Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 22 de mayo de 2012

La mentira.

Lo peor de la mentira, no es el hecho en si, de que te mientan. Los políticos suelen mentir, además en todos lados. Recuerden aquel épico: "Read my lips: No more taxes. (Lea mis labios: No más impuestos)", de Bush padre, de hace veinte años. Aquella mentira le costó la reelección contra Bill Clinton.

Lo malo de la mentira es que hay países, como España que la consienten, y que por tanto el que un político mienta no tiene consecuencias inmediatas. Ahí tenemos a Doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, la cual, ella sola o, en compañía de otros, ha falseado las cifras de déficit de su comunidad autónoma, lo cual tiene como consecuencia inmediata que, a su vez España tenga que rectificar los datos de déficit público, varias veces en un corto periodo de tiempo, hecho que a su vez nos retrata muy mal frente a los prestamistas exteriores que, se encargan de suministrarnos el préstamo nuestro de cada día.

Bien es cierto que la Comunidad Autónoma que preside la señora Aguirre y Gil de Biedma, no es la única que no ha hecho bien los deberes. Castilla León y Valencia también falsearon sus cuentas públicas. Por cierto, comunidades gobernadas por el Partido Popular desde hace años, con mayoría aplastante, a rodillo, vamos.

Estas circunstancias dan mucho que pensar en que, si no nos estaremos haciendo trampas al solitario. Reducimos el déficit del Gobierno Central, pero no somos capaces de reducir el de las Autonomías, cuando debieran ser ramas del mismo árbol, y por tanto, controlables, las dos administraciones. Le preguntaban a don Mario Soares, Presidente que fue de la República Portuguesa, por qué Portugal no se dotaba de un sistema autonómico como España, a lo que el ex político portugués respondió, con cierta ironía; "por qué Portugal no es un país rico, como España".

No es de extrañar que desde fuera nos vayan a imponer unas auditorías independientes, lo cual no deja de llenarme de sonrojo, como español. La verdad; hacen bien en no fiarse. Hace tiempo, venimos escribiendo en este blog, para los poquitos que nos leéis, que el problema de España era varias veces mayor que el de Grecia, que no nos podemos permitir la cantidad de políticos por metro cuadrado que tenemos. También venimos advirtiendo desde hace tiempo que la solución no es vtar a la otra pata del sistema podrido que padecemos. Por desgracia el tiempo nos está dando la razón.

No hay comentarios: