", los que votamos a Zp, los que votamos a Mariano, los que año consentimos que en nuestra Patria no haya libertad colectiva, ni separación de poderes, ni respuesta de los elegidos a los intereses de los electores, los que votamos "talibanamente", elección tras elección a la gaviota o al puño y la rosa, sin mirar contenidos y continentes. Si; nosotros. Juan Español, Juana Española. Nosotros somos más responsables si cabe que políticos, oligarcas, periodistas, intelectuales.

Esta es la eterna canción de España. Seguramente, Dios lo quiera así, si esto es como mal menor, dentro de veinte, treinta, cuarenta o cincuenta años, alguien cuenta, como nosotros ahora los achaques de ese anciano moribundo llamado España, siempre al borde del abismo, siempre al borde del colapso. Igual es así, o igual dentro de Cincuenta años, este país ha pasado a mejor vida y se han cumplido lo que algunos barruntamos desde hace tiempo. Dios no lo quiera.

domingo, 15 de enero de 2012

¿Quien defrauda en España?



Según la consultora i2 Integrity, el Estado deja de ingresar anualmente la cantidad de 70.000 millones de euros, gracias al fraude fiscal,lo que equivale al 23% del producto interior bruto de España. El impago del IVA se sitúa a la cabeza del fraude y se estima que el Estado deja de ingresar unos 18.000 millones de euros por este concepto. Según un informe de los técnicos de Hacienda, las grandes empresas y las grandes fortunas, son responsables del 71% del fraude fiscal, que en conjunto consiguieron evadir unos 42.711 millones de euros durante el ejercicio de 2010.

Podemos poner cara de corderos degollados y decir que es imposible la persecución del fraude de las grandes fortunas. Podemos decir, una vez más, que si el Estado metiera mano a las SICAVs, los grandes capitales volarían del país. Si; podemos resignarnos, una vez más a ser los tontos del cuento, los que sostienen al Estado, los que se quedan atrapados en sus redes, mientras los peces más gordos acaban rompiéndolas. Todo eso podemos continuar haciéndolo.

También podemos resucitar impuestos como el de patrimonio y el de sucesiones y donaciones, fatalmente enterrados, ¡horror!, por las Comunidades Autónomas. Es verdad, que los capitales los pueden mover, pero las propiedades inmobiliarias no. Sería deseable, por tanto que el gobierno se agarrara a ese clavo, porque si no se agarra, y los peces gordos continúan impunemente rompiendo la red, la ciudadanía que si paga sus impuestos, cada uno según sus posibilidades, puede empezar a pensar mal. Por ejemplo, puede empezar a pensar que algunos políticos obran en interés propio cuando legislan, o cuando pasan olímpicamente de legislar, y eso sería muy grave.

Estamos viviendo una vuelta al Medievo, donde los más ricos apenas corren con los gastos del Estado, y los más pobres apenas pueden más con la terrible carga que planea sobre sus sufridas espaldas.

Como dicen en mi tierra: Así empiezan las peleas.
"Dichoso el hombre que no sigue el consejo de lo injustos,
ni anda por el camino de los extraviados,
ni se sienta en el banco de los cínicos"
(Salmos 1, 1)

sábado, 14 de enero de 2012

Poderoso caballero...


Poderoso caballero
es don Dinero.

Madre, yo al oro me humillo;
él es mi amante y mi amado,
pues de puro enamorado,
de contino anda amarillo;
que pues, doblón o sencillo,
hace todo cuanto quiero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Nace en las Indias honrado,
donde el mundo le acompaña,
viene a morir en España,
y es en Génova enterrado.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Es galán y es como un oro,
tiene quebrado el color,
persona de gran valor,
tan cristiano como moro.
Pues que da y quita el decoro
y quebranta cualquier fuero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Son sus padres principales,
y es de noble descendiente,
porque en las venas de Oriente
todas las sangres son reales;
y pues es quien hace iguales
al rico y al pordiosero,
poderoso caballero
es don Dinero.

¿A quien no le maravilla
ver en su gloria sin tasa
que es lo más ruin de su casa
doña Blanca de Castilla?
Mas pues que su fuerza humilla
al cobarde y al guerrero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Sus escudos de armas nobles
son siempre tan principales,
que sin sus escudos reales
no hay escudos de armas dobles;
y pues a los mismos nobles
da codicia su minero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Por importar en los tratos
y dar tan buenos consejos,
en las casa d los viejos
gatos le guardan de gatos.
Y pues él rompe recatos
y ablanda al juez más severo,
poderoso caballero
es don Dinero.

Es tanta su majestad
(aunque son sus duelos hartos),
que aun con estar hecho cuartos,
no pierde su calidad;
pero pues da autoridad
al gañán y al jornalero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Más valen en cualquier tierra
(¡Mirad si es harto sagaz!)
sus escudos en la paz
que rodelas en la guerra.
Pues al natural destierra
y hace propio al forastero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Francisco de Quevedo.

viernes, 13 de enero de 2012

Habrá reforma pero no habrá acuerdo.

Está claro. No puede haber acuerdo entre sindicatos y patronal. Hay demasiadas piedras en el camino.

La patronal se ha empeñado en no contratar. La razón que alega es que, en España es muy caro contratar, lo cual es mentira. También dicen que en España es muy caro despedir. Mentira también. Verán, hace pocos años, cuando esto era Jauja, cuando se tiraba con pólvora del rey, no era caro contratar. ¿Por qué lo va a ser ahora?. No dicen los responsables de la CEOE nada sobre el empleo subvencionado que se daba en esa época en España. Las subvenciones que se embolsaron los empresarios, por contratar, por convertir contratos temporales en indefinidos, durante toda la década de los noventa y parte de la primera década del siglo XXI, ¿las van a devolver?. Si, amigos y amigas. Desgravaciones por contratar emigrantes en origen, acuerdos sustanciosos con diferentes empresas que trajeron aquí, miles y miles de inmigrantes, con los servicios del Ministerio de Trabajo y del Ministerio de Exteriores, por supuesto gratuítos, y con la aquiescencia de los dos partidos políticos mayoritarios.

Tienen unos quince modelos diferentes de contratos. Lo tienen todo para contratar, y no contratan. No quieren pagar la crisis. Quieren aprovecharse de ella. Quieren que la demanda, en un país en el que la demanda de productos y servicios es esencial, se sostenga como hace cinco años, como antes de la crisis, a crédito. Eso no puede ser. No se si los de la CEOE están con los pies en el suelo o siguen en la luna, en la cultura del pelotazo, en el beneficio fácil e infinito y en el vivir de la teta de la subvención estatal y de la mamandurria.

No habrá acuerdo, eso seguro. Entre otras cosas porque si los sindicatos acatan un acuerdo por el que los trabajadores iban a perder buena parte de sus derechos, que se preparen a caer en el más absoluto de los descréditos. Mucho más que en el que han caído ya. A los sindicatos no les viene bien firmar, a los empresarios tampoco. Tanto CEOE, como sindicatos, van a esperar a que el gobierno legisle. Van a esperar a que Mariano se moje el culo. Luego, unos, los sindicatos, amagarán con una huelga general, tal vez. Poca cosa. Tienen que retratarse, claro. Los otros, los empresarios se limitarán a sacar tajada. El tercero en discordia, jugará al juego de ser juez y parte. La prensa institucional llamará, airerá soflama interesadas y desinformará y será víctima de sus contradicciones una vez más; y España seguirá en caída libre, fiananciando los desmanes de todos ellos.

jueves, 12 de enero de 2012

Las medidas económicas "Rajoyanas" son aprobadas con los votos de PP y CiU

¿Para cuándo van a dejar los ciudadanos, los de Cataluña, lo de pasar factura a CiU por sus "putaditas"?

Porque CiU, si, si; CiU. Los nacionalistas catalanes. Esos mismos. Pues decía, que CiU, ha apoyado al PP, ayer, en el Congreso de los Diputados.

Estaba equivocado; ¿saben?. En días pasados les decía que el sistema de depredación política y económica que sufrimos en España, al día de hoy y esperemos que por poco tiempo, tenía solo dos patas. Inexacto. El sistema depredatorio político-económico español tiene cuatro patas. A saber: PSOE, PP, CiU y PNV. Estas son las patas estratégicas del sistema.

Si usted vota a cualquiera de estos cuatro partidos, sepa que estará votando lo mismo. Todos son arte y parte de este sistema corrupto y podrido que padecemos. Todos ellos montaron en su día este híbrido de 17 estados, con miles de funcionarios, con miles de prevendas para los políticos. Todos son nepotistas por definición. Y por último; todos atienden a la voz de la oligarquía financiero-mercantilista que ha mandado en esta ruína de país durante los últimos cuarenta años.

Ayer, todos ellos (Todos excepto PNV, por esta vez) han aprobado el sostenella y no enmendalla de Rajoy. Ninguno de ellos iba a aprobar, por supuesto, la reducción de las satrapías autonómicas, por ejemplo. La devolución de competencias al Estado y la reducción a la mínima expresión de los "Reinos de Taifas". En lugar de ello, han aprobado la subida de impuestos y los recortes dirigidos a las capas más débiles de la sociedad.

Hay que tener cara dura, por cierto, para decir en campaña que, la subida de impuestos se traducía en más paro y más pobreza y, una vez en el poder, pasearse esas frases por el arco del triunfo. Pero hay que tener más cara dura para apoyarlo. La misma que han tenido los diputados de CiU, hoy en la Carrera de San Jerónimo.

miércoles, 11 de enero de 2012

El manuscrito de piedra.



A finales del siglo XV, Fernando de Rojas, estudiante de Leyes en la Universidad de Salamanca, deberá investigar el asesinato de un catedrático de Teología.
Así comienza una compleja trama en la que se entremezclan la situación de lo judíos y conversos, las pasiones desatadas, las doctrinas heterodoxas, el emergente Humanismo, la Salamanca oculta y subterránea y la Historia y la leyenda de una ciudad fascinante en una época de gran agitación y cambio.

En su recorrido, Rojas tendrá que resolver algunos enigmas y sortear diversas trampas hasta llegar a descubrir lo que se esconde bajo las apariencias. Para descubrir lo que se esconde bajo las apariencias. Para ello, habrá de moverse por una topografía real y fantasmal a un tiempo, por un laberinto poblado de sorpresas y peligros, con lo que su pesquisa se convertirá en una aventura de iniciación y aprendizaje de la que saldrá radicalmente transformado.

El manuscrito de piedra participa de la novela histórica, policíaca, de misterio, de campus...pero a la vez trasciende todos esos géneros gracias a su alcance simbólico. Los García Jambrina nos ofrece un libro en favor del Humanismo, la libertad y la tolerancia, un homenaje al autor de La Celestina y una galería de personajes inolvidables. Una historia apasionante y llena de guiños narrada con inteligencia, viveza y grandes dosis de ironía e intriga.

.....................................................................................

El manuscrito de piedra. Editorial Alfaguara. 2008. Luis García Jambrina.

Flash: Comprar para perder.



Según un estudio, de 2012 a 2015, más de medio millón de personas van perder su vivienda, por no poder hacer frente a los pagos de su hipoteca. Esa cifra, tan escandalosa, es la misma seguramente, medio millón que se construlleron en los primeros cuatro años de la pasada década, cuando esto era Jauja, y te daban crédito barato para todo.

Esto nos lleva a reflexionar sobre la idoneidad de volver a prácticas realistas en lo que a la economía se refiere. Esto nos lleva a reflexionar sobre la idoneidad de desterrar prácticas de enriquecimiento rápido, de nuestro país.

Esto nos lleva a pensar también, si la medida resucitada por Rajoy, de la desgravación por la compra de ladrillo, es lo más idoneo, visto el desastre de pretéritas políticas, llevadas a cabo tanto por los unos, como por los otros.

Me da en la nariz que no hemos aprendido nada. Ni hemos aprendido, ni aprenderemos.

martes, 10 de enero de 2012

El aeropuerto de Badajoz cierra. Y van....



Cuando voy a mi Extremadura a pasar unos días, desde donde vivo, desde Madrid, digo a mis allegados; "Bueno, me voy a dar una vuelta a mi país". Por supuesto, esto lo digo siempre en tono de broma, pero es que, la verdad, Extremadura está tan mal comunicada con la capital de la nación y con el resto del país, que parece más un país extranjero, que una región española.

Las lumbreras que malgobernaron Extremadura durante 28 años, toda una vida, pensaron que ese aislamiento se iba a superar construyendo un aeropuerto en la capital pacense. No pensaron en que las líneas de transporte de viajeros por carretera que salen de la región, son deficitarias, irrisorias, más propias de un país tercermundista que de uno desarrollado. De las lineas de ferrocarril, ni les hablo: Si toma usted un tren en Puerta de Atocha, en Madrid, con destino Badajoz, la "aventura" le durará así como siete horas; no por la distancia, sino por el estado de las vías, más propias del siglo XIX, que del XXI. Las lumbreras desgobernadoras extremeñas, podrían haber pensado en arreglar las infraestructuras ferroviarias, para que además de que viajar en tren por Extremadura no fuera una aventura, se pudiera, por ejemplo, sacar por esta vía buena parte de los muchísimos productos agrícolas que está región produce, por cierto en masa, y de paso, que esos productos sea rentables transformarlos en Extremadura, industrializar Extremadura con la transformación de sus productos agro-ganaderos como base. Extremadura es, una de las grandes despensas de España. Pero no. Lo guay, lo de moda, era tener un aeropuerto, como era tener una televisión pública deficitaria. ¿Por qué no? Los demás tiene todo eso, y más. Miren el caso de Castilla la Mancha y el archimillonario aeropuerto de Ciudad Real, hoy cerrado al público. O Castellón, o Reus, o...

Vivimos en un país con la mitad de kilómetros cuadrados que el estado de Texas, por con bastantes más infraestructuras inútiles que el estado de la estrella solitaria. Vivimos en un país, donde con dinero público, se han hecho inversiones disparatadas, millonarias, a calzón quitado. Como el aeropuerto de Badajoz, que hoy ha cerrado sus puertas. Vivimos en un país con regiones como Extremadura, un vergel, malgestionado y empobrecido, con el dinero y la pasividad de todos.

Y que haya gente que se pregunta todavía de dónde nos viene esta crisis...

lunes, 9 de enero de 2012

La Imagen: Embajada extremeña en Lisboa.



Este edificio que pueden ver en la fotografía de arriba, es la Delegación de la Junta de Extremadura en la capital portuguesa; Lisboa. Esta embajada extremeña en Lisboa fue abierta por el anterior gobierno socialista extremeño. El actual, del Partido Popular, aún no la ha cerrado y, nos da en la nariz que no piensa hacerlo. En Extremadura, también hay recortes, en sanidad, en educación, en...todo.
Verán; yo soy extremeño. Me siento bien siendo extremeño. No me siento mal siendo extremeño y, no me siento más que nadie por el hecho de serlo. Tampoco me siento menos. Soy extremeño y punto. Yo; no voy a ser más ni menos extremeño, por el hecho de tener en Lisboa un edificio que haga las funciones de embajada de los extremeños, en el pais hermano y vecino, de Portugal. Para eso ya está la embajada que nos representa a todos los españoles.
Qué lástima; ¿verdad? Qué para reivindicarnos, para intentar ser lo que nunca hemos sido, para intentar que Extremadura, de una vez por todas y para siempre, levante la cabeza y salga del olvido y de la exclusión, de la cola de las regiones españolas, se recurra a los mismos disparates que se recurre en algunas regiones, con dos lenguas, con complejo de superioridad y con dos medidas.
Que pena.

domingo, 8 de enero de 2012

Yo de mayor quiero ser....

...contradictorio, como nuestros políticos.

Como los nacionalistas catalanes de CiU, que votaron a favor del pacto del euro, por el cual, la Unión puede dictar la dirección de la política económica de los países que la componen, saltándose así su soberanía y su independencia. CiU votó a favor entonces, pero ahora niega que el gobierno de la Nación pueda llegar a hacer lo mismo con las comunidades autónomas.

Yo de mayor quiero ser contradictorio, para ser como Mariano Rajoy, que dijo antes de las elecciones que no era partidario de subir impuestos, y sin embargo, es lo primero que ha hecho nada más subir a la poltrona.

Yo de mayor quiero ser contradictorio, para ser como Rosa Díez, que dijo en la campaña electoral que venía a regenerar la vida pública, y nada más llegar a la Carrera de San Gerónimo, hace uso de unas artimañas legales, para hacerse con un grupo parlamentario.

Yo de mayor quiero ser contradictorio, como la mayoría de los economístas que criticaban a ZP, por subir impuestos, por ejemplo y, ahora, con la llegada de Rajoy a la Moncloa, andan callados como meretrices.

Si. Yo de mayor quiero ser contradictorio. Quiero contradecirme a mi mismo. Tener la misma cara dura que cualquiera de los contradictorios que nos desgobiernan y sobrevivir a costa de los demás, como ellos sobreviven.
"Por la abundancia de opresión se gime,
contra el brazo de los grandes se pide auxilio"
(Job 35, 9)

viernes, 6 de enero de 2012

Edad suficiente para votar...

Muy mal deben de andar las cosas en la otra pata del sistema de depredación, el PSOE, para llevar una ponencia a su 38º congreso, con la cual abrir el debate sobre la necesidad de reducir la edad para votar de 18 a 16 años.

Es lo único que se le ocurre a la parte izquierda del parasitarismo político hispano para acercar la democracia a la gente.

La calle, está próxima a arder, gracias a la acción depredadora de la casta dirigente, gracias a su avaricia, a su ambición, a su corrupción, a su idiotez, a su inoperancia, que poco a poco, ha llevado a la sociedad española a límites de pobreza inadmisibles. Si; la calle está próxima a arder, y esto es lo único que se le ocurre a los que han tomado el testigo de Mariano en la oposición.

Muy mal, a su vez, debe de estar la juventud, para que la clase depredadora quiera incluirlos en las listas de personal con derecho a voto. Debe de estar fatal. Una juventud, parada, sin perspectivas de futuro, sumidos en la idiotez de un sistema escolar para deficientes mentales, cercados por la permisividad hacia el alcohol y las drogas.

No hay duda de que el SOE está a un dedo de desaparecer por el sumidero de la historia. Se lo han ganado a pulso. Mezclar la política buenista y de género con el liberalismo progre, debe de hacer un mal coctel.

Pero lo peor de todo, no es que un partido acabado, podrido, en el desagüe de la historia como el SOE, proponga un disparate semejante. Lo peor es que la otra ventanilla de la crisis, el PP, haga oídos a la propuesta. Porque eso de marear la perdiz y entretener al personal para que mire para otro lado, es ya muy antiguo.

jueves, 5 de enero de 2012

Hay que combatir la satrapía a través de la pedagogía.

Uno de los aciertos de Rajoy, parece ser que ha sido nombrar a García Margallo Ministro de Exteriores. Ayer, el señor García Margallo hacía una oferta a las satrapías autonómicas (Él no le dio este nombre) que tenían sede "diplomática" en el exterior y ofreció las embajadas españolas como sedes, también, de los intereses autonómicos. Esto, que es obvio, que cae por su propio peso, que es de sentido común, lo tuvo que recalcar ayer el señor Ministro de Exteriores.

La Constitución atribuye únicamente al Estado la representación en el exterior de los intereses diplomáticos y comerciales del Reino de España. Es también de sentido común que así sea, sobre todo cuando hay satrapías autonómicas que están metiendo la tijera en la sanidad y la educación y están dejando sin recortar conceptos erróneos tales como la representación exterior de esas satrapías autonómicas; y así se están yendo de rositas con el tema de las embajadas y, mientras, se cierran quirófanos, centros de salud, se despide a profesores interinos, se recortan sueldos y pagas extraordinarias, se dejan incólumes embajadas en Nueva York, en París o en Bruselas, que no tienen competencia alguna para actuar y que son una fantasmada más de una corte autonómica, cara y descarada, de un brindis al sol con el dinero ajeno, de un lujo asiático, de una "mamandurria" más de ciertos caciques regionales, de los coros y danzas a los que ya estamos acostumbrados.

Vivimos en un Estado inviable, un Estado que no es federal, que no es confederal, pero que tampoco es centralista o es las tres cosas al mismo tiempo. Y todo este berenjenal viene de la época de la "Santa Transición", en la cual a los políticos reinantes les dio miedo utilizar el términos federal o confederal para designar la organización territorial del Estado. Les dio miedo las ansias secesionistas en Cataluña y País Vasco sobre todo, y decidieron dar café para todos, esto es: Montar un estado confederal encima de un estado federal y, ambos estados, encima del estado centralista heredero del franquismo. El resultado lo están viendo ustedes: La deuda pública española, el conjunto de ella, es generada por las Autonomías en un cincuenta por ciento más que la generada por el Estado Central.

Pero el pecado mortal no fue, solamente crear un problema de identidad, en aquellas regiones que no lo tenían. El pecado mortal no fue, solamente crear aberraciones de Comunidades Autónomas allí donde no existían, como la Comunidad de Madrid, la Rioja o Cantabria. El verdadero pecado mortal fue dotar a las Comunidades Autónomas de capacidad legislativa, crear diecisiete parlamentos con cientos de diputados, con miles de funcionarios; ese fue el verdadero pecado mortal.

Siempre me pareció bien que el Estado se deshiciera de las competencias más cercanas al ciudadano de a pie y las transfiera a la administración más cercana al mismo, pero aquello no tuvo nada que ver con un acercamiento al ciudadano; aquello tuvo más que ver con la creación de tres estados en uno, con lo que ello conlleva.

Si, es verdad, había un problema catalán y un problema vasco. Aun lo hay. Bien, si lo había se podía haber resuelto dándoles autonomías a esas dos comunidades, teniendo en cuenta la indisoluble unidad española, teniendo en cuenta, siempre, a los ciudadanos antes que a los territorios y, siempre, con el sentido común como guía. ¿Tan difícil era?.

Ahora vienen tiempos en los que toca ponerle el cascabel a este gato. Vienen tiempos en los que quien gobierne, además de ser buen gestor, debe ser una persona valiente, y sobre todo un buen pedagogo. Porque esto se resuelve con pedagogía, con mucha pedagogía. He dicho pedagogía, no manipulación, ¡ojo!; no se me malinterprete. La Nación es el conjunto de las voluntades de los ciudadanos libres, no un pedazo de tierra, no una ciudad, no una bandera. Todo eso también, pero la Nación son las personas: Hombres y mujeres libres. Ténganlo en cuenta todos para acometer los tiempos duros que han de venir.

miércoles, 4 de enero de 2012

La reforma del sistema, esencial también para la economía.

Antes de ayer, Luis De Guindos, Ministro de economía de Rajoy, dijo que con las medidas económicas impuestas por el gobierno, ya saben, subidas de impuestos y recortes, muchos recortes, ellos, se habían limitado a adelantarse a lo que le iban a exigir desde Bruselas en tiempos venideros. Totalmente de acuerdo con el.

Eh ahí la necesaria reforma política que nos debería llevar a un cambio de la ley electoral, a un cambio de sistema. En este sistema, los políticos, votados por todos, eso si, o por la mayoría, no atienden, ni ganas que tienen, a la demanda de esa mayoría que los ha votado. Este sistema tan antidemocrático les da potestad para ello. Los políticos no tienen que atender a los ciudadanos. Las listas son cerradas y bloqueadas, el sistema es proporcional, por lo tanto, los políticos saben que en las próximas elecciones, ganen o pierdan, van a seguir estando ahí. Este sistema lleva consigo, agarradito de la mano, un submundo clientelar de intereses económicos de una minoría, frente a los intereses de la mayoría. Por eso decimos que estamos de acuerdo con lo dicho por De Guindos; él se ha limitado a hacer lo que le manda el sistema clientelar actual que haga.

Si tuviéramos un sistema como el británico, por ejemplo, otro gallo podría cantar. El Reino Unido, es ante todo, euroescéptico, son amantes de su soberanía nacional, incluida la soberanía económica, y sus políticos antes de dar un paso en falso en contra de los intereses del pueblo británico, se lo piensan mucho. Quizá tenga que ver con ello el sistema electoral británico, el mayoritario. El caso es que la relación, parlamentario-ciudadano es la base que rige todo el entramado democrático británico desde hace siglos.

De ahí, que mirando hacia las singularidades del pueblo español, debamos cambiar de sistema, adecuarlo a los intereses de la mayoría, para que en un futuro, ningún Ministro de economía diga que con las medidas tomadas se han anticipado a las futuras exigencias de Bruselas, pasando estas por encima de las exigencias del pueblo.

martes, 3 de enero de 2012

Alternativa o alternancia.

Parecen la misma cosa. Son dos palabras que se parecen muchísimo. No son lo mismo, ni significan lo mismo.

Si Rajoy hubiera sido una alternativa real a Zapatero; si el PP hubiera sido una alternativa real al SOE, se hubieran anunciado ya reformas de hondo calado, como la reforma, necesaria, de la constitución y de la ley electoral. Se Rajoy fuera alternativa, se hubieran anunciado reformas económicas que ahondarían en el cambio de mentalidad, a largo plazo del país. Se habría planteado seriamente la conveniencia del seguidismo de la política franco-alemana en el seno de la UE. En lugar de ello, Rajoy se hinca de rodillas ante sus verdugos, se da con vaselina en sálvese la parte y a esperar. Se reitera en el gran mal del ladrillo. Beneficia una vez más a la oligarquía bancaria e inmobiliaria, profundiza más en los males que han llevado a España al callejón sin salida en el que se encuentra. No se plantea ni por asomo un debate sobre salirnos o no de la moneda única. No se plantea ningún debate.

Es la alternancia perfecta a la política económica zapateril, de ladrillo, crédito, baja productividad, salarios bajos, pobreza, desempleo, empleo precario, beneficios millonarios intocables, cacicadas, clientelismo, nepotismo, parasitarismo institucional establecido y continuidad. Cánovas o Sagasta, tanto monta; monta tanto. Todo lo más, Mariano se ha atrevido a revisar el calendario y cargarse los puentes, pero nada más.

Si Mariano fuera alternativa y no alternancia, habría planteado ya un cambio en los parámetros económicos de España. Hubiera anunciado medidas a largo plazo. Hubiera realizado cambios en la política económica, cambiando el modelo ladrillo-crédito, para crecer. Hubiera reformado la ley electoral, hubiera planteado la desaparición del Senado, hubiera recuperado competencias como educación y sanidad, hubiera reformado la ley del suelo y quitado la potestad sobre ese suelo de comunidades autónomas y ayuntamientos, hubiera limitado la capacidad legisladora de las Autonomías redireccionando sus funciones a la mera administración de los recursos, que era para la función que se pensaron las autonomías, hubiera sacado del presupuesto a sindicatos, partidos políticos y organizaciones empresariales, dando vía libre a la libertad de asociación, política, sindical y empresarial; hubiera sacado del presupuesto a ciertos oligopolios, hubiera llevado a cabo una verdadera liberlización econoómica de sectores como la energía, las telecomunicaciones, el comercio; hubiera reformado las leyes para que cargos electos en unos comicios municipales no pudieran dimitir para acceder a otros cargos de mayor enjundia, como ha pasado ahora con Gallardón y la señora Botella en Madrid. Todo esto y mucho más hubiera hecho Mariano Rajoy si en vez de ser alternancia a o de Zapatero, fuera alternativa.

Vivimos dentro de un sistema que no aguanta mucho más. Los cimientos del Estado están podridos. La basura acumulada en 35 años de partitocracia rebasa ya el límite y apunta ya a las más altas instituciones del Estado. El juego que han mantenido algunos durante todo este tiempo está llegando a su fin. Este sistema de depredación no aguanta más. Y lo peor es que no hay una alternativa política fiable, ahora mismo, dentro de las instituciones. Ahí está el peligro. La masa, cada vez más empobrecida se ve cada vez más desamparada y no representada por nadie dentro del sistema. Eso es muy peligroso.

lunes, 2 de enero de 2012

Redireccionando.



Menos mal que Rajoy dijo antes de las elecciones, que no pensaba subir los impuestos. Menos mal. En la primera oportunidad que ha tenido, el bueno de don Mariano, ha dicho Diego, donde dijo digo.

Lo bueno, lo mejor de todo, es que la prensa cainita y talibana, que daba palos a diestro y siniestro, que iba de "liberal de la muerte" por la vida, también ha dicho Diego, donde decía digo. Demasiada gente, ha cambiado de discurso tras la victoria de Rajoy. Suele pasar, cuando se cambia de "muñeco" en la poltrona de Moncloa. A algunos, con la esperanza de cobrar el fruto de viejos apoyos, les da el subidón, y se olvidan que hasta hace dos días, eran liberales, estaban en contra de la subida de impuestos, y recomendaban al tristemente nefasto ZP que dejara actuar a la mano invisible, bajara impuestos, que donde mejor estaba el dinero era en el bolsillo de las "sufridas y expoliadas clases medias". ¿Se acuerdan?. Bien; ahora justifican la subida "marianista" del IBI, del IRPF y la infinidad de recortes que el PP va a llevar a cabo. No somos nadie. Parece ser que; ¡Oooohhhh!, ¡ZP nos ha mentido, miserablemente! ¿Y eso no lo intuía ya, el bueno de don Mariano, cuando decía a quien quería escucharlo, que no iba a subir los impuestos?

Esto de hacer las pequeñas putaditas al ciudadano de a pie en Navidad, debe molar mucho. Mientras el personal va de tienda en tienda, de cotillón en cotillón, de comilona en comilona, trotacochineando entre luces de neón, bobaliconeando al albor de los villancicos, mirando para otro lado; ahí está el gobierno recortando, subiendo impuestos, recordándo a las "sufridas y expoliadas clases medias" quien es quien. Lo que más le puede molestar a los liberales de verdad, es que el bueno de don Mariano, solo haya recortado el 20% de las subvenciones a partidos políticos, sindicatos y asociaciones empresariales. ¿Para cuando un auténtica libertad sindical, política y empresarial, no controlada por el aguinaldo estatal? ¿Cuando empezarán partidos, sindicatos, CEOE, etc, a vivir de sus afiliados? Ahora, Rajoy tenía una excepcional ocasión de sacar del presupuesto a todos ellos. No se ha atrevido.

Tampoco se ha atrevido a meter mano a las SICAVs, ni ha resucitado los impuestos que gravaban el patrimonio, mal menor, teniendo en cuenta que los políticos no son capaces de controlar a los grandes capitales de este país, su fuga a paraísos fiscales y otras actuaciones anti ciudadanas e insolidarias.

Rajoy, cada vez más, se me parece a un alcalde que hubo en mi pueblo. El buen señor, en el transcurso de un mitin, allá por los años ochenta, en una campaña electoral, dijo a una nutrida concurrencia que él no había hecho nada durante los cuatro años que había estado gobernando, pero que tampoco había prometido nada, así que...Por supuesto, aquellas elecciones las perdió. Rajoy también puede decir que él, no había dicho nada durante la campaña electoral. Salvo que no iba a subir los impuestos. ¿No?.

domingo, 1 de enero de 2012

"Y dijo al hombre:
Temer al Señor es la sabiduría;
huir del mal, he ahí la inteligencia"
(Job 28, 28)