Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 13 de marzo de 2012

La huelga institucinalizada.


Ya lo saben, ¿no?. El 29 de marzo, si, huelga. Era de prever; claro. Los sindicatos, CCOO y UGT, por fin se han atrevido. ¡Qué temeridad!.
Si las reformas laborales no consiguen crear empleo, las huelgas generales contestatarias de las reformas no consiguen mejorar la situación de los trabajadores, ni consiguen tampoco una enmienda gubernamental de los recortes en las condiciones de trabajo.

En un panorama distinto, no digo yo que no sirviera para algo una huelga general. Aunque en un panorama distinto, igual no se habría llegado a la huelga, ni a la situación de ruina económica que atravesamos. Cuando digo panorama distinto, me refiero, lógicamente, a un panorama donde hubiera auténtica libertad, donde los sindicatos, tan necesarios, pertenecieran a la clase trabajadora, donde los partidos políticos, tan necesarios, pertenecieran a la sociedad civil y donde, las organizaciones empresariales, tan necesarias, pertenecieran a los empresarios. Por tanto, todos ellos no estarían estatalizados, serian libres, responderían a libres intereses y, como consecuencia de ello, de esa libertad, tendría que haber un libre entendimiento entre ellos. La libertad es una forma como otra cualquiera de prosperar, y de, llegado el caso, evitar huelgas.

La huelga general del día 29 de marzo es una puesta en escena más de la casta parasitaria. Una parte de la casta, la política, viendo que el sistema depredatorio se hunde, intenta apretar el cinturón a la ciudadanía, mientras otra parte de esa casta, los sindicatos, los cuales viven de que se apriete más el cinturón a esa ciudadanía, proclama una jornada de protesta, de huelga. Es absurdo, ¿no?.

Ninguna de las huelgas generales que durante los últimos treinta años se han convocado en España han evitado que las condiciones de trabajo de los españoles se precaricen. Entre otras cosas, porque los sindicatos viven del Estado, en vez de vivir de sus afiliados. Está institucionalizado, como lo estaban los sindicatos verticales franquistas y, por lo tanto, jamás van a morder la mano que les da de comer.

Debemos exigir y debemos actuar para que los sindicatos vuelvan a la sociedad civil, donde nunca han estado en España en los últimos setenta años. Debemos construir un país libre, con unos sindicatos libres, con unos partidos políticos libres, para una mayor prosperidad de la sociedad y un mayor reparto de la riqueza. Las sociedades menos libres, las más autoritarias, sea ese autoritarismo de derechas o de izquierdas, son las sociedades menos prósperas y más atrasadas. En contra las sociedades más libres, donde los agentes sociales responden más a la sociedad civil, son las socieades más prósperas.

Podemos incidir en el autoritarismo, en la oligocracia y en el nepotismo y eso nos llevará al desastre; o podemos ir por la senda de la democracia y la libertad y que eso nos lleve a la prosperidad. El día 29 es un magnifico día para reflexionar sobre ello y plantearse muchas cosas.

No hay comentarios: