Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 2 de abril de 2012

Recuperación de la libertad y progreso económico.



Si cualquiera de ustedes pasea por cualquier barrio de cualquier ciudad, pequeña, mediana o grande, de España, se dará cuenta de por qué estamos en una situación de ruina absoluta. En ciertos barrios, la mayoría de ellos, excluyendo los del centro de las ciudades, tienen colgado el cartel de "últimos días, liquidación por cierre". Teniendo en cuenta que, según nos dicen, en España, la mayoría del empleo lo generaban la pequeña y mediana empresa, ahí tienen ustedes la razón de los cinco millones de desmpleados y las desigualdades sociales que se están produciendo.

Cada día, cada vez más, vamos hacia una economía más concentrada, con una riqueza cada vez en menos manos. El reparto de la riqueza cada vez es menor. En nuestros barrios, o abre algún establecimiento perteneciente a algún gran grupo empresarial, o abre algún establecimiento perteneciente a la comunidad china. En ambos casos, el empleo generado será escaso, barato, inestable y precario.

Para salir de la crisis es preciso volver al modelo económico libre, de libre mercado, de libre demanda y variada. Para ello sería indispensable intentar limitar por ley el que unas pocas manos acaparen varias actividades y con ellas, la mayor parte de la riqueza. Para ello, sería menester volver al modelo que limitaba la presencia de grandes superficies en nuestras ciudades, y acabar con los mal llamados horarios libres de apertura al público, que permiten abrir las veinticuatro horas del día, los 365 días al año. Estos usos horarios, calificados de liberales, paradójicamente no lo son, pues tienden a que en el mercado se queden poquísimos operadores, acabando con la variedad de la oferta, acabando a su vez con la libertad de esa oferta en el mercado, que como consecuencia de ello, tenderá a ser cada vez menos libre, al imponerse la voluntad de un solo operador o de unos pocos, dando lugar a la formación de carteles que acapararán todo el mercado acabando con la economía libre, y por lo tanto con el capitalismo. En definitiva, vamos a un modelo monopolista, con la pobreza que ello trae consigo.

Debemos ir, en una economía de libre mercado a premiar la presencia en este del mayor número de operadores posibles y eso solamente se conseguirá limitando los grupos de empresas, los "holdings" prohibiendo o delimitando su tamaño y su hiperactividad. Dice el refrán que el pez grande siempre se come al chico. Bien, si trasladamos el refrán al mundo de la economía, veremos que efectivamente es así. La presencia masiva de grandes corporaciones, nacionales o transnacionales, incluso condicionará, debido a su influencia, la política económica llevada a cabo por el gobierno de ese país, perjudicando esta siempre la libertad efectiva de la economía y premiando el monopolio. Como consecuencia de esto, el paro y la pobreza se afianzarán en el país al ir desapareciendo paulatinamente la clase media y la pequeña burguesía, al proletarizarse esta y, por lo tanto, la distancia entre ricos y pobres será cada vez mayor, llendo, poco a poco, a una sociedad menos igualitaria, con más pobres.

Se diría que la globalización, la principal culpable de esta situación, en vez de acercar el Primer al Tercer Mundo, solo consigue el efecto adverso, y lo que hace es acercar la pobreza del Tercer Mundo al Primero. Desde aquí, siempre hemos abogado por el libre comercio como arma para que el Tercer Mundo salga de la miseria. Pero la idea de la globalización no va por ese camino. La idea actual de la globalización es mantener al Tercer Mundo en la pobreza, justamente, para poder vender con precios más competitivos al Primer Mundo y subvencionar la falta de productividad de los sectores estrátegicos y generadores de empleo en ese mundo desarrollado. De hecho, en los últimos años, las diferencias entre los paises pobres y los desarrollados, han aumentado. Los países pobres, lo son ahora más que en la década de los ochenta, por ejemplo, de lo cual extraemos que la tan cacareada libertad que traía consigo la globalización, no era tal, es justamente lo contrario; la globalización no ha traído más libertad económica, sino que ha traído más concentración de la actividad financiera y comercial en menos manos, con la consiguiente pobreza. Podríamos decir que la globalización ha "sovietizado" el mundo. Crecimiento infinito, pobreza, proletarización, estajanovismo, atentado contra los derechos humanos y contra los derechos de los trabajadores, van de la mano ahora.

Este, es un sistema inviable, con poco recorrido, con poca vida. Los sistemas que han esclavizado a sociedades enteras, que han tomado la falta de libertad económico-política como bandera y que han intentado imponer el monopolio como sistema económico, han fracasado a lo largo de la historia. La libertad, siempre ha salido victoriosa, bien es verdad que en una lucha no exenta de víctimas inocentes. Esta vez, pasará otro tanto, ya lo verán. Estamos siendo testigos, no se si privilegiados o no, de la caída, otra vez, de un sistema depredatorio, estamos otra vez más a las puertas de una gran revolución socio-política. ¿De carácter global? Puede ser, ya que los depredadores son de carácter global, la contestación a estos también lo será. Lo veremos, más pronto que tarde.

No hay comentarios: