Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 18 de abril de 2012

Populismo porteño-cañí.



-Viejo; ¿Está la cosa bien para ir para España?. Mirá que voy la semana que viene, Che. Acá llegan noticias de que se lo tomaron mal, lo de Cristina y la expropiación de YPF.
Era el "gordo" Funes, un amigo, un hermano, un padre para mi, que me llamaba ayer por la tarde y mantenía esta conversación conmigo.
-No te apures, "gordo", que no pasa nada. Puedes venir tranquilo-, le tranquilicé.

El "gordo" me informó de que en Plaza de Mayo, enfrente de la Casa Rosada, "un grupo de pelotudos andaba festejando la expropiación. Ya sabés hermano, si los pelotudos volaran no se vería el sol". Tiene razón el "gordo". Pero lo que el no sabe es que "pelotudos" los hay en ambas orillas del charco, allí y aquí. Aquí encima con pedigrí, trabajando como comentaristas políticos en alguno de los medios que la "casta" usa para sus mítines.

Qué la señora Fernández, doña Cristina es una populista. Si. Eso lo sabe también la mayoría de los hermanos argentinos. Argentina es una tierra prolífica en buenos futbolistas tanto como en políticos populistas. "Una cuerda de ladrones, Che", me dice siempre el "gordo" Funes. Por tanto era de prever que un día u otro expropiaran YPF. Ya prometía la señora cuando montó el pollo durante la conmemoración de la guerra de las Malvinas, en semanas pasadas.

Lo que no era de prever es la reacción que han tenido algunos aquí, en las Españas. Yo creía, que Repsol era una compañía privada, una multinacional de las muchas que hay, con sede en España, si, pero multinacional al fin y al cabo. Creía que éramos liberales, unos más que otros, bien es verdad, pero todos liberales, que creemos en que el Estado no se puede inmiscuir en las relaciones comerciales de las multinacionales, porque el Estado es malo, con su manía de regularlo todo, por tanto, como somos liberales, veíamos con buenos ojos cuando allá por finales de la década de los noventa del pasado siglo, Repsol compraba la compañía estatal argentina YPF a precio de "orillo". Alguien, no recuerdo quién ahora mismo, advirtió ya entonces sobre los peligros de invertir en según que sitios, pero se hizo oídos sordos al asunto pues, Repsol era una compañía privada y podía invertir su dinero, el de sus accionistas, donde le diera la gana. Resumiendo; que si el gobierno de entonces decidió no meterse en los negocios de Repsol, con buen criterio, no veo por qué el de ahora debe hacerlo, además como un elefante en una cacharrería, llevándose por delante las relaciones entre dos pueblos que son, además de amigos, hermanos. ¿No hay tribunles internacionales? Que Repsol privadamente se dirija ahí, ¿no?. Eso mismo.

Como aquí, en España, la libertad de prensa y de información brilla por su ausencia, los medios de "incomunicación" social han hecho del tema un asunto de Estado. Algunos hablaban ayer de romper relaciones con la República Argentina. Bien es verdad que Repsol, repito, tiene su sede social y reside en España. Bien es verdad que miles de pequeños y medianos accionistas van a salir perjudicados por la expropiación. No vemos mal que el Estado, ese que tanto molesta, proteste ante los organismos internacionales pertinentes. Total, las medidas regulatorias, tanto nacionales como internacionales, sirven para estas cosas, para dar seguridad a las inversiones. Pero tendrá que ser Repsol la que saque adelante el tema y la que de ahora en adelante se cerciore bien de donde invierte el dinero de sus accionistas.

Y es que la cosa en Argentina debe de andar muy mal. Parece como si pasara el tiempo y los políticos argentinos y el pueblo que, elección tras elección los aupa a los puestos de dirección del país, no aprendieran nada. Es una lástima, porque el país hermano tiene los mimbres para ser uno de lo países del mundo donde mejor se podría vivir. Por el contrario, es un país triste, sin democracia, sin libertad, gobernado por una, como dice mi amigo el "gordo" Funes, una cuerda de ladrones. La corrupción está a la orden del día en la política y sus alrededores; todo cae en manos de una oligocracia que no deja respirar al país; el populismo y la manipulación están más de moda que nunca; la inseguridad jurídica es total y a la corrupción estatal hay que unir la corrupción de los gobernadores de las provincias, de las satrapías en las que se divide el país.

Que cosas; todo esto me resulta tan familiar.

No hay comentarios: