Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 30 de julio de 2012

Crédito dependientes.


Es increible el grado de cinismo y mala leche que se pueden llegar a gastar algunos en estos momentos en España. Los mismos que patrocinaban no hace mucho el crecimiento a crédito, cínicamente andan diciendo ahora que "vivíamos por encima de nuestras posibilidades, y claro..."

Si, vivíamos por encima de nuestras posibilidades, y los particulares y las empresas se endeudaron más de lo que cabría desear. Pero es que se lo pusieron a huevo, o mejor dicho, era la única opción que tenían, pues a sus señorías, y a sus "asesores", no se le ocurrió mejor forma de andar por la vida que entrar por el aro del euro, una supermoneda, hecha a la imagen y semejanza de Alemania, con unos tipos de interés ridículos, para que nadie ahorrara y se endeudaran una, y otra, y otra vez. El negocio no era ya el crecimiento en si, el negocio era el crédito, y lo sigue siendo.

Qué España pide un rescate bancario; ¡bien!, pero que avale el crédito el Estado Español. Que se endeude más. Ese es el gran negocio, por ahora, un negocio fácil, la usura, la de toda la vida. Así pues, España, nuestra España, tendrá que dedicar cada vez más parte de su presupuesto a pagar los intereses, parte del presupuesto que tendrá que quitar a gastos sanitarios, sociales, educativos, o a gastos productivos, para pagar unos intereses que cada vez irán más en aumento. Así, poco a poco, estrangularán al Estado hasta que este no pueda más, y privatizarán servicios, y echarán funcionarios a la calle, y la economía no crecerá, pero dará igual, porque a los prestamistas les irá de cine, ganarán millones, mientras el Estado atienda antes su deuda con ellos, antes que a las necesidades de sus ciudadanos. Y al final, cuando nos demos cuenta de que todo esto fue un lamentable error, será tarde, porque todo estará ya perdido, todo dará ya igual.

Por ello, sería bueno que se fueran preparando para el próximo rescate total de España, el cual, se llevará a cabo en próximas fechas. Se habla de 300.000 millones de euros. Algunos, los escépticos, niegan que haya dinero para rescatar a España, que esa cifra es muy grande, que España no es Grecia, que es un país cuatro veces más grande, etc, etc. Todo eso está muy bien, pero lo harán. España será rescatada, dentro de poco, si es que no se está llevando la cosa a cabo mientras escribimos estas lineas, porque en definitiva, el negocio, ahora mismo, es ese: Llevar países al borde mismo del abismo para luego hacer de bomberos y rescatarlos, y hacerse con su economía.

Ya ven; no hacen falta ya ejércitos para invadir un país. Con unos cuantos financieros sin escrúpulos y unos cuantos políticos títeres, la cosa está hecha en poco tiempo. Es curioso, el hecho de que ya no se utilicen ejércitos para invadir un país no exime al atacante de dejar unos cuantos cadáveres por el camino y de dejar bastantes vidas rotas. Hace unos días veía a un anciano griego decir por televisión que el había vivido una situación similar durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis los invadieron.

La gente se pregunta que pueden hacer ellos ante tanto atropello. Es difícil contestar a esto. Quizá ir haciéndose cada vez menos crédito dependientes, ahorrar, aunque sea sin muchos incentivos y en próximas citas electorales elegir a sus representantes con un poquitín más de cabeza. Quizá para todo esto sea tarde. Siempre nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, dice el refrán, pero que quieren, somos simples humanos, igual por cierto que los hijos de puta que nos intentan quitar la libertad y que intentan ponerse las botas a cuenta nuestra, por lo cual podemos entender que sus planes, al igual que nuestras perspectivas pueden estar equivocados.

Esto no puede durar mucho más. No va a durar mucho más. La crédito dependencia tiene sus días contados. Ahora bien, debemos estar alerta porque los malos intentan sustituir el crédito por la privatización de los servicios, porque ya saben que en definitiva, toda la culpa la tiene el escamoteador y metomentodo Estado, que nos quita los impuestos, y aquí de lo que se trata es de no pagar impuestos, de cargarse al Estado, y de vivir en el paraíso Calvinista del "si quieres puedes, depende de ti". Una doctrina que le dice a los pobres lo que los ricos quieren oir, "el culpable de su pobreza es usted y su torpeza y su incapacidad, por ello, usted debe ser eliminado del sistema". Ya saben, lo que viene a ser la doctrina nazi de toda la vida.


No hay comentarios: