Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 15 de agosto de 2012

Torrelodonizar España.


Torrelodones es una población de aproximadamente 25.000 habitantes, famosa por su famoso casino (Perdón por la redundancia).

Torrelodones hasta hace año y poco, era una de esas poblaciones dormitorio de la capital de España, chiringuitos "pelotaciles" del PP. No se me altere la "peperada", también podría haberlo sido del PSOE, tanto monta, monta tanto. Pero he aquí, que en las elecciones pasadas se presenta una lista municipal, Actúa, que aunque no gana las elecciones, accede a la alcaldía con el apoyo del resto de fuerzas, menos el PP, que fue la lista más votada. Esta lista de ciudadanos se presenta por el hartazgo para con sus políticos.

Llevan, como hemos dicho, año y pico gobernando, y no solo no han recortado a sus funcionarios, ni han recortado en servicios a los ciudadanos, sino que han conseguido, asombrense, un superávit de 5 millones de euros en las cuentas públicas. La fórmula; según sus responsables, desprenderse de sobresueldos, coches oficiales, dietas, asesores nombrados a dedo y mamandurrias varias.

Y es que el mejor sistema económico que hay es la democracia. Cuando a los ciudadanos les da por tomar sus responsabilidades para con su comunidad y controlar a sus políticos, la cosa acaba funcionando. y dando pingües beneficios.

Dirán ustedes que, si, claro, que Torrelodones es un pueblo de veinte y pocos miles de habitantes. Si; pero por algo se empieza.. A veces empezar por lo más sencillo y lo más fácil, el pueblo o el barrio donde uno vive, es el camino más corto para hacer un país mejor para todos. El caso es que se puede hacer, se pueden recortar privilegios innecesarios a los políticos sin tocar los servicios a los ciudadanos. Eso es así, y Torrelodones es un claro ejemplo.

Nos habíamos acostumbrado tanto a las actuaciones faraónicas de nuestros gobernantes, que ya casi se nos había olvidado que se puede vivir bien sin grandilocuencias, sin gastos suntuosos, sin "maga-fastos", sin estridencias, con políticos cercanos y normales, que vayan a su puesto de responsabilidad en transporte público, que se tome un café en el bar de la esquina, como todo el mundo y que lleve a sus nenes a un colegio normal, como a ese al que usted lleva a los suyos. Nos habíamos acostumbrado mal, y pensábamos que los políticos eran de una raza superior, que se podían desintegrar sino iban a todos lados en coche blindado, con guardaespaldas, y comían en restaurantes de cinco tenedores. Nos habían dicho, en el colmo de la desfachatez y del cinismo, que nuestros "queridos y amados" regidores habían elegido la vida pública y salían perdiendo con ello, porque muchos habían renunciado a un trabajo en la empresa privada, bastante bien remunerado, por servirnos a nosotros, pobres ingratos.

Ya ven que nada de eso es verdad. Con lo que nos podríamos ahorrar con los mega-gastos innecesarios de los políticos, no haría falta recortar nada. Si estos políticos se dedicaran además a hacer bien su trabajo, nos podríamos encontrar con que el Estado ganaría dinero encima con todo esto.

Se puede; si.  ¿Pero se quiere?

No hay comentarios: