Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

sábado, 7 de abril de 2012

Cuando la dignidad mata.



Se llamaba Dimitris Christoulas, era jubilado, 77 años, griego y no podía más. Hace tres días decidió pegarse dos tiros en la emblemática plaza Sintagma, frente al Parlamento heleno. Dimitris dejó escrito la siguiente nota: "No veo otra solución que darle este final digno a mi vida, ya que no me quiero verme buscando en los cubos de basura mi medio de subsistencia".

A veces la dignidad mata, sobre todo a los que como Dimitris puede presumir de contar con esa dignidad como un activo personal. En frente de él, están los que no gozan de esa dignidad, ni gozarán nunca, que siguen por lo tanto vivos y lo seguirán por mucho tiempo, amargando la existencia de millones de seres humanos que no quieren verse en la indignidad de buscar comida en la basura, para que así los que dirigen los destinos de su país, pueden saldar cuentas con los acreedores, para pagar el fruto de su indignidad, de su mala gestión, de su inutilidad, de su crueldad, de su arrogancia, de su falta de escrúpulos, de su desvergüenza...

Decía el Barón de Montesquieu, que la política debía de ser el arte de hacer felices a los ciudadanos de una Nación. Los políticos griegos no deben de haber leído a Montesquieu. Días después de que Dimitris pusiera fin a su vida, la conclusión que sacan muchos de ellos es, en que va a afectarles la muerte de este jubilado a ellos en las elecciones legislativas que se llevarán a cabo el mes que viene. Increible.

En toda Europa, especialmente en la Europa del sur, millares de ciudadanos, sufren las consecuencias de estar gobernados por unos individuos que no tienen escrúpulos. Estamos a las puertas de la gran revolución global, que han sembrado, que están sembrando día a día, los responsables de que millones de personas no sean capaces de sobrevivir con dignidad, en todo el mundo.

Quizá, para ello, Dios no lo quiera, deba de haber más personas que como Dimitris, no puedan más y prefieran poner tierra de por medio antes de verse mendigando por las calles. Personas que no entienden de primas de riesgo, ni de mercados, ni de tipos de interés, que dejaron siempre en manos de los políticos el progreso de su país. Personas anónimas, que vivían, que trabajaban, que tenían hijos, que esperaban un futuro mejor, en una Europa mejor, que día a día se creían las mentiras de los que debieron ser sus representantes y no lo fueron nunca.

Descanse en paz Dimitris Christoulas. Qué su muerte no haya sido en balde.

No hay comentarios: