Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

viernes, 17 de febrero de 2012

Grecia no va a salir.



No, ni por asomo. Grecia no va a salir del atolladero en el que la han metido. La rescaten, una, dos, tres o cuarenta millones de veces. Cada vez que anuncian un rescate, además, es a condición de recortes. Lógico, o pagas o atiendes a tus parados, a tu sanidad, a tu educación, a tu... Esto es así.

Estamos asistiendo, impávidos, paralizados, cobardes, al saqueo de un país. No; ya no hace falta la Luftwaffe, la Wehrmacht o la SS, para hacerse con el control de una pequeña nación de la Europa meridional y convertirla en una nación de esclavos, para cargarse su independencia, su soberanía y su dignidad.

Lo malo, es que como en épocas pasadas en las que esto, lo hacía la Luftwaffe, la Wehrmacht o la SS, los demás países de Europa acatan cobardemente las demostraciones de buena voluntad del agresor. Acatan, con disciplina, agachando la cerviz, las promesas de buen comportamiento futuro y de no agredir de esa manera, nunca más a ningún país de Europa. Se acuerdan. Eso hicieron hace 73 años, nada más y nada menos. Se hicieron con Austria y prometieron no hacerse con ningún país más. Se hicieron con Checoslovaquia, y prometieron no hacerse con ningún país más. Se hicieron con Polonia y prometieron no hacerse con ningún país más. Entonces, ya nadie les creyó. Entonces prometieron respetar la neutralidad de Holanda y Bélgica, justo, poco antes de invadirlos y pasar a Francia y de dominar media Europa.

Ahora como entonces, prometen no hacer más fechorías. Prometen una Europa mejor, con un entendimiento mejor entre los pueblos que componen el viejo continente. Ahora, como entonces, después de promesas de buen comportamiento, de respeto, se suceden una tras otra las agresiones. Ahora como entonces, tampoco nadie hace nada. Hasta que sea tarde, hasta que sea demasiado tarde, para todo. Para construir Europa, para un futuro mejor para todos, para un avance de los derechos individuales y colectivos de los europeos. Si; es demasiado tarde, como entonces.

Y como entonces, los "malos" perderán, pues lo que pretenden, simplemente no puede ser, y además es imposible.

No hay comentarios: