Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 11 de junio de 2012

Continuamos siendo unos monstruos.

Las opiniones estaban divididas: La prensa de medio mundo, opinaba que el rescate de la banca española era una tragedia, tenían serias dudas sobre la fiabilidad de la economía y el sistema financiero español y opinaba que la gestión que Rajoy y De Guindos han hecho del asunto, ha sido un auténtico fracaso; y la prensa española, no unánimemente, por contra, no le daba tanta importancia al asunto, el cual, era vendido como un éxito de Mariano Rajoy y su ministro de economía, Luís de Guindos.

El fin de semana pasado, será recordado durante años, para bien o para mal, por la mayoría de los españoles, ya lo verán. Jugaba la selección, ya saben; la Eurocopa. Esta es una época peligrosa, Roland Garrós, Nadal, la Fórmula 1, Fernando Alonso, y el inicio del periplo de la "roja" en la Eurocopa de Polonia-Ucrania. El mes de junio tiene estas cosas. Empieza el veranito; ya saben, paella, tinto de verano, tapita, siesta; a eso le unes unas dosis nada moderadas de "sillón ball", y tienes el cóctel perfecto para idiotizar al país. Estaba claro que el señor Rajoy no iba a dejar pasar la oportunidad.

Dicen los que saben de esto, que el gobierno de don Mariano venía recibiendo presiones del exterior para que pidiera el rescate de una vez. Imagino que después de salir a la luz lo de Bankia, y con una Grecia prácticamente en llamas, los eurócratas estarían "cagadetes". Así que la "administración Rajoy" se decidió por el sábado. Salió De Guindos a explicar la cosa a los periodistas, lo cual fue muy criticado por propios y extraños. "¿Dónde está Mariano?" "¿Por qué no da él la cara?", eran las preguntas que el personal se hacía, mientras pasaban las horas.

Mariano salió al día siguiente, contento, dando palmas virtuales con las orejas, vendiendo, cual conquistador, que él no había recibido presiones de nadie, es más, era él, y nadie más que él, quien había presionado a los eurócratas para que le dieran, "la linea de crédito". Por qué para nada era un rescate, Era un crédito, dirigido a los bancos que pudieran o pudiesen tener problemas. Tras su intervención, propia de algún egregio personaje de algún cuento de hadas, Rajoy se dispuso a ir al fútbol, junto con los príncipes de Asturias. El pan y circo y la foto, tiran.

Hoy lunes, los denominados mercados, amanecían eufóricos. La bolsa subía, subía y subía, y la prima de riesgo, bajaba, bajaba y bajaba. Pero, como la alegría dura poco en casa del pobre, y los  malos estudiantes tienen por premio tremebundas calabazas, la bolsa, a eso de la hora de la comida, empezó a bajar, bajar y bajar, y la prima de riesgo empezó a subir, a subir y subir. El caso es que todo volvió al mismo sitio en que lo dejamos el viernes por la tarde. O aún peor, porque del viernes para acá, se han producido unas cuantas de actuaciones irresponsables por parte de los "responsables" de salvar a España.

Continuamos siendo unos monstruos.

No hay comentarios: