Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 26 de abril de 2012

Síntomas de una democracia fallida: El control de los medios de comunicación por parte de los poderes políticos y los poderes ocultos.



Un síntoma claro de una democracia deficente y fallida es la falta de libertad de prensa o el control de esa libertad, limitada, por parte de los poderes ocultos que pueden llegar a gobernar un país. Para que las doctrinas antidemocráticas tengan éxito es imprescindible;

a/: El control efectivo de los medios de comunicación.
b/: El control de la educación.

El primer caso; el control efectivo de los medios de comunicación, es imprescindible para el éxito de los planes antidemocráticos a corto plazo. El segundo caso sería imprescindible para el éxito a largo plazo. Aquí en España se dan ambos casos, es decir, tienen controlado el país y han puesto en marcha su experimento antidemocrático a corto y a largo plazo, con éxito además.

Para controlar los medios de comunicación sin que se note mucho, es imprescindible unir la oferta pública a la privada. Esta unión de intereses en medios de comunicación privados y públicos se consigue únicamente reteniendo la concesión de licencias de emisión de señales audiovisuales en las manos de los gobiernos de turno, ya sean estos satrapías autonómicas o el gobierno central de la Nación. Después se patrocinará y se instará desde estos mismos poderes a que los distintos medios de comunicación se integren en grandes conglomerados, grandes grupos de comunicación, los cuales basarán su negocio en la concesiones de publicidad institucional que el poder público les haga, en las subvenciones escondidas detrás de "políticas culturales" y en los grandes contratos publicitarios con la oligarquía monopolística "privada", amén de otras acciones y acutuaciones de dudosa moralidad y honradez.

El resultado efectivo de todo esto viene a ser un atrincheramiento de la que debería ser libre opinión, y libre derecho a la información; una tergiversación informativa propia de un régimen autoritario y un radicalismo partidista nada normal en una democrácia, además de la impoición paulatina de un pensamiento único que con el tiempo acabará matando todo libre pensamieto, todo libre debate, sumiendo al país en el más nefasto apagón informativo, escondido eso si, tras una aparente libertad.

En España estamos padeciendo esto desde hace años. Concretamente desde la inauguración de la "era constitucional". Esta situación solamente está siendo paliada en parte por algunos diarios digitales, algunas páginas webs y algunos blogs. Pero estos todavía no se han llegado a imponer masivamente entre la mayoría de la población, que opta por los antiguos diarios, emisoras de radio y emisoras de televisión para "desinformarse". A esto hay que unir el "opio virtual" que están resultando ser las redes sociales, o el mal uso que la población en general hace de ellas. Esta situación no se les ha escapado a los sponsables de los medios de comunicación tradicionales que han apostado por ellas para intentar superar su bache de credibilidad.

De nosotros depende romper las cadenas con la que la oligarquía imperante ha amordazado y secuestrado la libertad de opinión y de información en España. Para salir de esta situación necesitamos romper con el monopolio informativo que los "malos" tienen garantizado ahora mismo. Tengan en cuenta  que estamos en una crisis económica, en parte gracias a ese monopolio informativo. ¿O recuerdan a algún participante en los medios de comunicación tradicionales, que criticara las directrices económicas de crédito barato y ladrillazo que nos han llevado al callejón sin salida en el que estamos? Yo desde luego, no.

No hay comentarios: