Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 9 de septiembre de 2012

La solución a la crisis.


Siempre he considerado a la ciudad de Las Vegas el templo del despropósito, un sitio construído en mitad de ninguna parte, miles y miles de metros cuadrados levantados únicamente para desplumar al primo de turno que todavía se cree que la banca no gana siempre, o al hortera casamentero en busca de la "original" boda vestido de mamarracho, a lo Elvis.

Como hemos entregado nuestra soberanía, nuestra capacidad de decidir y nos hemos echado literalmente en las manos del vil metal, los políticos de turno ni son capaces, ni les da la gana, de encontrar una manera de crear puestos de trabajo, que no sea la especulación salvaje, el pelotazo o la horterada filo yankee, incluídos en el libro de estilo del neo liberalismo ultra y asilvestrado, que reniega del equilibrio que lleva a las sociedades modernas a una convivencia justa y sin violencia.

Las salidas neo liberales a la crisis moral, económica, social y política, de esto que todavía llamamos España, son Barcelona World y Eurovegas. El megaparque temático catalán, liderado por el señor Bañuelos, el hombre que tuvo el dudoso honor de presidir la primera gran inmobiliaria que cayó víctima de la burbuja inmobiliaria, con un montón de víctimas colaterales dejadas en la cuneta. El segundo, Eurovegas, liderada por Mr. Adelton, hombre de negocios que levanta no pocas amores y odios por su manera de entender lo que es un negocio lícito entre los jueces y los policías de medio mundo.

Estamos ante un fracaso, una claudicación ante una manera de hacer las cosas que nos dice que no puede haber un equilibrio, un mejor reparto de rentas, una convivencia o un control democrático de ciertas actuaciones de dudosa moralidad. Además estamos ante una reiteración, un volver a tropezarnos en la misma piedra del ladrillo, de la especulación urbanística, de un crecimiento insostenible e insano, defendido con la excusa de la creación de puestos de trabajo, cuando todo esto apesta que apesta a castillo en el aire, a pelotazo de salgamos corriendo y maricón el último, a engaño de trilero de cuello blanco.

A veces, un paso atrás avanza más que quinientos pasos hacia adelante en el camino de la perdición; paso atrás que por supuesto no van a dar, porque todo esto está montado para que gane la banca, para montar infinidad de chiringuitos insalubres e infumables, para mayor gloria de la corrupción y el desenfreno. En los ochenta y noventa fueron los grandes eventos, olimpiadas, exposiciones universales de todo tipo o los grandes parques temáticos de entretenimiento; en la primera década de este siglo, fueron las grandes moles de metal, a cual más fea, que acogían centros culturales, auditorios, museos de lo más variopinto o simplemente alguna mega biblioteca que nadie usa o aeropuertos y lineas de ferrocarriles de alta velocidad, semi vacías; y en la segunda década de este, por ahora nefasto siglo XXI, se imponen los mega casinos, grandes centros de turismo y de ocio dirigidos a las grandes fortunas construídas encima del hambre y la miseria de millones de seres humanos repartidos  por todo el orbe. Centros de turismo y ocio, que serán copiados en toda la geografía patria y que serán objeto de deseo de todos los caciques autonómicos, como traca final a la implosión económica de España y a su insostenibilidad futura.

En el día de ayer, se decía incluso, que se habían recibido ya más de ochocientos currículums de solicitantes de un puesto de trabajo en Eurovegas. Leyendo esta noticia vino a mi memoria una frase que, cuentan que le dijo uno de sus más estrechos colaboradores a Adolfo Suárez durante la transición: "Es increible, Adolfo; este país lo aguanta todo". Así nos ha ido. Así nos va. Así nos va a ir.

No hay comentarios: