Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 30 de abril de 2012

Esperando al séptimo de caballería.


No sé que es peor; si que nos mientan o que nos oculten las verdad. Hollande, ahora resulta ser la gran esperanza blanca. El general Custer que al mando de su séptimo de caballería, va a entrar en escena, a golpe de corneta tocando a carga, cuando más lo necesitamos, cuando nos hemos atrincherado en el círculo de carretas a resistir los embates de los indios.

El árbol, una vez más no nos deja ver el bosque. Creemos, infaltilmente, que esto que estamos sufriendo lo ha diseñado Frau Merkel. Para ponerle un toque cinéfilo, nos podemos imaginar a doña Ángela, en un reservado de una cervecería muniquesa, junto a Monsieur Sarkozy, poniendo banderitas sobre un mapa de Europa. No nos damos cuenta de que Frau Merkel es solamente un peón de brega, que una vez utilizado, una vez consumido, irá al cementerio para elefantes donde van los peones de brega inservibles.

Todo esto ha sido prediseñado hace años. Todo ha sido inducido. Todo empezó con la idea que tuvo alguien de crear una moneda única en Europa. Esto es un experimento socio-económico como otro cualquiera. El objetivo estaba claro. Nada como comprar las atribuciones de los estados, para ostentar un poder absoluto, pero sin pasar por las urnas ni dar cuentas a nadie. Sanidad, educación, pensiones, transportes, comunicaciones,.puertos, aeropuertos. Monopolios varios que de caer en las manos adecuadas, darían pingües beneficios, así que se pusieron manos a la obra.

Primero había que hacer que quebrara el sistema, así que le dieron a la máquina de hacer billetes, le dieron crédito a todo el mundo, Estados, bancos, empresas, particulares, Comunidades Autónomas, municipios grandes, medianos y pequeños. Todo era posible en el país de nunca jamás. ¿Qué un mileurista no puede tener un Mercedes? ¿Quién lo dijo? Y un ayuntamiento pequeño puede tener un un polideportivo con pista de padel y piscina climatizada, y un gimnasio con sauna y jacuzzi. Todas las capitales de provincia podían aspirar a tener un aeropuerto, como Madrid, Barcelona o Londres. El crédito lo daba todo.

Así que lo consiguieron. Consiguieron que los Estados se endeudaran, Grecia, Portugal, Irlanda, Las Españas, todos. Todo quebraría y ellos lo sabían porque lo habían diseñado. Y quebró todo. Y se vinieron abajo los sueños de toda una generación. Ya no había Mercedes, ni polideportivo con pista de padel, ni gimnasio con sauna y jacuzzi, ni piscina climatizada, ni aeropuerto. La realidad se impuso, una vez más. El crédito, como todo en esta vida, no era infinito.

Pero todo quedó donde ellos querían que quedara. Nadie, empezó a conocer a nadie. La desconfianza creció. La confianza cayó. Los gobiernos de las naciones europeas, comandados por una panda de indeseables, nefastos e inútiles sin escrúpulos y sin dos dedos de frente, empezaron a dar palos de ciego. Hasta ahora.

Pero como no aprendemos, creemos que unas elecciones en Francia ganadas por el líder del Partido Socialista del país vecino, nos va a devolver a un tiempo de bonanza. Nada más lejos de la realidad. Si Hollande gana las elecciones en Francia, lo más seguro es que haga como nuestro Mariano y se pliegue ante la voz de su amo. Nada va a cambiar tras la victoria de Hollande si es que gana.

La única esperanza en el horizonte es el del 19% del electorado galo que ha optado por Marine Le Pen y su defensa de la nación francesa. La única esperanza es Holanda y el pequeño triunfo de Geert Wilders. Partidos de este corte se están haciendo con cotas de poder, también en Dinamarca, Suecia, Finlandia o Austria y, se prevé que se hagan también un hueco en la arruinada Grecia. Los ciudadanos de estos países les están mandando un mensaje claro a los políticos.

¿Se darán estos por enterados o nos seguirán mostrando una vez más el gran árbol que nos impide ver el bosque? ¿Seguirá buena parte de la ciudadanía esperando al General Custer-Hollande mientras resisten contra los embates de los indios? Veremos.

domingo, 29 de abril de 2012

"Los cielos proclaman su justicia
y todos los pueblos ven su gloria.
Qué se avergüencen los que adoran a los ídolos,
(los que se glorian de vanidades"
(Salmos 97, 6-7)

sábado, 28 de abril de 2012

La imagen: Promesas.




Prometieron que no iban a subir los impuestos....prometieron que no iban a reducir los derechos de los trabajadores....prometieron que no iban a abaratar el despido...prometieron que el IVA no lo iban a subir....prometieron que no iban a tocar un pelo de la sanidad pública ni de la educación...........

...últimamente han prometido que con todos los recortes que están aplicando vamos a salir de la crisis....



....¿les crees?....

jueves, 26 de abril de 2012

Síntomas de una democracia fallida: El control de los medios de comunicación por parte de los poderes políticos y los poderes ocultos.



Un síntoma claro de una democracia deficente y fallida es la falta de libertad de prensa o el control de esa libertad, limitada, por parte de los poderes ocultos que pueden llegar a gobernar un país. Para que las doctrinas antidemocráticas tengan éxito es imprescindible;

a/: El control efectivo de los medios de comunicación.
b/: El control de la educación.

El primer caso; el control efectivo de los medios de comunicación, es imprescindible para el éxito de los planes antidemocráticos a corto plazo. El segundo caso sería imprescindible para el éxito a largo plazo. Aquí en España se dan ambos casos, es decir, tienen controlado el país y han puesto en marcha su experimento antidemocrático a corto y a largo plazo, con éxito además.

Para controlar los medios de comunicación sin que se note mucho, es imprescindible unir la oferta pública a la privada. Esta unión de intereses en medios de comunicación privados y públicos se consigue únicamente reteniendo la concesión de licencias de emisión de señales audiovisuales en las manos de los gobiernos de turno, ya sean estos satrapías autonómicas o el gobierno central de la Nación. Después se patrocinará y se instará desde estos mismos poderes a que los distintos medios de comunicación se integren en grandes conglomerados, grandes grupos de comunicación, los cuales basarán su negocio en la concesiones de publicidad institucional que el poder público les haga, en las subvenciones escondidas detrás de "políticas culturales" y en los grandes contratos publicitarios con la oligarquía monopolística "privada", amén de otras acciones y acutuaciones de dudosa moralidad y honradez.

El resultado efectivo de todo esto viene a ser un atrincheramiento de la que debería ser libre opinión, y libre derecho a la información; una tergiversación informativa propia de un régimen autoritario y un radicalismo partidista nada normal en una democrácia, además de la impoición paulatina de un pensamiento único que con el tiempo acabará matando todo libre pensamieto, todo libre debate, sumiendo al país en el más nefasto apagón informativo, escondido eso si, tras una aparente libertad.

En España estamos padeciendo esto desde hace años. Concretamente desde la inauguración de la "era constitucional". Esta situación solamente está siendo paliada en parte por algunos diarios digitales, algunas páginas webs y algunos blogs. Pero estos todavía no se han llegado a imponer masivamente entre la mayoría de la población, que opta por los antiguos diarios, emisoras de radio y emisoras de televisión para "desinformarse". A esto hay que unir el "opio virtual" que están resultando ser las redes sociales, o el mal uso que la población en general hace de ellas. Esta situación no se les ha escapado a los sponsables de los medios de comunicación tradicionales que han apostado por ellas para intentar superar su bache de credibilidad.

De nosotros depende romper las cadenas con la que la oligarquía imperante ha amordazado y secuestrado la libertad de opinión y de información en España. Para salir de esta situación necesitamos romper con el monopolio informativo que los "malos" tienen garantizado ahora mismo. Tengan en cuenta  que estamos en una crisis económica, en parte gracias a ese monopolio informativo. ¿O recuerdan a algún participante en los medios de comunicación tradicionales, que criticara las directrices económicas de crédito barato y ladrillazo que nos han llevado al callejón sin salida en el que estamos? Yo desde luego, no.

martes, 24 de abril de 2012

Elecciones en Francia.


Parece como si las elecciones presidenciales francesas fueran la "gran esperanza blanca" para algunos, que las estaban esperando como agua de mayo, para ver la costalada del centro derecha de Sarkozy y comprobar como le canta las verdades del barquero, Francoise Hollande, el virtual ganador, a la "bruja mala", Angela Merkel. Nadie o casi nadie contaba con la sorpresa de un Marine Le Pen que ha sacado un nada despreciable 19% de los votos. La "corruptoprensa" española se alineaba con Sarkozy y con Hollande, únicamente, según el color de la trinchera donde militaran sus opinadores profesionales. Aparte de habernos dado una vez más una lección de democracia, el pueblo francés ha votado mayoritariamente en contra de este pseudocapitalismo sin rosto que intenta gobernarnos a todos los europeos sin que nadie les haya elegido para tal fin. Para ese cometido le dio la llave del Elíseo a Hollande, a falta de la segunda vuelta por supuesto, pero compartió esa llave con Marine Le Pen.

Es curiosa la actitud de la prensa de medio mundo hacia la líder del Frente Nacional. Las calificaciones son siempre las mismas: Ultraderechista, populista, racista... ¿Es racista alguien que propone una inmigración racional y controlada? ¿Es populista alguien que defiende al pequeño indusrial, al agricultor, al trabajador francés? ¿Es ultraderechista alguien que defiende los intereses nacionales de su país frente a los que atacan la riqueza y la estabilidad del mismo desde fuera? Y todo esto teniendo en cuenta que nadie puede achacar una doctrina basada en la violencia política a la formación patriótica gala. El caso es que si es así; que esta señora es ultraderechista, populista y racista, entonces muchos españoles también lo somos. Un alto porcentaje que empieza a estar harto de las consecuencias de una inmigración descontrolada, que empieza a estar harto de la caída industrial nacional, de que nuestra agricultura esté por los suelos, de que los derechos de los trabajadores españoles sean pisoteados, que empieza a estar harto que nos impongan las directrices económicas desde fuera, de los ataques de los especuladores que sufrimos un día si y otro también. Si. En España hay mucha gente que podría pasar entonces por Ultra, por populista y por racista. Gente que ha votado a la izquierda o a la derecha, alguna vez en su vida. Gente que se tragó muchas de las mentiras que nos contaron. Si. Esa gente, de ser franceses y poder votar en Francia, serían calificados de ultraderechistas, populistas y racistas por los apóstoles de lo políticamente correcto.

Se está pasando por alto la importancia que va a tener el Frente Nacional en Francia en los próximos años. Gane quien gane las elecciones presidenciales, bien Sarkozy bien Hollande, tendrá que escuchar el mensaje que le ha mandado el pueblo que no optando mayoritariamente a ninguno de ellos y dando un empujón tan grande a la "tercera vía" de la política francesa. De todos modos, lo importante viene en las próximas legislativas, las cuales le pueden dar el definitivo espaldarazo a la lider del Frente Nacional y colocarla como segunda fuerza política y a las puertas de la presidencia de la República para futuras citas.

En Berlín andan preocupados con los resultados franceses. No es lo mismo que un partido como el de Marine Le Pen, tan escéptico con las políticas patrocinada por la Canciller alemana, gane en Holanda, por ejemplo, que lo haga en un "peso pesado" como Francia. Y todo ello a un año vista de las elecciones generales en Alemania.

Aquí en España, como era de esperar, las elecciones francesas han sido pasadas por el tamiz del "hooliganismo" de salón. Por la opinión tergiversada y por el partidismo más zafio. Desde los partidos políticos se ha izado la bandera partidista, para consumo interno de estómagos agradecidos y para la propaganda nuestra de cada día. Algunos, pocos, miramos con el rabillo del ojo lo sucedido en Francia, con envidia, con mucha envidia. Todavía estamos a años luz de la democracia francesa.   

lunes, 23 de abril de 2012

Síntomas de una democracia fallida: La "megarepresentatividad" política.



Es un síntoma más de la falta de democracia o de una democracia fallida. La "megarepresentatividad" política, el número desmesurado de políticos por habitante y kilómetro cuadrado y la abundancia de burocracia.

Gobierno central, gobiernos autonómicos, diputaciones provinciales, mancomunidades de municipios, corporaciones locales. Estamos demasiado representados, como corresponde a una democracia fallida. ¿De verdad necesita una ciudadanía a tanto parlamento, tanto diputado, tanto representante político?

Y el caso es que, ninguno de ellos representa veraderamente a la ciudadanía que tozudamente se empeña en votarles. Todos ellos atienden a intereses oligárquicos y a intereses propios de sus formaciones políticas antes que a los intereses de sus electores, pues no deben nada a estos y la ley electoral y la constitución vigentes no les obligan a ello. Y todo ello viviendo de los impuestos que los ciudadanos pagan. Paradógico por lo menos es.

Por si todo ello fuera poco, como traca final hemos decidido ceder nuestra soberanía económico-monetaria a otra entidad propia de una democracia fallida: La Unión Europea. Ésta, con su parlamento del todo inútil, con sus comisarios del todo incompetentes, con sus normas del todo inaplicables, atendiendo siempre a los intereses nacionales de Alemania, tampoco atiende a los intereses de la mayoría, no ya solamente de los ciudadanos españoles, sino además de los ciudadanos europeos. Todo ello aliñado con una burocracia inasumible.

Todo régimen autoritario que se precie, todo sistema que simule una democracia, tiene este síntoma de la "megarepresentatividad" política, de burocracia, de desmesura en el número de instituciones políticas y de  políticos. ¿Y por qué esta circunstancia? Está claro: Hay que suplir la falta de una verdadera democracia, de un verdadero juego de mayorías y minorías, de una verdadera representatividad política, de unos partidos que atiendan a las necesidades de sus ciudadanos. Todo esto forma parte de un tremendo circo, de un teatrillo que solamente busca la la simulación de un sistema democrático que esconde los más variados intereses.

Es un síntoma más de una democracia fallida. El exceso de representantes políticos y de instituciones que acojan a este exceso de políticos en nuestras vidas. Esta circunstancia unida a una ley electoral no mayoritaria, es un cóctel explosivo para cualquier país. Cóctel que no tardará en estallar si no se reforma todo este galimatías.

domingo, 22 de abril de 2012

"Pues ni de oriente ni de occidente,
ni del desierto ni de la montaña viene la salvación;"
(Salmos 75, 7)

sábado, 21 de abril de 2012

Palos de ciego.

Una mano en Roma, y la otra en Santiago; y las dos manos inutilizadas. El cazador cazado. lEl desgobernador desgobernado en la semana de pasión. Mientras YPF es expropiada por los Krichner; mientras el regente se cae en Botswana; el gobierno rajoyano recorta. Se saca el copago sanitario de la manga. ¿Podríamos calificar de convinciente la explicación de doña Ana Mato? Veamos: "Los que más puedan pagarán más, los que puedan menos pagarán menos, y los que no puedan pagar, no pagarán nada". Si señor. Eso es hacer política con mayúsculas.

A veces pienso si los españoles son conscientes de su responsabilidad cada vez que se acercan a una urna para emitir su voto. Visto lo visto, parece que no son muy conscientes. El plan sanitario de Rajoy no tiene ni pies ni cabeza, como tampoco lo tiene el subir las tasas universitarias y los recortes en educación.

En Europa, ya nos han calado hace tiempo. Saben que nuestro problema se llama estado autonómico. Un estado que ha multiplicado por 17 el Estado Central. Ese y no otro es el problema que tiene España. Esperanza Aguirre (Que sigue sin ser santo de mi devoción), le ha dado la solución hace pocas fechas a Rajoy: Recuperación por parte del Estado de las competencias de educación y sanidad. El ahorro sería cuantioso.

Pero; ¿Quién le pone el cascabel al gato?. Rajoy no va a ser. Hace unos días escuchaba a alguien decir que lo mejor que le podía pasar a España es que fuera intervenida, pues los interventores harían lo que los políticos no se atreven a hacer. Puede ser. Pero también podría ser que no fuera así.

Hace tiempo, contábamos en este blog que nosotros no éramos Grecia. Somos peores. Por desgracia lo vamos a ver en los próximos meses.

miércoles, 18 de abril de 2012

Populismo porteño-cañí.



-Viejo; ¿Está la cosa bien para ir para España?. Mirá que voy la semana que viene, Che. Acá llegan noticias de que se lo tomaron mal, lo de Cristina y la expropiación de YPF.
Era el "gordo" Funes, un amigo, un hermano, un padre para mi, que me llamaba ayer por la tarde y mantenía esta conversación conmigo.
-No te apures, "gordo", que no pasa nada. Puedes venir tranquilo-, le tranquilicé.

El "gordo" me informó de que en Plaza de Mayo, enfrente de la Casa Rosada, "un grupo de pelotudos andaba festejando la expropiación. Ya sabés hermano, si los pelotudos volaran no se vería el sol". Tiene razón el "gordo". Pero lo que el no sabe es que "pelotudos" los hay en ambas orillas del charco, allí y aquí. Aquí encima con pedigrí, trabajando como comentaristas políticos en alguno de los medios que la "casta" usa para sus mítines.

Qué la señora Fernández, doña Cristina es una populista. Si. Eso lo sabe también la mayoría de los hermanos argentinos. Argentina es una tierra prolífica en buenos futbolistas tanto como en políticos populistas. "Una cuerda de ladrones, Che", me dice siempre el "gordo" Funes. Por tanto era de prever que un día u otro expropiaran YPF. Ya prometía la señora cuando montó el pollo durante la conmemoración de la guerra de las Malvinas, en semanas pasadas.

Lo que no era de prever es la reacción que han tenido algunos aquí, en las Españas. Yo creía, que Repsol era una compañía privada, una multinacional de las muchas que hay, con sede en España, si, pero multinacional al fin y al cabo. Creía que éramos liberales, unos más que otros, bien es verdad, pero todos liberales, que creemos en que el Estado no se puede inmiscuir en las relaciones comerciales de las multinacionales, porque el Estado es malo, con su manía de regularlo todo, por tanto, como somos liberales, veíamos con buenos ojos cuando allá por finales de la década de los noventa del pasado siglo, Repsol compraba la compañía estatal argentina YPF a precio de "orillo". Alguien, no recuerdo quién ahora mismo, advirtió ya entonces sobre los peligros de invertir en según que sitios, pero se hizo oídos sordos al asunto pues, Repsol era una compañía privada y podía invertir su dinero, el de sus accionistas, donde le diera la gana. Resumiendo; que si el gobierno de entonces decidió no meterse en los negocios de Repsol, con buen criterio, no veo por qué el de ahora debe hacerlo, además como un elefante en una cacharrería, llevándose por delante las relaciones entre dos pueblos que son, además de amigos, hermanos. ¿No hay tribunles internacionales? Que Repsol privadamente se dirija ahí, ¿no?. Eso mismo.

Como aquí, en España, la libertad de prensa y de información brilla por su ausencia, los medios de "incomunicación" social han hecho del tema un asunto de Estado. Algunos hablaban ayer de romper relaciones con la República Argentina. Bien es verdad que Repsol, repito, tiene su sede social y reside en España. Bien es verdad que miles de pequeños y medianos accionistas van a salir perjudicados por la expropiación. No vemos mal que el Estado, ese que tanto molesta, proteste ante los organismos internacionales pertinentes. Total, las medidas regulatorias, tanto nacionales como internacionales, sirven para estas cosas, para dar seguridad a las inversiones. Pero tendrá que ser Repsol la que saque adelante el tema y la que de ahora en adelante se cerciore bien de donde invierte el dinero de sus accionistas.

Y es que la cosa en Argentina debe de andar muy mal. Parece como si pasara el tiempo y los políticos argentinos y el pueblo que, elección tras elección los aupa a los puestos de dirección del país, no aprendieran nada. Es una lástima, porque el país hermano tiene los mimbres para ser uno de lo países del mundo donde mejor se podría vivir. Por el contrario, es un país triste, sin democracia, sin libertad, gobernado por una, como dice mi amigo el "gordo" Funes, una cuerda de ladrones. La corrupción está a la orden del día en la política y sus alrededores; todo cae en manos de una oligocracia que no deja respirar al país; el populismo y la manipulación están más de moda que nunca; la inseguridad jurídica es total y a la corrupción estatal hay que unir la corrupción de los gobernadores de las provincias, de las satrapías en las que se divide el país.

Que cosas; todo esto me resulta tan familiar.

lunes, 16 de abril de 2012

Síntomas de una democracia fallida: El Consenso.



Después de que el 20 de noviembre del pasado año, el pueblo español le diera una mayoría absoluta a Mariano Rajoy, mayoría combinable con la que meses atrás le dio al Partido Popular en las elecciones autonómicas y municipales, el flamante presidente no perdió un minuto y buscó el consenso con quién se suele buscar siempre en estos casos: PNV y CiU. Si la cosa pinta muy mal, se intentará siempre buscar el consenso también con la fuerza mayoritaria de la oposición: El PSOE, pero eso solamente si la cosa pinta muy mal, que lo empieza a pintar.

Señal inequívoca de que en España no hay democracia es esta augusta y antigua costumbre de consensuar con el "rival" los pasos a seguir en los siguientes cuatro años a unas elecciones. Ya en el siglo XIX, apuntábamos maneras. Recuerden la famosa alternancia de Cánovas y Sagasta, conservadores y liberales, al frente de la gobernanza patria.

No hay medida más antidemocrática que el consenso. El programa político y electoral de un partido, no es más que mero papel mojado. Si en lo fundamental se ponen de acuerdo las fuerzas políticas, ¿no será más bien por que en el fondo son las distintas patas de una misma mesa?. Para que hacer elecciones pues. ¿No sería mejor un gobierno autoritario?. ¿No es lo que tenemos, votemos lo que votemos?.

Por ello, insistimos, en que España debe cuanto antes cambiar la ley electoral y cargarse el sistema proporcional y el "café para todos" por un sistema mayoritario. Si yo voto al señor "A", es porque nada más y nada menos que estoy de acuerdo con el programa que el señor "A" me ha propuesto, será pues perfectamente democrático que si el dichoso señor "A" gana unas elecciones por mayoría absoluta, lleve a cabo ese programa. Para que consensúe su programa con el señor "B", hubiera votado a éste y me hubiera ahorrado las elecciones y el consiguiente berrinche que tanto "A" como "B" me han dado. ¿No?.

Parece que de más pedigrí democrático que el que sube al poder en este país diga que va a consensuar con la oposición la política que va a llevar a cabo. Parece así mismo, que quien no diga que va a consensuar su política con el adversario y se disponga a llevar a cabo el programa por el cual le han votado mayoritariamente en unas elecciones democráticas, fuera un dictador sin escrúpulos, un ogro, un ser autoritario y sin sentimientos. Da la casualidad de que es justamente lo contrario.

Es en países con déficit democráticos donde más se da el consenso. Es en simulacros de democracias donde más se pone en práctica. Donde no existe separación de poderes y donde las asociaciones políticas, los partidos, viven de la sopa boba del Estado. Donde los ciudadanos permanecen ajenos al ir y venir de los políticos. En definitiva; donde hay una casta dirigente que dirige la nave. ¡Viva el neodespotismo ilustrado!.

El consenso es pues la más clara prueba de una democracia fallida.

domingo, 15 de abril de 2012

"¿Hasta cuándo, oh Dios, seguirá blasfemando el enemigo?,
¿hasta cuando seguirá ultrajando el opresor?"
(Salmos 74, 10)

jueves, 12 de abril de 2012

Las serpientes de cascabel empiezan a suicidarse.




Es lo que decía Gene Hackman, encarnando a un duro agente del FBI en "Arde Mississippi": "Las serpientes de cascabel empiezan a sucidarse", en referencia a los caballeros del Ku-klux-klan, que empezaban ellos solitos a delatarse y a caer, fruto de sus propias contradicciones.

Antes de ayer, la "lideresa", Esperanza Aguirre, eterna aspirante al trono de la Moncloa, se "destapó" con unas declaraciones muy curiosas, amén de cínicas. Decía doña Esperanza, que ella era partidaria de devolver competencias al Estado, sobre todo las de sanidad y educación. Eso, sería creible si fuera acompañado de acciones creibles. Mientras la Señora aboga por la administración única y centralizada con una mano, con la otra mantiene dos canales de televisión y uno de radio, autonómicos, públicos y deficitarios, por ejemplo. De todos modos lo tiene fácil, si no cree en las Autonomías y en la descentralización estatal, siempre puede dimitir, y su partido, que recordemos que goza de mayoría absoluta también en Madrid, siempre puede optar en la Asamblea regional la disolución de la misma, organizar la celebración de un referendum y preguntar a las gentes que sobreviven en la Villa y Corte y alrededores, si quieren autonomía o quieren que sus vidas pase a administrarlas el Estado Central. Nada más fácil.

Nosotros desde aquí, siempre hemos abogado por una administración descentralizada. Eso si; el estado de las autonomías no es una administración descentralizada; es una administración centralizada diecisiete veces, que no es lo mismo. Han creado en cada pequeña satrapía todos los males de un estado jacobino, multiplicado por diecisiete, y así no puede funcionar. Pero es que además, el Partido Popular lo tiene muy fácil, pues goza de mayoría absoluta en el Estado, la mayoría de los gobiernos autonómicos y en la mayoría de los ayuntamientos. Tiene casi poder absoluto, dado por los españoles en unas elecciones. Y aún así no se atreve a poner el cascabel al gato. Necesita consensuar. ¡Ay, el consenso! Señal inequívoca de la falta de democracia.

Así pues, hemos llegado a un punto de no retorno. A un punto tal, que en Europa no nos creen. Nosotros vamos por el mundo, encantados de habernos conocido a nosotros mismos, con nuestros diecisiete mini-estados, nuestros aeropuertos cerrados, nuestra manera faraónica de entender la política, pretendiendo que el mundo nos de la razón. La cosa es más complicada. La prima de riesgo sigue subiendo, y sigue subiendo porque los potenciales inversores en deuda española saben que el problema no es tanto el Estado Español, o la parte central del mismo. Saben que el problema son las autonomías, como la de doña Esperanza Aguirre, que gastan sin límite alguno. Ese es el auténtico problema español y ellos lo saben.

Nos creeríamos el órdago de la señora Aguirre, si fuera acompañado de acciones concretas en su acción de gobierno en el día a día. Como esto no es así, no la creemos, ni nosotros ni, lo que es peor, los mercados. Eso es lo verdaderamente importante.

martes, 10 de abril de 2012

Quemados por el sol.



Siéntese. Acomódese. ¿Palomitas? ¿Un refresco? Disfrute del viaje hacia otra dimensión. Le prometemos emociones constantes. Vivirá experiencias inolvidables, las cuales podrá contar a sus nietos, si es que alguna vez los llega a tener. Va usted a asistir a la voladura controlada del modelo Estado-Nación, surgido en el siglo XIX, y en el XXI, totalmente obsoleto para resolver los intereses de una oligarquía ambiciosa y sin escrúpulos. Disfrute de la experiencia. Alguno de ustedes se quedará por el camino, siempre tendrá la opción del suicidio como salida ilógica a esta situación.

Grecia, ayer, anunció la oferta de alquiler de sus fuerzas de seguridad públicas, de su policía. Por agente de policía y por hora, sesenta euros. Si además quiere al agente motorizado, cien. No se extrañe porque aquí en las Españas, el "diligente" gobierno popular está pensando en hacer lo mismo con los jueces, la sanidad y la educación. Había cosas que aceptábamos como lógicas, y era que el Estado era el depositario, monopolístico, es verdad, del orden y la ley. También aceptamos durante mucho tiempo que el Estado era el depositario de nuestra salud y de la educación de nuestros hijos, no por nada, solamente porque pensábamos que el Estado, como ente abstracto no existía, el Estado en realidad eramos nosotros, los componentes de la Nación, los hombres y mujeres libres que la forman. Bien; esto era mentira. No; por lo menos en España el Estado no éramos nosotros. Se ve que tampoco lo era en Grecia. El Estado eran ellos. Los mismos que ahora asoman sus cabecitas fuera de su escondrijo, y se disponen a asaltar, a depredar, a robar aquello que creíamos nuestro.

La ausencia de libertad nos ha llevado hasta aquí. Vivimos, ahora más que nunca en una sociedad que va hacia el caos, eso si, el caos monopolizado y globalizado. Todas las atribuciones que dábamos al Estado, en materia de seguridad, de justicia, de sanidad, de educación, resulta que se pueden privatizar. ¡Ojo!; pero no vayan ustedes a caer en el error que caen muchos a diario. Se va a privatizar pero no se va a liberalizar. Podríamos decir que el monopolio estatal va a cambiar de manos. Pero seguirá siendo monopolio, con la salvedad y la diferencia de que cuando estaba en manos del Estado, este monopolio podía ser deficitario, con subir los impuestos todo listo. Ahora no. Ahora tiene que ser rentable. Ya no sirve subir los impuestos. Para ello, los "malos" se sacan de la chistera leyes. Por ejemplo, la famosa ley anti-tabaco. No; no es que de pronto los gobernantes se preocupen por su salud. Lo que pasa es que les quieren lo más sanos posible, y pagando. De eso se trata. Ahí radica la rentabilidad del negocio. Como esta ley anti-tabaco, saldrán más, no se apuren.

Estamos ante la resurrección del estalinismo, del nazismo, del autoritarismo más duro. Una economía monopolizada, no en manos del Estado, sino en manos de unas cuantas multinacionales. Además, una economía global. El internacionalismo era propio de ideologías como el nazismo y el comunismo, ¿no?. El resurgimiento del estajanovismo como doctrina laboral. El obrero debe trabajar a destajo por una misera soldada, sin derechos. Vuelven los planes quinquenales y la economía planificada. ¿Como se atreven a llamar liberalismo a esto?. ¿Desde cuando el liberalismo ha utilizado la planificación económica?

Qué no les engañen. No ve usted las huestes uniformadas, desfilando por la Plaza Roja o por las inmediaciones de la Puerta de Brandenburgo. No ve usted al "padrecito", al führer o al caudillo. Pero en esencia es lo mismo esto que aquello. Por los hechos los conoceréis, dice la Biblia. Por los hechos.

domingo, 8 de abril de 2012

"Tu ofrenda a Dios, que sea la acción de gracias,
cumple tus promesas al altísimo,
invócame cuando estés angustiado;
yo te libraré y tu deberás glorificarme".
(Salmos 50, 14-15)

sábado, 7 de abril de 2012

Cuando la dignidad mata.



Se llamaba Dimitris Christoulas, era jubilado, 77 años, griego y no podía más. Hace tres días decidió pegarse dos tiros en la emblemática plaza Sintagma, frente al Parlamento heleno. Dimitris dejó escrito la siguiente nota: "No veo otra solución que darle este final digno a mi vida, ya que no me quiero verme buscando en los cubos de basura mi medio de subsistencia".

A veces la dignidad mata, sobre todo a los que como Dimitris puede presumir de contar con esa dignidad como un activo personal. En frente de él, están los que no gozan de esa dignidad, ni gozarán nunca, que siguen por lo tanto vivos y lo seguirán por mucho tiempo, amargando la existencia de millones de seres humanos que no quieren verse en la indignidad de buscar comida en la basura, para que así los que dirigen los destinos de su país, pueden saldar cuentas con los acreedores, para pagar el fruto de su indignidad, de su mala gestión, de su inutilidad, de su crueldad, de su arrogancia, de su falta de escrúpulos, de su desvergüenza...

Decía el Barón de Montesquieu, que la política debía de ser el arte de hacer felices a los ciudadanos de una Nación. Los políticos griegos no deben de haber leído a Montesquieu. Días después de que Dimitris pusiera fin a su vida, la conclusión que sacan muchos de ellos es, en que va a afectarles la muerte de este jubilado a ellos en las elecciones legislativas que se llevarán a cabo el mes que viene. Increible.

En toda Europa, especialmente en la Europa del sur, millares de ciudadanos, sufren las consecuencias de estar gobernados por unos individuos que no tienen escrúpulos. Estamos a las puertas de la gran revolución global, que han sembrado, que están sembrando día a día, los responsables de que millones de personas no sean capaces de sobrevivir con dignidad, en todo el mundo.

Quizá, para ello, Dios no lo quiera, deba de haber más personas que como Dimitris, no puedan más y prefieran poner tierra de por medio antes de verse mendigando por las calles. Personas que no entienden de primas de riesgo, ni de mercados, ni de tipos de interés, que dejaron siempre en manos de los políticos el progreso de su país. Personas anónimas, que vivían, que trabajaban, que tenían hijos, que esperaban un futuro mejor, en una Europa mejor, que día a día se creían las mentiras de los que debieron ser sus representantes y no lo fueron nunca.

Descanse en paz Dimitris Christoulas. Qué su muerte no haya sido en balde.

lunes, 2 de abril de 2012

Recuperación de la libertad y progreso económico.



Si cualquiera de ustedes pasea por cualquier barrio de cualquier ciudad, pequeña, mediana o grande, de España, se dará cuenta de por qué estamos en una situación de ruina absoluta. En ciertos barrios, la mayoría de ellos, excluyendo los del centro de las ciudades, tienen colgado el cartel de "últimos días, liquidación por cierre". Teniendo en cuenta que, según nos dicen, en España, la mayoría del empleo lo generaban la pequeña y mediana empresa, ahí tienen ustedes la razón de los cinco millones de desmpleados y las desigualdades sociales que se están produciendo.

Cada día, cada vez más, vamos hacia una economía más concentrada, con una riqueza cada vez en menos manos. El reparto de la riqueza cada vez es menor. En nuestros barrios, o abre algún establecimiento perteneciente a algún gran grupo empresarial, o abre algún establecimiento perteneciente a la comunidad china. En ambos casos, el empleo generado será escaso, barato, inestable y precario.

Para salir de la crisis es preciso volver al modelo económico libre, de libre mercado, de libre demanda y variada. Para ello sería indispensable intentar limitar por ley el que unas pocas manos acaparen varias actividades y con ellas, la mayor parte de la riqueza. Para ello, sería menester volver al modelo que limitaba la presencia de grandes superficies en nuestras ciudades, y acabar con los mal llamados horarios libres de apertura al público, que permiten abrir las veinticuatro horas del día, los 365 días al año. Estos usos horarios, calificados de liberales, paradójicamente no lo son, pues tienden a que en el mercado se queden poquísimos operadores, acabando con la variedad de la oferta, acabando a su vez con la libertad de esa oferta en el mercado, que como consecuencia de ello, tenderá a ser cada vez menos libre, al imponerse la voluntad de un solo operador o de unos pocos, dando lugar a la formación de carteles que acapararán todo el mercado acabando con la economía libre, y por lo tanto con el capitalismo. En definitiva, vamos a un modelo monopolista, con la pobreza que ello trae consigo.

Debemos ir, en una economía de libre mercado a premiar la presencia en este del mayor número de operadores posibles y eso solamente se conseguirá limitando los grupos de empresas, los "holdings" prohibiendo o delimitando su tamaño y su hiperactividad. Dice el refrán que el pez grande siempre se come al chico. Bien, si trasladamos el refrán al mundo de la economía, veremos que efectivamente es así. La presencia masiva de grandes corporaciones, nacionales o transnacionales, incluso condicionará, debido a su influencia, la política económica llevada a cabo por el gobierno de ese país, perjudicando esta siempre la libertad efectiva de la economía y premiando el monopolio. Como consecuencia de esto, el paro y la pobreza se afianzarán en el país al ir desapareciendo paulatinamente la clase media y la pequeña burguesía, al proletarizarse esta y, por lo tanto, la distancia entre ricos y pobres será cada vez mayor, llendo, poco a poco, a una sociedad menos igualitaria, con más pobres.

Se diría que la globalización, la principal culpable de esta situación, en vez de acercar el Primer al Tercer Mundo, solo consigue el efecto adverso, y lo que hace es acercar la pobreza del Tercer Mundo al Primero. Desde aquí, siempre hemos abogado por el libre comercio como arma para que el Tercer Mundo salga de la miseria. Pero la idea de la globalización no va por ese camino. La idea actual de la globalización es mantener al Tercer Mundo en la pobreza, justamente, para poder vender con precios más competitivos al Primer Mundo y subvencionar la falta de productividad de los sectores estrátegicos y generadores de empleo en ese mundo desarrollado. De hecho, en los últimos años, las diferencias entre los paises pobres y los desarrollados, han aumentado. Los países pobres, lo son ahora más que en la década de los ochenta, por ejemplo, de lo cual extraemos que la tan cacareada libertad que traía consigo la globalización, no era tal, es justamente lo contrario; la globalización no ha traído más libertad económica, sino que ha traído más concentración de la actividad financiera y comercial en menos manos, con la consiguiente pobreza. Podríamos decir que la globalización ha "sovietizado" el mundo. Crecimiento infinito, pobreza, proletarización, estajanovismo, atentado contra los derechos humanos y contra los derechos de los trabajadores, van de la mano ahora.

Este, es un sistema inviable, con poco recorrido, con poca vida. Los sistemas que han esclavizado a sociedades enteras, que han tomado la falta de libertad económico-política como bandera y que han intentado imponer el monopolio como sistema económico, han fracasado a lo largo de la historia. La libertad, siempre ha salido victoriosa, bien es verdad que en una lucha no exenta de víctimas inocentes. Esta vez, pasará otro tanto, ya lo verán. Estamos siendo testigos, no se si privilegiados o no, de la caída, otra vez, de un sistema depredatorio, estamos otra vez más a las puertas de una gran revolución socio-política. ¿De carácter global? Puede ser, ya que los depredadores son de carácter global, la contestación a estos también lo será. Lo veremos, más pronto que tarde.

domingo, 1 de abril de 2012

"¿Por qué voy a temer en días aciagos,
cuando me acorralan los especuladores,
que confian en sus riquezas
y presumen de su gran fortuna?
Nadie puede rescatarse a sí mismo
ni pagar a Dios por su propio rescate.
Por costoso que sea el rescate de la vida,
ella terminará para siempre jamás.
¿Es que van a vivir indefinidamente?
¿se van a quedar sin ver la fosa?"
(Salmos 49,6-8)