Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 31 de mayo de 2012

El hoy, heredero del pasado: Los impuestos y los ricos en la antigua Roma.

...
El Estado romano, durante toda su existencia, obtenía ingresos de los impuestos a las ciudades y del arrendamiento de minas, salinas, canteras, bosques y otros bienes públicos. Todas esas explotaciones de dominio estatal eran arrendadas a particulares o a sociedades.

Las necesidades económicas del Estado en el siglo III se van a ver incrementadas para poder atender a una burocracia creciente y a un incremento de las tropas, necesarias para frenar la presión de los bárbaros en las fronteras del Imperio. En este marco, el Estado eleva paulatinamente la presión fiscal. De vez en cuando este hacía una excepción, concediendo la inmunidad fiscal a algunas ciudades importantes para que pudieran seguir manteniendo la imagen pública de ciudades urbanizadas, con la cual caía una mayor carga fiscal sobre las que no estaban exentas de tributación.

A finales del siglo II, comienza a ser frecuente la figura del corrector civitatis, un personaje impuesto por el Estado para poner orden la economía pública algunas ciudades. Ese mayor control comenzó a ser agobiante para muchos propietarios o arendatarios. Ya antes, algunos campesinos habían preferido ceder sus tierras a grandes hacendados a cambio de figurar como colonos del mismo; de ese modo, garantizaban un mínimo de ingresos y se libraban de los riesgos de las malas cosechas y de la presión fiscal estatal. En esas circunstantcias, con el añadido de una menor mano de obra esclava, más barata, los colonos, hombres libres sometidos a un compromiso laboral, fueron creciendo en número durante el siglo III, allanando el camino a la futura Edad Media.

Pertenecer a la oligarquía urbana había conllevado siempre un compromiso con la ciudad. Los magistrados, además de no recibir remuneración alguna por el desempeño del cargo, estaban obligados a contribuir al pago de los gastos de fiestas públicas, civiles y religiosas. Antes de ser magistrados debían hacer una declaración pública de bienes y presentar avales que garantizaran el pago de multas ante casos de incumplimientos o robos. Ni ellos ni los miembros allegados de su familia podían concursar al alquiler de la explotación de ningún bien público de la ciudad. Durante un quinquenio después de desempeñar el cargo, seguían sometidos a posibles inspecciones fiscales, incluso emigrando a otra ciudad. Este tipo de exigencia quedan recogidos en las leyes de las ciudades romanas en Hipania (Lex Ursonensis, Irmitana, Malacitana, Salpensana...)

Pero siendo tan gravoso ser magistrado de una ciudad, ¿por qué se aspiraban tantos a serlo?. Por tres razones claras: Por el honor del cargo, porque la magistratura abría la perta del cargo vitalicio de senador de la ciudad y porque muchos podían acceder al rango superior de los ecuestres, que desempeñaban cargos en la administración central con mayores posibilidades de incrementar su patrimonio. Muchos libertos enriquecidos siguieron e imitaron este comportamiento de sus antiguos dueños.

Cuando se empezaron a cerrar las vías de promoción al rango ecuestre porque aspiraban demasiados a estar en él, se pierde parte del estímulo de esas oligarquías locales para desempeñar las magistraturas en las ciudades del Imperio. Muchos empiezan a librarse de estos compromisos con la ciudad, invirtiendo parte de sus vienes en incrementar su patrimonio. Se abrió así la vía para que muchos oligarcas locales se fueran a vivir a grandes villas rurales, desde donde controlaban mejor sus extensas posesiones en el campo. Esa huida de las ciudades contribuyó al empobrecimiento paulatino de muchas de ellas. Además, vivir alejados del centro urbano les permitía no sólo librarse del desempeño de cargos sino también poder evadirse de la presion fiscal. Tal fue la respuesta de quienes aprovecharon la crisis para enriquecerse más...

(Historia de España antigua II: Hispania romana, Madrid, Editorial Cátedra, 1988.)

martes, 29 de mayo de 2012

No te fíes.

Un buen día te levantas de la cama, pones la radio, una emisora cualquiera, qué más da, el tipo que habla al otro lado te dice al oído que Fulánez, el ojito derecho del Presidente del gobierno ha llevado a la ruina a la entidad X. Por si fuera poco, Beltránez, encargado de vigilar a Fulánez, porque era presidente del Banco de España, osea, el encargado de que no hubiera zorras en el gallinero, ha fallado, miró para otro lado, se durmió, y claro, ya sabes, cosas que pasan.

El radiofonista sigue hablando. Dice que Zutánez, presidente del gobierno, el hombre no sabía nada. Acaba de llegar la criatura, qué va a saber. Eso si, ha propuesto una serie de medidas, todas destinadas a darte por el culo a ti, que te vas a comer el marrón, sin comerlo ni beberlo. Y así, día tras día.

Pasará el tiempo y, una buena mañana te levantarás, encenderás la radio, y el radiofonista de turno te dirá que lo mejor es un gobierno de tecnócratas. Te echará la culpa a ti, con mucha parte de razón, del desaguisado. No en vano, a Fulánez y a Beltránez, los puso Zutánez, y a este último lo pusiste tú. Te harán escoger entre pan y libertad, y tu elegirás pan. Te quitarán derechos. Total, ya no los vas a necesitar. Te harán creer que el lo mejor para ti. Harán que te sientas culpable.

Pero tu, en un arrebato de sentido común de esos, que de cuando en cuando tienes, pensarás. Cabilarás sobre lo que te ha dicho el radiofonista mañanero. Si; es verdad que tú, con tu voto, pusiste ahí a Zutánez, y que este luego hizo lo que le dio la gana. Pero es que, Zutánez, lejos de "arreglarte la vida", te la ha arruinado. Eso si; se la ha arreglado a los que ahora se postulan como tecnócratas para arreglar el desaguisado que dejó en el país. Eso te hará sospechar.

Estás siendo víctima de una mentira, de una burda mentira, de una sucia mentira. Zutánez no atendía a tus intereses. Atendía a los de ellos. Su cometido era arruinar el Estado para que ellos tomaran las riendas, y te quitaran tus derechos, e hicieran negocios gestionando tu educación, tu sanidad, tus pensiones, tus carreteras, y tus servicios de todos tipo, aquellos que te prometió Zutánez que te iba a gestionar de una manera honrada.

Indujeron la crisis y luego, se presentarán como tus salvadores. Y todo por cogerte dormido.



¿Te has fijado que cuando más claro hablan los medios de comunicación es a primera hora o a última, cuando el personal está recién levantado o a punto de irse a la "piltra"?

domingo, 27 de mayo de 2012

Complejo de Diógenes.


El complejo de Diógenes es una enfermedad mental, que hace que el individuo que la padece se dedique a acumular basura en su domicilio. A veces es tan aguda la enfermedad que la convivencia con estos individuos resulta imposible, pues llega a ser tal la cantidad de desperdicios que pueden acumular, que plagas de ratas, cucarachas y enfermedades varias pueden llegar hacer estragos entre los que cohabiten con él.

El gobierno que intenta, sin poder, gobernarnos se ha quedado solo una vez más. Intenta aprobar una ley que permita abrir 24 horas al día, 365 días al año a los comercios, grandes, pequeños, medianos...
El gobierno erra una vez más. Pretende que la medida será buena para el empleo, dice que la medida creará puestos de trabajo.

El gobierno que intenta, sin poder, gobernarnos, intenta ocultar el dato de que, en la Comunidad de Madrid, que es la comunidad que más libertad de horario da a los comercios, estas medidas lejos de procurar más empleos, ha enviado más gente al paro, pues se ha cargado al pequeño y mediano comercio en la capital, ha desertizado los barrios, comercialmente hablando y, ha beneficiado, como no a los grandes centros comerciales y a las grandes cadenas de tiendas. Por el contrario País Vasco y Navarra, las comunidades más restrictivas con los horarios comerciales, gozan de una mejor salud laboral, situándose sus índices de desempleo en la mitad de la media española. Esto también lo ocultan.

Lo que realmente pretenden, es cargarse la libertad de mercado, la multiplicidad en la oferta, que esta caiga en unas pocas manos. Odian la economía capitalista, en realidad. La igualdad de oportunidades, la libre competencia, la libre elección comercial por parte de los demandantes, les estorban. Parece mentira; ¿verdad?.

La oligarquía reinante a la está a punto de colapsarse, tras años de hacerse trampas al solitario, tras años de que el Estado les sirva de arma política, tras años de mamandurria a la sombra del poder. Ya no saben que hacer. Tras su aparente fortaleza se esconden pérdidas millonarias, crecimiento infinito a crédito, favoritismos políticos, mamandurria generalizada. La oligarquía económica se ha confundido tanto con la política que ya no son capaces de tapar que son la misma cosa, eso si, en plena fase de hundimiento.

Tras la salida a la luz de la chorizada de Bankia, corren el peligro de que empiece a salir también toda la basura acumulada durante años de impunidad. ¿Cuántas Bankias hay? ¿Es sólo la banca o está toda la organización oligárquica metida hasta las trancas en la porquería?

¿Podrá este gobierno que intenta gobernarnos, sin poder, tapar todo este complejo de Diógenes político-económico?  Pronto veremos que no.
"¡Aleluya!
Dichoso el hombre que teme al Señor
y ama sus mandamientos.
Su prole será poderosa sobre la tierra,
y bendita la raza de sus hombres rectos.
En su casa habrá fortuna y bienestar,
su justicia permanece para siempre."
(Salmos 112, 1-3)

jueves, 24 de mayo de 2012

El lobo con piel de cordero va ganando.


Algún que otro reputado economista estadounidense lleva tiempo diciendo que la única solución para Grecia sería salir del Euro. Krugman, Rubbini,incluso el llorado y añorado por los neoliberales, Milton Friedman, en su época ya alertó sobre el peligro de crear una moneda común europea. Lo que pasa es que lo "neoliberales" patrios no se acuerdan de que así lo dijo.

Yo creo que no va a pasar eso, digo, lo de que Grecia salga del Euro. Sería lo ideal, pero no va a pasar. El Euro se va a ir el solito al garete, por el desagüe, por el sumidero, y nosotros, todos, con él. Eso es lo que va a pasar al final, porque nadie, ni a nivel nacional, ni a nivel internacional, quiere realmente meterse en líos.

Grecia no va a irse del Euro, aunque debiera, ni tampoco la van a echar. En eso precisamente consiste el negocio. Cuanto peor le vaya al ciudadano medio europeo, mejor le ira a "los mercados". No pueden dejar que Grecia se vaya del Euro, y tampoco la pueden echar. Imagínense que Grecia se sale del Euro, adopta el Dracma y, a los seis meses, al año, la cosa empieza a ir mejor, después del primer impacto negativo que conlleva toda ruptura económico monetaria. Grecia sería un mal ejemplo para los demás, para Portugal, por ejemplo, la cual está intervenida y nos cuentan hoy "los malos" en sus medios de comunicación manipulados que empieza a remontar el vuelo. ¿Se imaginan la cara de tontos que se les puede quedar a los portugueses? ¿Y a los irlandeses? También sería un penoso y mal ejemplo para nosotros los españoles que encontraríamos en el vecino heleno la solución a parte de nuestros males..

Los planes están saliendo según lo previsto. Se están consiguiendo cosas que, sin la crisis jamás se hubieran conseguido. El despido casi libre, la rebaja de las pensiones, el copago, la moderación salarial, la gestión privada de los servicios estatales. Están cayendo todas las barreras que nos separaban del capitalismo salvaje. Ese capitalismo coherente, muy a la europea, que albergaba en el mismo cuarto, la competitividad y la productividad, con los derechos laborales y, con los derechos humanos en general, ha pasado a la historia. Todo está saliendo a pedir de boca.

Es una época sin igual para emprender un negocio, de gran calado, moralmente reprobable, y económicamente rentable, solamente, para los de siempre. Qué mejor época que esta para abrir, en palabras del presidente de Kutxabank, señor Fernández, una gran casa de putas a las afueras de Madrid, además con todas las bendiciones oficiales.

El lobo sigue vestido con piel de cordero. Hay gente que lo ha descubierto, que nos ha indicado donde está, pero nosotros seguimos sumidos, unos, en una depresión de caballo, otros en el más absoluto de los pensamientos únicos posibles, talibanizados y "hooliganizados". Y sin embargo el lobo está ahí, relamiendose, seguro como está que cuando termine la jornada se va a dar un festín.

¿Es que no lo ven?.

miércoles, 23 de mayo de 2012

La Frase: Mario Fernández, presidente de Kutxabank.


"Salvo un norteamericano que quiere montar una especie de casa de putas cerca de Madrid, nadie va a crear 2500 puestos de trabajo en un día"

Mario Fernández...........tiene razón.......¡qué cojones!

martes, 22 de mayo de 2012

La mentira.

Lo peor de la mentira, no es el hecho en si, de que te mientan. Los políticos suelen mentir, además en todos lados. Recuerden aquel épico: "Read my lips: No more taxes. (Lea mis labios: No más impuestos)", de Bush padre, de hace veinte años. Aquella mentira le costó la reelección contra Bill Clinton.

Lo malo de la mentira es que hay países, como España que la consienten, y que por tanto el que un político mienta no tiene consecuencias inmediatas. Ahí tenemos a Doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, la cual, ella sola o, en compañía de otros, ha falseado las cifras de déficit de su comunidad autónoma, lo cual tiene como consecuencia inmediata que, a su vez España tenga que rectificar los datos de déficit público, varias veces en un corto periodo de tiempo, hecho que a su vez nos retrata muy mal frente a los prestamistas exteriores que, se encargan de suministrarnos el préstamo nuestro de cada día.

Bien es cierto que la Comunidad Autónoma que preside la señora Aguirre y Gil de Biedma, no es la única que no ha hecho bien los deberes. Castilla León y Valencia también falsearon sus cuentas públicas. Por cierto, comunidades gobernadas por el Partido Popular desde hace años, con mayoría aplastante, a rodillo, vamos.

Estas circunstancias dan mucho que pensar en que, si no nos estaremos haciendo trampas al solitario. Reducimos el déficit del Gobierno Central, pero no somos capaces de reducir el de las Autonomías, cuando debieran ser ramas del mismo árbol, y por tanto, controlables, las dos administraciones. Le preguntaban a don Mario Soares, Presidente que fue de la República Portuguesa, por qué Portugal no se dotaba de un sistema autonómico como España, a lo que el ex político portugués respondió, con cierta ironía; "por qué Portugal no es un país rico, como España".

No es de extrañar que desde fuera nos vayan a imponer unas auditorías independientes, lo cual no deja de llenarme de sonrojo, como español. La verdad; hacen bien en no fiarse. Hace tiempo, venimos escribiendo en este blog, para los poquitos que nos leéis, que el problema de España era varias veces mayor que el de Grecia, que no nos podemos permitir la cantidad de políticos por metro cuadrado que tenemos. También venimos advirtiendo desde hace tiempo que la solución no es vtar a la otra pata del sistema podrido que padecemos. Por desgracia el tiempo nos está dando la razón.

domingo, 20 de mayo de 2012

Unos caóticos mediterraneos.



Cada vez son más los que se preguntan como un país como España, cuatro veces más grande que Grecia y Portugal, por ejemplo, con grandes multinacionales operando a lo largo de todo el mundo, con una población superior a cuarenta millones de habitantes, ha podido caer en el más absoluto caos y en el descrédito mas absoluto. Igualmente, cada vez son más los que se preguntan por esta faceta de "Ave Fénix" de España.

Quizá tenga que ver algo, nuestra manía de no aceptarnos como somos, sin más; de no aceptar que somos unos caóticos mediterraneos, a los cuales les cuesta horrores emprender algún proyecto colectivo de cierta enjundia, si no es siendo, de alguna manera, acaudillados por algún salvapatrias.

En los últimos años, hemos vendido hasta la saciedad, nuestra "maravillosa transformación político-social". Hemos vendido la transformación de pequeño reino dictatorial meridional que fuimos un día, en una democracia más o menos aceptable, como una gran hazaña. Quizá, nos hemos creído un poco, seres superiores, de la noche a la mañana, capaces de compararnos con los vecinos del norte, a los que veíamos no hace mucho, como seres de otro planeta, hechos de otra pasta, más altos, más guapos, más avanzados y más ricos. Para lograr alcanzarlos, decidimos tomar un atajo, mentirnos a nosotros mismos. Reformamos un estado caduco y pretendimos durante años ser la admiración del mundo. Si; nos engañamos a nosotros mismos, y nos ayudaron a engañarnos, a base de fondos de cohesión, cambiamos el paisaje del país, pero invertimos poco en el paisanaje.

Nos dotamos de universidades, si, y de hospitales, también, y autovías, y trenes de alta velocidad, pero en muchos casos, fueron el resultado de toneladas de donaciones públicas, sin sentido práctico alguno. Se montó un castillo de naipes, que no ha tardado mucho tiempo en caer. Fue como aquel habitante de un barrio de chabolas que se encontró en un vertedero unos sanitarios de marmol rosa e intentó acoplarlos a su chabola. Quedaba "de modé", pero no le hacía ningún servicio.

A veces son las pequeñas cosas las que hacen prosperar a las sociedades. En los últimos ochenta años, un señor al que se le ocurrió poner un palito a un caramelo, y otro al que se le ocurrió poner un palo a unas tiras de tela e inventar la fregona, hicieron más por la riqueza nacional, que todos los fondos de cohesión recibidos por España en la última década.

A veces, ser unos caóticos mediterraneos da sus frutos. El tener ese sentido de la oportunidad y esa viveza que da el azul eterno del Mare Nostrum, reporta beneficios. Hemos estado años intentando aparentar lo que no éramos. Nos intentamos dotar de la prosperidad anglosajona, escamoteando impuestos, defraudando, engañando, haciendo trampas...

La Unión Europea, es y será siempre un fracaso. Los norteños y los caóticos mediterraneos, somos como el agua y el aceite. Para darse cuenta de ello, solamente hay que comprobar la manera de tratar los problemas de la banca, en unos y otros países. ¿De verdad puede creer alguien que los gestores de Bankia, de la Caja de Ahorros del Mediterraneo o de Caja Castilla la Mancha, se irían de rositas en Alemania, Inglaterra o Estados Unidos?

A veces, reconocer pecados y conocerse a si mismo, da unos resultados increibles.
"El temor del Señor es el principio de la sabiduría,
los que la practican son gente lista:
su alabanza permanece eternamente".
(Salmos 111, 10)

jueves, 17 de mayo de 2012

Tontilandia Show: Hacienda, el borrador de IRPF, los niños y la voracidad recaudatoria.



Lo leí esta mañana en un digital: "Hacienda manda el borrador de IRPF a un niño de 18 meses, al cual le ha salido la declaración a devolver 53 céntimos". Pensé que muy bien podía ser un inocentada de tantas, o que el artículo lo había escrito Gila, o que definitivamente alguien se había vuelto loco del todo.

Para aclararnos, vamos a bautizar simbólicamente al niño. Le pondremos el nombre de Pedro. No por nada, simplemente es el primer nombre que se me ha venido a la cabeza. Esto lo hacemos nosotros porque el nombre de la criaturita no venía en la prensa. Es más, no sabemos como realmente se llama el niño, aunque creemos que eso tampoco importa mucho.

El caso es que, de todos modos, el pequeño Pedro ha tenido suerte. Ha nacido en un país pobre entre los países ricos. No es lo mismo ser el pobre del barrio de Salamanca, que ser el pobre de las Barranquillas. No es lo mismo nacer cola de león que cabeza de ratón. El pequeño Pedro ha venido al mundo, hace dieciocho meses en un pais pobre, en uno de los países más pobres de la Unión Europea. Sería peor que hubiera nacido en el país más pobre de África o Asia. Así pues, el pequeño Pedro, como decimos es un ser afortunado.

Nada más nacer, al pequeño Pedro le han mandado el borrador de la declaración de la renta. Con 18 meses nada menos. Dentro de dieciocho años, el pequeño Pedro podrá mostrar a vecinos y amigos ese borrador, que si yo fuera su progenitor, guardaría como se guarda el trajecito del bautizo, el crucifijo de la Primera Comunión, o el mechón de pelo de la primera novia. Será motivo de risas durante toda la vida de Pedrito. Alguno habrá que incluso no se lo creeré; "pero como le van a mandar el borrador de la renta a un niño de dieciocho meses y encima le sale a devolver", dirán incrédulamente.

La informática tiene estas cosas. Metes los datos de alguien en el ordenador y, lo mismo mandas el borrador de la declaración de IRPF a un niño de teta, que le mandas el resultado de un test de embarazo a un señor de 45 años, con toda la barba (Ojo, que esto ha llegado a pasar). Son cosas de la informática y de la despersonalización de la administración pública, quizá.

El caso es que ha sucedido y el pequeño Pedro, en un futuro, lejano, o cercano, se lo podrá tomar con humor todo esto. Será mejor que se lo tome con humor, porque le tocará hacerse adulto en un país en descomposición, un país sentado encima de una bomba de relojería demográfica, donde apenas nace un número de niños suficiente para tomar el relevo de las generaciones anteriores,  y poder asegurar, por ejemplo el futuro de las pensiones, a los que como yo, somos hijos del "Baby boom" de los sesenta y setenta. Además le tocará apechugar con un país totalmente endeudado, en medio, quizá de una sociedad decadente y dividida fruto de años de hacerse trampas al solitario y de negar sus propias raíces.

Sea como sea, desde aquí, te deseamos mucha suerte en la vida, pequeño Pedro. Ojalá no se cumplan los negros designios que para ti, y para los de tu generación, tiene reservado el futuro. Mientras esa época llegue, duerme, pequeño, duerme. ¿Qué culpa tienes tu de que seamos tan mentecatos?. 

Un beso, pequeño.

miércoles, 16 de mayo de 2012

La decisión es nuestra; siempre fue nuestra.






No hay nada más democrático que la libertad de decisión de comprar o vender algo. Lo antidemocrático, por lo tanto, es la ausencia de una oferta que responda a esa acción democrática, a esa decisión de comprar o vender determinado artículo.

No me miren así. No me he convertido a la fe del mercado porque si, ni estoy dando una clase práctica y rápida de antiestatismo. Creo que, como el tráfico rodado de vehículos, el tráfico comercial debe de regirse por unas reglas y, debe de ser vigilado por una autoridad, por supuesto competente.

Vamos a marchas forzadas hacia un sistema económico intervenido y monopolizado, qué en buena medida es la respuesta a nuestros deseos y a nuestra manera de proceder. Vamos, aunque les pueda parecer raro, hacia una economía planificada, donde se impone desde el poder, cupos de producción y comercialización de productos y, cuya práctica no responde a la voluntad de la demanda. Eso si, esa demanda, colabora día a día, para que esta forma de economía sovietizada se instale en nuestras vidas.

Los cascos históricos de muchas ciudades españolas se mueren, urbanísticamente y comercialmente hablando. Los barrios periféricos de clase baja, también se mueren. La desertización comercial en ambos casos es evidente. Pararelamente, a las afueras de las ciudades españolas, grandes y pequeñas, en parajes próximos a autovías o autopistas de circunvalación, crecen como setas, grandes moles de hormigón, llamados centros comerciales.

En ellos se han instalado grandes compañías transnacionales, grandes firmas dedicadas a la moda, los complementos, muebles, electrodomésticos, restauración, ocio. Todo lo que antes buscábamos en el centro de las ciudades o en nuestro propio barrio, lo han instalado en las afueras de las ciudades, sin límite horario, festivo o de tamaño. Es el comercio del siglo XXI, capaz de crear miles de puestos de trabajo, todos precarios y capaz de adentrarnos en el país de nunca jamás, siempre a crédito.

La demanda, esto es; nosotros, hemos contribuido con nuestro consumismo compulsivo, con nuestra aceptación de los parabienes de una capacidad de compra a crédito, a que estos grandes templos del consumismo prosperen. Hemos sido nosotros, con nuestra decisión de abandonar unos patrones de crecimiento, cayendo en los brazos del crecimiento a crédito, los que hemos hecho que, en buena medida triunfen las tesis de los que han propiciado por tanto esta manera de proceder.

Por el camino han quedado, los barrios desiertos de nuestras ciudades, las posibilidades de autoemplearse uno mismo, los viejos negocios que antes pasaban de padres a hijos, la pequeña riqueza que antes quedaba en el barrio, o en el pueblo. Ante nosotros se levanta un panorama de desempleo, empleo precario, paro juvenil, mayores de cuarenta años sin posibilidad de trabajar, barrios sin comercio, sin vida, sin riqueza...

Y todo lo hemos propiciado nosotros, haciendo uso de nuestra libertad, tomando la democrática decisión de otorgar nuestra riqueza y ese poder decisorio del que hablábamos, a la gran superficie, a la gran multinacional, al pez gordo que nos otorgará como agradecimiento sus migajas y una esclavitud duradera en el tiempo.

Es paradójico que, haciendo uso de nuestra libertad, a veces, lo único que logremos sea la esclavitud.

lunes, 14 de mayo de 2012

¿Cuántos más?


No es cuestión ahora de echarse las manos a la cabeza por Bankia. En este blog, y en muchos otros llevamos ya algún tiempo denunciando las malas prácticas de la banca en España; el peligro de crecer únicamente a base de crédito y el acoso y derribo que están sufriendo los Estados. Para nada nos pilla de sorpresa entonces. Claro que sabemos que por mucho que denunciemos, este santo y bendito país seguirá siendo diferente del resto en muchos aspectos. Vamos; que no hay nada que hacer. Mientras el personal sigue idiotizado con el pan y circo nuestro de cada día, en plan absolutamente cainita, los malos siguen haciendo de las suyas. Nada nuevo bajo el sol.

El problema de Bankia, en si, no es el principio del fin. Es la primera gran entidad bancaria que reconoce, a la fuerza, sus fallos. Son los primeros que sacan a la luz los cadáveres que tiene escondidos en sus armarios. Eso, en si, no es malo. El gran problema es que no sabemos a ciencia cierta cuantas Bankias hay. Igual, no hay ninguna más o, igual, todos han hecho lo que Bankia.

A tenor de la barra libre que hubo en el sector bancario español y europeo, en el pasado, suponemos que habrá muchas más Bankias. Ese es el mayor problema que tenemos ahora y el tremendo problema al que nos enfrentamos a medio plazo.

Si la cosa va a mucho más, tengan en cuenta que España sola no va a poder con la que se le viene encima. Si la cosa va a más, el FMI, el BCE, y otras instituciones reguladoras internacionales van a entrar en escena. Ríanse ustedes del caso griego, por poner un ejemplo de país en absoluta bancarrota.

Y es que todo esto es muy curioso; hace unos años, sacábamos pecho y nos jactábamos de una superioridad moral frente a los griegos. Se decía, por activa y por pasiva a quien quisiera oírnos que nosotros no éramos Grecia, y que los griegos tenían lo que se merecían a tenor de haber engañado en las cifras a todo el mundo.

¿No les parece gracioso?

domingo, 13 de mayo de 2012

"...se mezclaron con los paganos
y adoptaron sus costumbres;
adoraron a sus ídolos
y cayeron en sus trampas"
(Salmos 106, 35)

martes, 8 de mayo de 2012

Sintomas de una democracia fallida: Lo privado y lo público mezclados.

Es moneda de uso corriente en la política española, entre los políticos, tras jubilación de la "cosa pública", ocupar cargos, no sabemos si de mucha responsabilidad, en una de las grandes compañías que la oligarquía posee en las Españas. No sabemos que méritos pueden haber hecho algunos de los ex ministros más nefastos de los gobiernos de España para ocupar tan altos honores. No sabemos si esos sillones en los consejos de administración de las "multinacionales" españolas, son un mero premio ganado en la época en que el interfecto ocupaba la poltrona ministerial, o es un homenaje al intelecto perdido para la gestión de bienes ajenos, del ex ministro en cuestión. Lo más probable es que esta circunstancia de dotar a un ex político del PP-PSOE con la dádiva, responda solamente a la terrible realidad económica que sufre este país: La mezcolanza entre lo público, lo que debiera ser de todos, con los intereses privados de un grupo selecto de empresarios privilegiados.

Para redondear la faena, además de contratar los servicios de ex ministros y ex ministras de diversos gobiernos pretéritos, también está empezando a ser moneda de uso corriente el que las compañías multinacionales oligárquicas españolas contraten a los familiares de los distintos ministros y cargos electos del partido en el poder, casi todos, y del primer partido de la oposición, menos. Así es facilmente comprobable las últimas contrataciones por parte de diversas compañías adjudicatarias de los antes monopolios estatales, de diversos familiares de políticos y ex políticos vinculados al Partido Popular.

¿Esta circunstancia es por la valía de los distintos contratados? ¿Es para obtener favores de los distintos poderes públicos? Quizá. No diríamos nosotros que no. Pero lo más probable es que esta circunstancia se de, porque en España, oligarquía y política es lo mismo. Es el más claro síntoma de que en España no hay, y lo que es peor, no ha habido en estos treinta y cinco años, ni el más leve asomo de democracia. Toda la pantomima que hemos estado viviendo y que nos hemos estado tragando durante todos estos años, no era más que una burda mentira, una engañifa, un circo macabro, un teatrillo de feria, que va a saltar por los aires porque, no porque la gente esté cansada y  haya salido a las calles en demanda de transparencia democrática, no. Va a saltar por los aires porque el cubo no aguanta más basura, y porque la oligarquía, antes, contaba con el apoyo del exterior, apoyo que se está yendo al garete también, gracias al agotamiento del sistema..

Las serpientes de cascabel también se suicidan, y ya no hay más crédito fácil, ni más dinero para pan y circo, ni más chocolate para el loro, ni más cera que la que ven ustedes arder. Poco a poco, con su avaricia y con su soberbia, están llevando al país a la ruina, sin darse cuenta, creyéndose inmunes a todo, con la prepotencia por bandera. Una muestra clara es la colocación de tanto político y familiar de político en las distintas empresas que se están repartiendo el pastel.

La España eterna.


domingo, 6 de mayo de 2012

"...delante del Señor, porque ya viene
para gobernar la tierra,
para implantar en el mundo la justicia
y entre todos los pueblos la lealtad"
(Salmos 98, 9)

jueves, 3 de mayo de 2012

Holanda


Holanda siempre fue un país singular, en constante lucha por su supervivencia; contra la naturaleza, ganándole una parte de su territorio nacional al mar, contra el Imperio Español de los Austria y, en épocas más próximas contra sus dos poderosos vecinos, Francia y Alemania. Fruto de esta lucha, este pequeño país desarrolló un innato sentido para el comercio, que le hizo convertirse en una potencia de primer orden, capaz de hacer frente a los imperios español, británico y francés.

En el siglo XX, durante la posguerra y hasta los años ochenta y noventa del pasado siglo, Holanda consiguió subirse al tren de las primeras economías continentales, con una industria, una agricultura y un comercio envidiables, amén de una calidad de vida para sus ciudadanos, que lo situó no solo entre los países más industrializados, sino entre los países que mejor calidad de vida daba a sus ciudadanos. Durante las décadas de los sesenta y setenta del pasado siglo, Holanda fue un país receptor de numerosos inmigrantes, que acudieron a trabajar en su pujante industria, y sus servicios, desde los países del sur de Europa. Este tipo de inmigración euromediterranea, se adaptó bien al canon de vida de Holanda, un país que había vivido los últimos lustros en medio de una sanidad democrática, que esos ciudadanos procedentes de las penínsulas ibérica, itálica y balcánica, no habrían podido soñar jamás obtener en sus países originarios.

Pero las tornas cambiaron en mitad de la década de los ochenta del pasado siglo y durante la década de los noventa. Los países euromediterraneos del sur del continente se integran en la CEE y empiezan a prosperar, primero a golpe de fondos de cohesión y después a golpe de crédito barato. La inmigración sureña se para y empiezan a acudir al país, inmigrantes de todos los continentes, pero especialmente del norte y del centro de África. Muchos de ellos con costumbres, una cultura y una religión muy distintas a las del país de acogida.

Holanda es un país donde el brazo del estado de bienestar se ha hecho sentir siempre, tanto para autóctonos, como inmigrantes. Aún así, empiezan los choques culturales, y religiosos, y con ellos emerge un partido de corte nacionalista, que se ha posicionado contra Europa, contra el euro, contra el multiculturalismo. Es el partido de Geert Wilders.

No voy a entrar aquí, ahora, en el debate sobre si el señor Wilders es un populista, un ultraderechista, un demagogo o un individuo peligroso. No. De eso ya se encarga otra gente,la prensa al servicio de la oligarquía, por ejemplo. Mucha gente se echa las manos a la cabeza en Europa cuando oye discursos como el de Wilders, Le Pen u otros líderes, digamos de corte nacionalista. No entendemos por qué.

Tanto el señor Wilders, como la señora Le Pen, no han usado la violencia para ascender en política, han condenado la inmigración irregular y masiva, la pérdida de valores de Europa, en particular y, de Occidente en general, han denunciado el capitalismo depredador que estamos padeciendo...¿Hay algo de malo en ello, aparte de los intereses de unos pocos oligarcas que aspiran a quedarse con servicios estatales en Europa?

Me parece que fue el economista Niño Becerra el que dijo que la salida a esta crisis sistémica que estamos padeciendo, saldría de países singulares, como Inglaterra y Holanda. Países que siempre han tenido que luchar a brazo partido por su supervivencia, singularidad que les ha hecho prosperar mucho. Yo también lo creo así.