Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 9 de octubre de 2012

Fútbol, banderas, política y vivas diversos.

 

Pasó el clásico politizado. El palco del Camp Nou estaba lleno de autoridades diversas, imaginamos que perdiendo el traserillo por salir en la foto. Miren, una cosa que une a las castas catalana y del resto de España; su afición por salir en la foto. Por supuesto allí estaba Mas.

El estadio recibió al eterno rival vestido de rojo y gualda. El intento de vestir el inmenso coliseo blaugrana con la cuatribarrada, les salió mal, estéticamente hablando, a los patrocinadores, desde el punto de vista nacionalista, por supuesto. Visto anfiteatro por anfiteatro, a mi me salían dos listas rojas y una amarilla en el medio, esta es la bandera de España. Aquello, pues, parecía más una muestra de españolismo que otra cosa.

La gente, llevada por el entusiasmo del evento, se lanzó a cantar el himno del Barça, con Artur Mas de pie, solemne y altanero. Imagino que el "president" hubiera preferido "Els Segadors". No pudo ser, pudo más el fervor blaugrana. Otra vez será.

Horas antes, por la mañana, pude ver por la tele unas imágenes de Mas asistiendo a un acto en lo que parecía ser una plaza de toros. Creo recordar que dijo el comentarista televisivo que era la plaza de toros de Tarragona, todavía en pie. Otro tiro más por la culata. Son torpes. Otra vez más el rojo y gualda y encima en una plaza de toros, al más puro estilo de Aznar en sus buenos tiempos de mítines multitudinarios en la plaza de toros de Valencia. Toros, banderas rojas y gualdas, política....Nada más español. Eso si; esta vez sonó "Els Segadors" por los altavoces de la plaza.

Todas estas manifestaciones de fervor patriótico responden a lo mismo; Una gran debilidad de quien las organiza, una cortina de humo, un tupido velo para tapar vergüenzas inconfesables. De todos modos, hasta ahora no le está saliendo mal la jugada al bueno de don Artur. Pero queda mucho tiempo, muchísimo, para noviembre. Todo o nada puede pasar. Veremos.

Mientras, veremos más manifestaciones de fervor patriótico que intentarán ocultar lo que tiene visos de ser cada vez más inocultable. Seguramente serán muchos los engañados, serán muchos los embaucados. Serán más los indignados, en Cataluña, en toda España. La casta y sus diferentes disfraces, ora de nacionalista periférico, ora de patriota español, no podrán ocultar su ruina y su podredumbre, no podrán evitar el surgir del pueblo reclamándoles lo que es suyo: La libertad.

En todo este embolado no dejo de preguntarme por el papel jugado por el PSOE y su socio en Cataluña, el PSC, no dejo de preguntarme por el papel que juegan ambos. Su ambigüedad y su estrechez de miras, están llevando al centenario partido socialista español al caos más absoluto. Y es que hay que hacerlo rematadamente mal para no ser capaz de crecer en plena caída de Rajoy. Increible.

Resumiendo: Sabemos que en Cataluña, los ultranacionalistas, antiguos autonomistas, aspiran a recoger el descontento generado por ellos mismos. Igual hasta los votan. ¿Quién aspirará a recoger el descontento en el resto de la patria? Por ahora la abstención. Por ahora.

No hay comentarios: