Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 29 de febrero de 2012

La nave de los locos.



Novela perteneciente a la serie que constituye las Memorias de un hombre de acción. La nave de los locos presenta una visión de España en el momento de la crisis total del final de la I Guerra Carlista, en el siglo XIX. Puede pasar por una novela histórica, pero al mismo tiempo, es también un libro de viajes, y sobre todo, es una visión particular de Baroja, por el inmediato pasado, por un siglo XIX, tan convulso para la historia de España.

Leyendo La nave de los locos, viajará a un país destruido por la guerra, por el cainismo, encerrado en la crueldad, en la pobreza y en la miseria más absoluta. Así mismo, encontrará, yo al menos lo encontré, intrigantes similitudes de la España del siglo XIX con la del XXI.

Recomiendo vivamente la edición de la editorial Cátedra, con introducción de Francisco Flores Arroyuelo.

domingo, 26 de febrero de 2012

Qué cambie algo, pero que no cambie nada.



Es patético. Han buscado un chivo expiatorio para que la masa se desfogue. Para que lo apedreen, para que le tiren huevos, para que le insulten. ¡Insultadlo!, dicen, mientras los corruptores salen de rositas.

Urdangarín era el yerno que todas las madres quieren para sus niñas, el hijo que todos los padres quieren para si, el nieto que todos los abuelos desean, el sobrino que todos los tíos, el hermano que todos los hermanos. El hombre diez; tan guapo, tan listo, tan sonriente. Y ella, tan simpática, la hija guapa de las hijas del rey, la que se lleva siempre los mejores partidos. En todas las familias pasa. Y los niños, tan guapos y tan rubios...

Pero todo eso cambió. No; no crean que pretendo decirles que Urdangarín es inocente. Para nada. Tampoco pretendo decirles ni convencerles sobre su culpabilidad. Lo que ocurre es que no me gustan lo juicios paralelos, la masa enfervorizada e indignada, tirando huevos podridos e insultando al interfecto. Además; yo no soy sospechoso. Yo soy republicano, pero republicano de verdad, oiga, que no se confunda nadie, que nadie me vaya a confundir con determinados "republicanos".

¿Pero donde está el juicio a esa reata de políticos malandrines y sinvergüenzas que dieron ese dineral al Instituto Nóos, sólo por qué lo presidía el "yernísimo"? Esos no caen, porque esos están sustentados en la masa cateta, insalubre, palurda, consumidora de telebasura, comemierdas, que una elección tras otra, les dan la mayoría absoluta a toda esta casta dirigente y, luego sale a tirar huevos al Duque, cabreados, indignados, sorprendidos, y hacen sentadas en medio de la vía pública, e intentan tomar el congreso, cuando han estado años sustentando este sistema podrido e insalubre, con su pasividad, con su talibanismo, con su memez, con su cainismo, con su silencio, con su cobardía.

Y detrás de ellos, los de siempre, los manipuladores del "qué cambie algo para que no cambie nada". Los mismos que, entre bastidores, pilotaron la "Santa Transición", para que hace treinta años, pasara esto mismo.

O los de la tricolor; republicanos de pancarta y pandereta, sectarios, que ni quieren una República para todos, ni deben ser ellos los más indicados para dar lecciones a nadie, aunque solo sea porque hace tiempo, callaron, aceptaron a cambio de...a cambio de nada, o a cambio de todo, según se mire.

Qué nada cambie. Que cambie algo, poco. La España eterna.
"...por todas partes abundan los malvados,
la vileza está al colmo entre los hombres"
(Salmos 12, 9)

viernes, 24 de febrero de 2012

Un país normal.



Sería estupendo vivir en un país normal. Si; claro que si. Por qué no. ¿Sé imaginan?. Un gobierno normal, unos ciudadanos normales. Ya; pero eso es tan difícil.

En un país normal, por ejemplo, en épocas de vacas flacas, en épocas de sequía económica, al gobierno de la Nación elegido por todos no se le ocurriría, ni se le pasaría por la imaginación siquiera, con cinco millones de parados a las espaldas, sacar a la luz una reforma laboral por la que se facilitara el despido. En un país normal, tampoco se le ocurriría al ministro de economía de turno, ni al de trabajo, ni siquiera al presidente, reconocer en alta voz, que la reforma laboral no iba a crear empleo. No; en un país normal esas cosas no pasarían, porque sería un ejemplo de cinismo, de mala leche, de crueldad gratuita e innecesaria hacia los ciudadanos que te han elegido.

En un país normal, los colegios tendrán todos calefacción,aire acondicionado y, no habría recortes en la sanidad, ni en la educación, ni en las pensiones. Si; en un país normal pasaría eso porque el gobierno del país normal no se gastaría el dinero de los ciudadanos de ese país en aeropuertos en los que no despegan aviones, en premios de Formula 1, en cajas de ahorro quebradas y mal gestionadas, en EREs fraudulentos, en linear ferroviarias de alta velocidad sin pasajeros, en pagar comisiones millonarias por organizaciones de eventos al yerno de algún regente, en abrir embajadas que no sirven para nada y no representan a nadie, en subvencionar cultura que ni ve, ni oye, ni lee nadie.

En un país normal, sus dirigentes ni se plantearían el tema de albergar a un mega millonario norteamericano que viniera a ese país normal a abrir una serie de mega casinos, estilo Las Vegas, pidiendo se le eximieran de todas las obligaciones a los que cualquier hijo de vecino estamos obligados. No; los dirigentes de un país normal echarían a patadas a un individuo así. No se plantearían el que un tipo así viniera a sentar sus reales en nuestro territorio por muchos puestos de trabajo que prometiera. Por supuesto en un país normal, a ningún político se le ocurriría decir en público que para acoger a semejante tipo, si hacía falta crear una "isla fiscal" y saltarse a la torera las leyes que hiciera falta, se haría. En un país normal a ese o esa individua, se le echaría inmediatamente de la vida pública.

En un país normal, alguien que fuera de liberal, no se le ocurriría financiar via exención de impuestos la contratación de mayores de 45 años, ni de menores de 30, de parados con prestación. No; en un país normal, si alguien hiciera esa propuesta no sería declarándose liberal y, si lo hiciera, inmediatamente sería tachado de cínico y mentiroso por parte de los verdaderos liberales.

Todas estas cosas y más, son las que ocurrirían en un país normal.

¿Se animan a vivir en un país normal?

miércoles, 22 de febrero de 2012

El modelo de revolución política: La revolución inglesa del siglo XVII.



Durante la historia, se ha hablado mucho y se ha escrito más, de modelos de revolución política que han trascendido tanto, que han quedado como iconos de para el imaginario colectivo. La revolución francesa, la revolución americana que dio como resultado el nacimiento de los Estados Unidos de Norte América, la revolución rusa. Se ha hablado y escrito, sin embargo menos, de otras revoluciones que en la historia han sido. No sabemos por qué. Quizá porque no llegaron a triunfar del todo, por ser el resultado de ellas, una vuelta atrás, una rectificación y, sin embargo, un éxito. Este podría ser el caso de la revolución inglesa del siglo XVII, la cual dio como resultado, al igual que la francesa, la caída de la monarquía absoluta, de manera sangrienta, al igual que en el caso francés, pero, al contrario que en la revolución ocurrida en el país galo un siglo más tarde, en Inglaterra tuvo un éxito absoluto, al final, el regreso de la monarquía al poder con un exhaustivo y férreo control parlamentario. Se podría decir que tras la revolución inglesa nació el parlamentarismo moderno. Veamos pues cuales fueron los principales momentos de la misma y los acontecimiento que la antecedieron:

1553-1558: María Tudor, esposa de Felipe II y aliada de España lleva a Inglaterra a una serie de guerras contra Francia y a la persecución religiosa de anglicanos y calvinistas. A su muerte, España y los católicos fueron considerados como los máximos enemigos de la Corona británica.

1559-1603: Sube al trono la hermana de María, Isabel I, hija de Enrique VIII y Ana Bolena. Comienza una persecución feroz de los católicos y el anglicanismo se impone como credo dominante. Se persigue a muchos aristócratas católicos y se les confiscan sus propiedades. Se consolida el poder absoluto de la monarquía.

1603: Isabel I muere sin hijos y sube al trono una nueva dinastía, la escocesa de los Estuardo. Su primer monarca fue Jacobo I, que reinó hasta 1625. Durante este periodo se produjeron conflictos entre el rey y el Parlamento por las pretensiones del monarca de conseguir dinero para sufragar sus guerras. En 1614 disolvió el parlamento.

1625: Sube al trono Carlos I, hijo de Jacobo. Defensor convencido del absolutismo, pretende gobernar sin la Cámara de los Lores. Se inicia un conflicto permanente entre el rey y el Parlamento. En 1629, Carlos I disuelve las cámaras acusándolas de traición. También durante su reinado se produce una feroz persecución de católicos y puritanos (Calvinistas).

1640: Ante las necesidades de dinero para sufragar la guerra contra los rebeldes escoceses, el rey convoca al Parlamento. Este está dominado por los puritanos que se enfrentan a él.

1642-1649: Como consecuencia de este enfrentamiento, comienza una sangrienta guerra civil entre el rey, apoyado por la mayoría de la aristocracia, y el Parlamento, apoyado por la burguesía de las ciudades en su mayoría y por algunos pequeños propietarios rurales. Al frente de las tropas parlamentarias estaba Oliver Cromwell, puritano y miembro de la pequeña nobleza. La guerra es ganada por el bando parlamentario y, tras la cual, se toma prisionero al rey y se le ejecuta, estableciéndose un régimen republicano gobernado por el Parlamento.

1649-1658: Cromwell se constituye en máxima autoridad de la República. Tras unos primeros tiempos de inestabilidad, sofoca con éxito las rebeliones de Escocia e Irlanda. Se toman medidas que favorecen a la burguesía y, en general se organiza el estado de manera eficaz.

1658-1660: Muere Cromwell y le sucede su hijo, el cual solamente dura dos años en el poder. No muestra este la misma eficacia para los asuntos políticos y económicos que su padre y es obligado a dimitir.

1660-1688: Se restaura la monarquía y vuelve al poder la dinastía de los Estuardo en la persona de Jacobo II. El rey intenta volver al absolutismo. Vuelven las tensiones de la monarquía con el Parlamento. Este redactó el "Habeas Corpus Act" que protegía legalmente al individuo frente a detenciones arbitrarias.

1688: Se produce la revolución llamada "gloriosa". Se expulsa del país a Jacobo II.

1689: Se ofrece la monarquía a Guillermo de Orange quien acepta. Como condición indispensable se obliga al nuevo rey a firmar la Declaración de Derechos (Bill of Rigths), iniciándose un sistema de gobierno en el que el poder se reparte entre el monarca y el Parlamento y, que con diversas modificaciones, ha llegado hasta nuestros días.

Y hasta aquí los puntos más importantes, anteriores y posteriores, de la revolución inglesa del siglo XVII, eso si, por exigencias de espacio, muy resumidos, resumidísimos.

Como podrán comprobar, esta revolución al igual que la francesa, tiene un componente de rebelión de la burguesía, de búsqueda por parte de esta de un mayor equilibrio en la carga de los impuestos en comparación con la aristocracia. Como la revolución francesa, esta tiene un periodo republicano, el cual fracasa y da lugar a una vuelta de la monarquía, al final, con un mayor control parlamentario. También podrán observar como esta revolución se desarrolla en un ambiente de persecución religiosa, tanto de católicos como de protestantes. Esta situación dejó honda huella en todo el Reino Unido y sus consecuencias también han llegado hasta hoy.

En definitiva y en resumen, la revolución inglesa del XVII, podríamos decir que es la gran olvidada por los historiadores de todos los países occidentales y, sin embargo, podría decirse que fue la experiencia más ejemplarizante para cualquier proceso democrático naciente.

lunes, 20 de febrero de 2012

La lucha por la vida: (Trilogía) La busca, Mala hierba y Aurora roja.



La trilogía La lucha por la vida, de Pío Baroja comprende tres novelas: La busca, Mala hierba y Aurora roja.
La trilogía relata la historia de Manuel Alcázar, desde su llegada a Madrid siendo un niño, hasta su inserción en la sociedad como obrero adulto, primero y como industrial, después; cada una de las tres novelas comprende una de las fases de la vida del muchacho, el largo proceso por el que pasa hasta hacerse un sitio en la sociedad.

En La busca; Manuel llega a Madrid siendo un adolescente, desempeña diversos oficios, cae en la compañía de los golfos de las afueras de la ciudad y vive como un delincuente entre ellos.

En Mala hierba se cuenta como Manuel, durante los años de su juventud, hasta que cumple los veintiún años, un largo periodo en el que no consigue incorporarse de forma estable a la vida honrada de los demás trabajadores, pues tras un corto periodo como impresor, volverá al mundo de los vagos, primero, y de la delincuencia, después. En esta segunda novela de la trilogía, se completa la muestra del hampa más distinguida de la ciudad de Madrid, desde la golfería que se mueve en torno a los garitos de juego, hasta los que los dirigen, apuntando incluso a los más poderosos (ciertos periodistas y políticos).

Aurora roja se ocupa de los años en los que Manuel, ya establecido como impresor, siente ciertas inquietudes sociales en el entorno anarquista de principios del siglo XX. Manuel ya no es aquel joven abúlico y ocioso llevado por unos y por otros en las dos novelas anteriores. Ahora asiste regularmente a su trabajo y lucha por convertirse en un honrado industrial. Quiere ser dueño de sus propia empresa y sigue formándose su personalidad y va teniendo un criterio definitivo sobre el mundo que lo rodea.

Tres fenomenales novelas de un clásico de nuestra literatura.

(La lucha por la vida (trilogía): La busca, Mala hierba y Aurora roja. Pío Baroja. Editorial Cátedra. Letras Hispánicas 2010)

domingo, 19 de febrero de 2012

"El Señor es justo y ama la justicia,
los justos contemplarán su rostro"
(Salmos 11-7)

viernes, 17 de febrero de 2012

Grecia no va a salir.



No, ni por asomo. Grecia no va a salir del atolladero en el que la han metido. La rescaten, una, dos, tres o cuarenta millones de veces. Cada vez que anuncian un rescate, además, es a condición de recortes. Lógico, o pagas o atiendes a tus parados, a tu sanidad, a tu educación, a tu... Esto es así.

Estamos asistiendo, impávidos, paralizados, cobardes, al saqueo de un país. No; ya no hace falta la Luftwaffe, la Wehrmacht o la SS, para hacerse con el control de una pequeña nación de la Europa meridional y convertirla en una nación de esclavos, para cargarse su independencia, su soberanía y su dignidad.

Lo malo, es que como en épocas pasadas en las que esto, lo hacía la Luftwaffe, la Wehrmacht o la SS, los demás países de Europa acatan cobardemente las demostraciones de buena voluntad del agresor. Acatan, con disciplina, agachando la cerviz, las promesas de buen comportamiento futuro y de no agredir de esa manera, nunca más a ningún país de Europa. Se acuerdan. Eso hicieron hace 73 años, nada más y nada menos. Se hicieron con Austria y prometieron no hacerse con ningún país más. Se hicieron con Checoslovaquia, y prometieron no hacerse con ningún país más. Se hicieron con Polonia y prometieron no hacerse con ningún país más. Entonces, ya nadie les creyó. Entonces prometieron respetar la neutralidad de Holanda y Bélgica, justo, poco antes de invadirlos y pasar a Francia y de dominar media Europa.

Ahora como entonces, prometen no hacer más fechorías. Prometen una Europa mejor, con un entendimiento mejor entre los pueblos que componen el viejo continente. Ahora, como entonces, después de promesas de buen comportamiento, de respeto, se suceden una tras otra las agresiones. Ahora como entonces, tampoco nadie hace nada. Hasta que sea tarde, hasta que sea demasiado tarde, para todo. Para construir Europa, para un futuro mejor para todos, para un avance de los derechos individuales y colectivos de los europeos. Si; es demasiado tarde, como entonces.

Y como entonces, los "malos" perderán, pues lo que pretenden, simplemente no puede ser, y además es imposible.

martes, 14 de febrero de 2012

Alimentación y educación.



A menudo se nos dice, machaconamente, que la generación actual de niños y jóvenes, son víctimas de la LOGSE, pintando a esta como el mal absoluto, el principal de todos los males, la llave que ha abierto la puerta de par en par a la crisis de moral, a la cultura del mínimo esfuerzo, a la idiotización colectiva y a la mala educación de la que hacen gala nuestros infantes. No digo yo que no sea así. Pero las normas educacionales de los países, no pueden hacer milagros, pueden ser malas, como la española, pero si no hay un esfuerzo natural del individuo, dará igual.
Como ejemplo, podemos tomar otros problemas que la juventud y la infancia tiene pero que son tan importantes o más, que el ser un pequeño necio, mal educado y consentido. Ese problema es el sobrepeso. Si; si, no se me queden mirando así. He dicho el sobrepeso. Además el sobrepeso infaltil y juvenil en España, viene del mismo origen que la mala formación, el nulo ejemplo que se da a los niños en los hogares. Se estima que para dentro de veinte años, entre el setenta y el ochenta por ciento de la población española sufrirá las consecuencias del sobrepeso: Enfermedades coronarias, diabetes crónica, cáncer...
Parece mentira, pero esto, también tiene mucho que ver con la educación, como decíamos antes. A mi me enseñaron que la formación era la que un niño o un joven adquiría a lo largo de los años en el colegio, después en el instituto de enseñanza secundaria y, si llegaba, después en la universidad. Me enseñaron también que por bueno que fuera un método de enseñanza, si al individuo en su casa no se le habían infundido ciertos valores, no había nada que hacer. Así, si el papá de la criatura era un mentecato, y había introducido al niño a lo largo de los años en el noble arte de la "mentecatez", por más que se pusiera a su disposición, los mejores temarios, los mejores maestros y las mejores condiciones, el infante seguiría, si o si, la carrera paterna, y sería un maestro de lo que le habían inculcado en casa.
De la misma manera, veo, escucho, siento, a muchos papás y mamás, muy preocupados por lo que le ponen a sus vástagos en los comedores escolares. Qué si deben de comer equilibradamente. Qué si le deben dar legumbres. Qué si verdura. Qué si pescado. Qué si deben quitar las máquinas expendedoras de chucherías de los centros escolares. Que si patatín, que si patatón. Todo eso está muy bien, pero he aquí que llega el fin de semana, y mamá está cansada, y papá no sabe hacer un huevo frito a derechas, y los niños a cierta edad están más que asilvestrados, son un plomo, y cualquiera los aguanta todo un sábado y un domingo en casa, y papá y mamá, han pensado que sería buena idea irse a dar una vueltecita al centro comercial más próximo, y soltar por allí a los nenes, para que campen a sus anchas, importunando tirios y troyanos y para que recuperen todas las calorías que no han consumido en el comedor escolar durante la semana, porque papá y mamá, y todos los papás y mamás del AMPA del colegio, han montado bien el pollo para que el menú de los nenes sea equilibrado y nutritivo, bajo en grasas, nulo en colesterol y rico en hierro, pero un día es un día, o dos, que son sábado y domingo, que los nenes se pasarán en el centro comercial comiendo todo lo que durante la semana le prohiben comer en el colegio y viendo como papá y mamá, tirando de una tarjetita de plástico de colores, consiguen tooooodo lo que se les pone por delante, sin apenas despeinarse.
¿Se dan cuenta? La educación y la nutrición van unidas. El que mamá o papá se nieguen a meterse en la cocina y opten por la vía fácil, tirar de tarjeta y soltar a los niños en el centro comercial, es un ejemplo de opción por lo fácil, el mínimo esfuerzo llevado a máximos. Es que a lo mejor no saben cocinar, puede decir alguien. Bien, pues otro ejemplo de mal comportamiento. Si uno no sabe, se aprende, o por lo menos se intenta.
¿Se dan cuenta, como por mucho que los colegios y los poderes públicos hagan por poner al alcance de los niños los mejores medios educacionales, lo pueden llegar a fastidiar los progenitores? ¿Se dan cuenta que en el futuro, tendremos mucho más de la mitad de la población, con sobrepeso y lo que es peor, hechos unos auténticos mentecatos? Gracias a quién, a la LOGSE, no: a papá y a mamá, que optaron por la vía fácil, no solo en lo que a alimento corporal de sus hijos se refiere, sino también al alimento moral y social. Muy importantes también.

domingo, 12 de febrero de 2012

"El Señor es refugio para los oprimidos,
su refugio en los tiempos de angustia.
En ti esperan los que saben tu nombre,
pero no abandonan, Señor, a quien te busca.
Cantad al Señor, que mora en Sión,
publicad por los pueblos sus hazañas
Él, vengador de la sangre, se acuerda de ellos,
no olvida el grito de los oprimidos.
Piedad Señor, mira cómo me aplasta mi enemigo,
sácame de las puertas de la muerte,
para que pueda cantar tus alabanzas
a las puertas de Sión, gozoso porque me has salvado.
Los paganos cayeron en su propia trampa,
su pie quedó prendido en la red que tramaron.
(Salmos 9-10,16)

sábado, 11 de febrero de 2012

"A mandá señorito, que pa'eso estamos"



Os juro que no iba a escribir hoy nada sobre la reforma laboral aprobada por el PP en el día de ayer. Total, me dije, que nos vayan dando a todos, es como clamar en el desierto (De ahí el nombre del blog). Nada por aquí, nada por allá. Nadie ha contestado al gobierno. No se si es el miedo, o que hoy era sábado, o las dos cosas. El caso es que el personal sigue amondongado.

El caso es que, repasando la prensa digital, ha visto la foto de Toxo y de Méndez, en la rueda de prensa que han hecho hoy, para anunciar un calendario de movilizaciones ascendente, que podría acabar en una huelga general. Todo eso, dicho con esa cara de empate a cero, prórroga y penaltis que Dios les ha dado a los dos. Ya ven, no solo la sociedad española está amondongada, los líderes sindicales también.

Estos "chicos", anuncian ese supuesto calendario, pero primero tienen que negociar con el gobierno. No se que es lo que tienen que negociar, pues el gobierno acaba de darles una patada en sus partes, y acaba de aprobar la reforma laboral más destructiva hacia los derechos de los trabajadores desde los inicios de la llamada democracia.

El caso es que estos sindicatos, megasuvbencionados, inservibles e inútiles, siguen en ese discurso del sentido común, que viene de los tiempos en que se crecía al cuatro por ciento, de los tiempos de Aznar, ¿se acuerdan?. En aquellos días, estos, firmaron unas pírricas e insignificantes mejoras en las condiciones laborales de los españoles, pues se temía lastrar el crecimiento de la economía patria. Ya ven; antes creciendo, y ahora menguando, los que se joden, siempre son los mismos.

Pero lo que me resulta más increíble es que no respondan, ni siquiera cuando el gobierno se ha cargado la negociación colectiva y los ha dejado con el culo al aire. ¿Qué más necesita esta gente para movilizarse?.

Tengo miedo. Tengo miedo porque los trabajadores de este país no están representados y cuando la cosa quiebre y salga el pirómano de turno, ¿quién va ha hacer de interlocutor? ¿Toxo? ¿Méndez? Si no representan a nadie.

jueves, 9 de febrero de 2012

¿Extinta la URSS?



Minijobs, sueldos por debajo del salario mínimo interprofesional, gente viviendo por debajo del umbral de la pobreza, pisos compartidos, búsqueda de comidas en contenedores de basura, persecución religiosa, injerencia de los políticos en la vida privada de las personas, manipulación informativa, nepotismo, casta dirigente, corrupción, omnipotencia estatal...

Si no recuerdo mal; esto, solamente pasaba en la URSS, y en dictaduras satélites de la misma, donde había unas terribles dictaduras, donde no había libertad, donde el individuo como tal no contaba, no existía, donde imperaba la corrupción, el mercado negro, donde la democracia era un sueño, sin separación de poderes, sin oferta, sin demanda...

Ya ven; hay gente a la que le mola el comunismo en todos lados. Eso si; van vestidos con el traje de liberal. Un mero y mentiroso disfraz. En el fondo, el comunismo estalinista les mola, por eso lo emulan.

lunes, 6 de febrero de 2012

La reforma: Por sus frutos los conoceréis.



La pasada semana, Luís De Guindos anunció una "reforma" financiera. ¿Hacía falta reformar algo? Si la ley se hubiera respetado, si el Banco de España hubiera cumplido con su cometido, si el vigía no se hubiera dormido en medio de la guardia, igual no tendría que haber salido el bueno de don Luís a anunciar reforma ninguna.

Pero lo que de verdad vino a anunciar la pasada semana De Guindos no fue una reforma, lo que de verdad vino a anunciar fue una concentración bancaria en muy pocas manos, el derrumbamiento de la oferta, el monopolio, el oligopolio bancario; y de paso, el reconocimiento de que los balances de la mayoría de las entidades españolas están falseados y que el ladrillo, que prima en esos balances, no valen lo que nuestras "lumbreras" bancarias y económicas pretenden que valga.

Podría, el bueno de don Luis habernos dado el nombre o los nombres de quien o quienes habían mirado para otro lado, mientras se cometía el atropello. También nos podría haber dicho el por qué de todo esto, con qué fin, cómo, cuándo...Dice la Biblia, que un árbol bueno siempre dará frutos buenos y que un árbol malo siempre los dará malos y, que un árbol bueno no puede nunca dar frutos malos y, que uno malo nunca puede dar frutos buenos. En definitiva, la Biblia nos dice que por sus frutos conoceremos al árbol.

Los malo no quieren dispersión, los malos quieren concentración. Es lo que certificó la semana pasada Luís de Guindos. No es verdad que con las medidas anunciadas vaya a fluir el crédito, pues para ello lo que hace falta es confianza, juego limpio y transparencia, tres cosas que no se da ahora mismo en España.

No; no son liberales. Es mentira que lo sean. Prefieren la concentración en pocas manos, a la libertad, como si de un estalinista cualquiera se tratase. Todos estos años han estado guardando y escondiendo las vergüenzas propias y ajenas. No han confesado sus pecados y, lo peor de todo, no piensan purgar por ellos. Ese es el gran problema. Quieren que la porquería siga fluyendo, siga corriendo libremente, y no se dan cuenta que las cloacas están hasta arriba.

Los mismos telepredicadores autoproclamados liberales, andan erre que erre, día si y día también, proclamando a los cuatro vientos que el tejido empresarial español está demasiado disperso, que hay demasiadas empresas medianas y pequeñas. Nos dan remedios como la concentración para remediar esa "tara". ¡Vaya liberales!. Si; definitivamente por sus frutos los conoceréis.

Todo país, toda sociedad que intente concentrar a sus distintas empresas actuantes en los más variados sectores de la economía, disminuyendo el número de esos actuantes,, cargándose la variedad de la oferta, no es una sociedad libre, ni los que proclamen estos, pueden ser tenidos por liberales.

Por sus frutos los conoceréis.

domingo, 5 de febrero de 2012

"Ved como el malvado engendra el crimen,
concibe el engaño y da a luz la mentira.
Cava una fosa bien profunda
y cae en la fosa que el mismo excavó;
su crimen cae sobre su cabeza
y su violencia sobre su propia cerviz.
Alabaré al Señor por su justicia,
ensalzaré el nombre del altísimo"
(Salmos 7, 15-18)

jueves, 2 de febrero de 2012

La reforma empresarial; ¿para cuándo?.



Oligocracia, partidocracia, corruptocracia. Son numerosos los apelativos con los que cada día, se empiezan a decorar al sistema que padecemos en España. Por supuesto, lo único que no se le puede llamar a esto es democracia. Eso, por ahora no.

¿Hace falta una reforma empresarial en España? ¿Hay demasiada dependencia, grandes empresas-Estado, Estado-grandes empresas? Parece que así es.

Durante los años ochenta y noventa del pasado siglo, uno y otro partido, una y otra pata de las que conforman el sistema depredador, privatizaron empresas estatales, las entregaron en manos de amigos, las malvendieron de mala manera, en épocas, además, malas para vender nada, como son las épocas de crisis. Así se deshicieron de Telefónica, de Tabacalera, de las eléctricas, petroquímicas, y todo una pléyade de empresas, grandes y medianas que conformaban el antiguo INI.

En el caso de las empresas energéticas y de Telefónica y de Tabacalera, lo único que se hizo fue vender el monopolio estatal de la energía y de las telecomunicaciones. Se traspasó el monopolio estatal a manos privadas. No se liberalizo el mercado, se limitaron a privatizar la empresa estatal y repartir el pastel con algún otro operador, normalmente de fuera que, aunque sabía que partía en desventaja, acababa aceptando el juego oligopólico, beneficioso a la larga.

Se ha prometido para próximas fechas una reforma laboral en España, reforma que no hará otra cosa que cargarse la escasa demanda real que queda. La reforma laboral, no dará frutos, al tiempo. La contratación en España ha caído porque las empresas pequeñas y medianas, que son las que soportan el 80% de la contratación laboral en este país, o están quebradas y cerradas, o están quebrando y cerrando. No se puede tener una misma medida, para el que soporta con su esfuerzo y con su trabajo impuestos abusivos y creación de empleo, que para el que adquiere monopolios estatales a precio de amigo, vive de las subvenciones gubernamentales, vive de la adjudicación a dedo, paga un pírrico 1% de impuestos y encima no contrata. Se está primando al corrupto, se está primando al empresario especulador y se está penalizando al empresario productivo, al que contrataba, al que arriesgaba. ¿Cómo demonios queremos entonces que no haya cinco millones de desempleados?

Debemos empezar a quitar caretas en España, de una vez por todas. La oligarquía no nos va a sacar de la crisis. Quien nos va a sacar de la crisis es el auténtico empresariado, el que arriesga, el que se esfuerza, el que tiene mucho que perder de seguir las cosas así.

Solo tenemos que mirar el mapa del paro en, para darnos cuenta de por qué existen esas barbaridades de cifras de desempleo en España. Ejemplos, varios: País Vasco, apenas un 12% de desempleo. Por otro lado, la Comunidad de Madrid soporta aproximadamente un 18%. Las dos comunidades son de las más desarrolladas de España. Las dos están muy industrializadas. Las dos cuentan con bastante población. ¿Por qué entonces Madrid supera al País Vasco en más de seis puntos? Igual es porque en el Pais Vasco han diversificado el tejido empresarial y la actividad y en Madrid han apostado de forma masiva por el ladrillo y la especulación inmobiliaria. Por lo tanto; ¿es o no absurdo, mirando este ejemplo, el echar la culpa del paro a la flexibilidad o no del modelo de contratación? ¿Acaso no tenemos el mismo modelo de contratación ahora que hace diez años? ¿Acaso en el País Vasco no tienen el mismo modelo de contratación que en Madrid?