Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 14 de mayo de 2012

¿Cuántos más?


No es cuestión ahora de echarse las manos a la cabeza por Bankia. En este blog, y en muchos otros llevamos ya algún tiempo denunciando las malas prácticas de la banca en España; el peligro de crecer únicamente a base de crédito y el acoso y derribo que están sufriendo los Estados. Para nada nos pilla de sorpresa entonces. Claro que sabemos que por mucho que denunciemos, este santo y bendito país seguirá siendo diferente del resto en muchos aspectos. Vamos; que no hay nada que hacer. Mientras el personal sigue idiotizado con el pan y circo nuestro de cada día, en plan absolutamente cainita, los malos siguen haciendo de las suyas. Nada nuevo bajo el sol.

El problema de Bankia, en si, no es el principio del fin. Es la primera gran entidad bancaria que reconoce, a la fuerza, sus fallos. Son los primeros que sacan a la luz los cadáveres que tiene escondidos en sus armarios. Eso, en si, no es malo. El gran problema es que no sabemos a ciencia cierta cuantas Bankias hay. Igual, no hay ninguna más o, igual, todos han hecho lo que Bankia.

A tenor de la barra libre que hubo en el sector bancario español y europeo, en el pasado, suponemos que habrá muchas más Bankias. Ese es el mayor problema que tenemos ahora y el tremendo problema al que nos enfrentamos a medio plazo.

Si la cosa va a mucho más, tengan en cuenta que España sola no va a poder con la que se le viene encima. Si la cosa va a más, el FMI, el BCE, y otras instituciones reguladoras internacionales van a entrar en escena. Ríanse ustedes del caso griego, por poner un ejemplo de país en absoluta bancarrota.

Y es que todo esto es muy curioso; hace unos años, sacábamos pecho y nos jactábamos de una superioridad moral frente a los griegos. Se decía, por activa y por pasiva a quien quisiera oírnos que nosotros no éramos Grecia, y que los griegos tenían lo que se merecían a tenor de haber engañado en las cifras a todo el mundo.

¿No les parece gracioso?

No hay comentarios: