Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 30 de enero de 2012

El modelo de revolución política: La revolución francesa: Las consecuencias de la revolución.



Es muy difícil establecer un balance de lo que significó este proceso complejo e intenso concentrado en unos pocos años. Pero conocemos algunas de sus consecuencias políticas, demográficas y sociales.

Profunda transformación política. El liberalismo
En la historia política nace el liberalismo. Durante todo el siglo XIX el pensamiento político se basa en que el pueblo es el verdadero soberano y el rey sólo un poder delegado que ha de gobernar en beneficio de aquél. Una ley fundamental, llamada Constitución, garantiza los derechos de los ciudadanos. El poder está repartido, según la doctrina de Montesquieu. El rey y sus ministros poseen el poder ejecutivo: gobierna, declara la guerra y dirige la política internacional. eL Parlamento es el depositario del poder legislativo, todas las leyes han de discutirse y aprobarse en su seno. Finalmente, los tribunales poseen el poder judicial: son los encargados de interpretar y aplicar las leyes. Al Parlamento se accede tras el triunfo en unas elecciones en las que todos o una parte de los ciudadano tienen derecho de voto. Esto exige que la política se desenvuelva en una atmósfera de publicidad, en la prensa y las diversas formas de propaganda. La política deja de ser algo secreto, relegado a las cámaras del palacio real.

Relativos efectos demográficos
Una revolución no puede evitar las víctimas, los muertos. Pero se ha exagerado hasta el punto de presentar en ocasiones a la revolución de 1789 como un baño d sangre. Los especialistas han calculado unos 40.000 muertos durante la época del terror, lo cual viene a ser la casi totalidad de las víctimas de la revolución. En principio se pensó que las víctimas de la revolución habían sido preferentemente nobles, pero esto no fue del todo así. Se conoce la procedencia social de 14.000, y en su mayoría son personas humildes. De los 400.000 nobles que existían en Francia en 1789, fueron ejecutados alrededor de un millar y abandonaron el país 16.000. El terror no destruyó la nobleza.

Tenues cambios sociales
La Iglesia perdió muchas de sus propiedades. La nobleza conservó la casi totalidad de sus tierras. Solo se expropiaron los bienes de los exiliados, que fueron subastados y la cuarta parte fue adquirida nuevamente por los aristócratas. La modificación más notable fue la supresión de los derechos feudales de los señores. En el régimen de propiedad los cambios fueron mínimos y subsistieron los latifundios.

En la historia europea, y no sólo en la historia de Francia, la revolución de 1789, señala un momento culminante de transformación. Los siglos XVIII y XIX, y aún el XX, se diferencian precisamente en los fenómenos derivados de esta gran convulsión que fue la revolución.

No hay comentarios: