Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 21 de agosto de 2012

Gordillo Superstar.


Como dijo alguien; el liberalismo es el padre de todos los totalitarsmos. Esto es una gran verdad, discutible, tal vez, pero verdad.

En estas últimas semanas algunos medios de comunicación, algunos tertulianos a sueldo que trabajan en estos medios de comunicación, algunos políticos de los que dependen estos medios de comunicación, todos a una, parecen haber descubierto ahora, en el mes de agosto de este 2012 a Juan Manuel Sánchez Gordillo tras las acciones reivindicativas llevadas a cabo por el ínclito alcalde de Marinaleda. Desde que Gordillo comandó la "acción confiscatoria" de bienes de primera necesidad en dos supermercados de Andalucía, se ha hecho más famoso que el "Lute". Y sin embargo Gordillo lleva años actuando de esta manera, concretamente unos 30 que sepamos.

Sin saberlo, o lo que sería peor, a sabiendas, todo el entramado de la casta parasitaria al servicio de la oligarquía le está dando la razón a Gordillo, y el caso es que el alcalde sevillano tiene la razón solo en parte. Él ha replicado a sus replicantes que sus acciones son gestos simbólicos, un puñetazo encima de la mesa para avivar conciencias dormidas. Pero la tergiversación es un arte muy antiguo, y aquí en España tenemos auténticos maestros de este arte de tergiversar, de mezclar agua y aceite, de meter a todos en el mismo saco, de sacar a la palestra algo interesadamente y de meter en el zulo informativo algo de la misma manera interesada, sin responder a un objetivo meramente periodístico.

En este blog somos fans de aquello que dijo hace mucho tiempo ya, Monseñor Helder Cámara; "Cuando me ocupo de los pobres, los ricos me llaman santo, cuando pregunto por qué hay pobres, me llaman comunista". Gordillo se ha saltado lo primero, lo de ocuparse de los pobres y ha ido directamente a lo segundo, preguntar por qué hay pobres, en lo cual lo apoyamos, eso si, sin romper nada, por favor.

Pero Gordillo hace esa pregunta desde la óptica comunista y nosotros no somos comunistas. Somos muchos los que creemos en la viabilidad del estado-nación y en sus instituciones como garantes y jueces para un mejor reparto de la riqueza entre las distintas capas de una sociedad y para asegurar una mayor igualdad de oportunidades. Somos muchos los que creemos en el estado como guarda de unas prácticas correctas dentro del campo económico y financiero, los que creemos que ese estado guarda y garante debe de estar dirigido por gente que crea  así mismo en él. Somos muchos los que creemos en la democracia, los creemos en que los políticos deben ser responsables de sus actos ante el pueblo que los ha elegido, los que creemos en la capacidad de rectificación de ese pueblo ya que el pueblo, en innumerables ocasiones, también se equivoca.

¿Cree en todo eso el señor Sánchez Gordillo? Para comprobarlo nada mejor que darse una vuelta por allí donde gobierna, Marinaleda, para llegar a la conclusión de que si bien Gordillo está preocupado por la desigualdad y la pobreza, sus soluciones distan mucho de las soluciones que da el pensamiento keynesiano, por ejemplo y la creencia en que la libertad y la democracia es el mejor de los sistemas económicos cuando no se confunde libertad con libertinaje, ni ideología con utopía, cuando se cree en la libertad y en los necesarios vigías de la misma. Gordillo aboga por la desaparición del capitalismo como tal, y los keynesianos abogan por el control de ese capitalismo.

Para los medios de comunicación, para los sicario-tertulianos, para los políticos de la casta, es lo mismo lo propuesto por Gordillo que lo propuesto por el keynesianismo, de ahí la subida como la espuma de la presencia de este hombre en los medios. Parece que quisieran mandarnos el mensaje de "Vean ustedes lo que hacen los partidarios del estado y los enemigos de la libertad económica, asaltando supermercados, pegando a pobres cajeras indefensas, ocupando la propiedad privada". Sacan a relucir su pensamiento único, su mala baba no exenta de cinismo, manipulación y tergiversación.

En estos días de este mes tonto de agosto, ustedes están siendo testigos de una mentira, de una manipulación más. Poco menos que hacen famoso a Gordillo, engordando sus correrías, para pedir después poco menos que el garrote para él, mientras de pasada nos meten a todos en el mismo saco.

Les molesta mucho la creencia en el estado de bienestar, les molesta mucho la creencia en la compatibilidad de capitalismo y protección social, de prosperidad económica y prosperidad social, de ahí su apuesta por Gordillo, un ser hasta ahora minoritario. Les interesa tensar la cuerda, llevar el discurso al siglo XIX, porque no en vano está en juego quedarse con el estado y privatizarlo, esa es la clave de todo.

No hay comentarios: